Vida

¿Qué pasa con las redes sociales de una persona cuando muere?

Si me muero... ¿mi Instagram, qué?

· Dependiendo de la red social el procedimiento a seguir en caso será uno u otro

Si me muero... ¿mi Instagram, qué?

· Dependiendo de la red social el procedimiento a seguir en caso será uno u otro

A medio Twitter se le metió algo en el ojo a principios de esta semana con un lacrimógeno hilo creado por un famoso tuitero, @aalexCF. En el relato, la persona que llevaba la cuenta confesaba haber suplantado la identidad de su hermano mayor, el verdadero tuitstar, ya que este falleció hace tres años. El motivo: antes de morir le había dejado una nota con su contraseña de Twitter indicándole que podía hacer con ella lo que le viniera en gana.

El hilo era una oda a su ‘hermano’ tuitstar y, entre ejemplos de tuits exitosos y muchas flores para el supuesto difunto, comentaba además cómo había intentado seguir la estela de su camarada sin tanto éxito. Al final todo resultó ser un cuestionable invent, pero la pregunta que planteó es real: ¿qué pasa con las redes sociales de una persona cuando muere?

Además de dejarle una nota con tu usuario y contraseña a quienes consideres, que ahí está la opción, depende de la red social en la que estemos registrados el procedimiento a seguir en caso de fallecimiento será uno u otro.

¿Qué pasa con mi cuenta de Facebook?

Comenzamos por Facebook al ser la red social con más usuarios registrados: la friolera de 2.167 millones de cuentas activas cada mes, según un estudio de We are social y Hootsuite. Por una simple cuestión estadística, te interesa. La red social de Mark Zuckerberg habilitó en 2015 la opción de elegir un contacto de legado que será quien maneje la cuenta conmemorativa en caso de fallecimiento o quien se encargue de eliminarla. Designar a un contacto de legado puede hacer menos doloroso el trámite de gestionar el perfil de un fallecido, ya que si este no ha nombrado ningún contacto de legado los familiares tendrán que enviar una solicitud especial a Facebook y que estos verifiquen que se trata de un familiar cercano o un albacea quien realiza tal petición.

El contacto de legado podrá, así, eliminar la cuenta o crear un perfil conmemorativo del fallecido. En este último caso, el contacto podrá escribir un post para ubicarlo en la página superior del perfil con un mensaje de condolencia, recuerdo, información sobre el funeral o lo que proceda. Este contacto de legado, además, podrá responder a las solicitudes de amistad que reciba la cuenta y actualizar la foto de perfil e imagen de portada, pero – punto importante- NO podrá acceder a los mensajes privados, por si te lo estabas preguntando.

Cuestión importante -e impactante- la del fallecimiento virtual si tenemos en cuenta que Facebook alojará más cuentas de usuarios muertos que de vivos en 2098. Así lo afirmaba un estudio de la Universidad de Estadística de Massachusetts en 2016: la investigación apuntaba que más del 60 por ciento de los usuarios eran menores de 35 años y solo poco menos del cinco por ciento eran mayores de 65 años. Sin embargo, esta fecha estimada podemos cogerla con pinzas, ya que primero da por hecho que todos los perfiles de usuarios fallecidos se convertirán en cuentas conmemorativas en vez de ser borrados, y segundo porque el estudio solo analizaba las tasas de mortalidad de los ciudadanos estadounidenses.

¿Y qué ocurre con mi cuenta de Instagram?

Al ser del mismo dueño, Instagram sigue un procedimiento similar al de Facebook. Aunque aún no permite dejarle a alguien el legado de la cuenta, sí se puede solicitar el cierre o la conversión a cuenta conmemorativa a través de un formulario que facilita la app. Para esto último, se exige un documento acreditativo, tal como una nota necrológica o un aviso en un periódico. En caso de que se quiera cerrar el perfil, el familiar cercano verificado deberá enviar la partida de nacimiento del fallecido, el certificado de defunción y una prueba, según la legislación local, de que se el solicitante es el representante legal del fallecido o su heredero.

¿Y mi perfil de Twitter?

En caso de fallecimiento, un familiar directo comprobado o una persona autorizada en representación de su patrimonio podrán solicitar la desactivación de la cuenta. “Cuando presentes tu solicitud, te enviaremos instrucciones por correo electrónico para que nos proporciones más detalles, como información sobre el fallecido, una copia de tu DNI y una copia del certificado de defunción”, aseguran desde la red de microblogging, a la vez que advierten, como pasa en Facebook e Instagram, que en ningún caso se proporcionará acceso a la cuenta a nadie, independientemente de su relación con el fallecido.

¿Qué hay de mi correo de Gmail?

No es una red social, pero también lo usamos a diario. Desde la herramienta Administrador de cuentas inactivas Google ofrece al usuario la posibilidad de compartir sus datos con un familiar o amigo tras un periodo determinado de tiempo en inactividad. Asimismo, ofrece también la opción de eliminar la cuenta por completo si lleva mucho inactiva el tiempo que el usuario haya determinado.

Burlar a la muerte de manera digital

¿A quién no le gustaría ser inmortal? A mucha gente, cierto. Pero… ¿y si permaneciéramos para siempre en este mundo como un avatar digital? Esa es la idea que ha desarrollado Eterni.me, una start up que se ha propuesto que nuestro yo en la red pueda vivir por los siglos y los siglos. Se trata de un bot que recoge toda la información a la que el usuario dé permiso: sus perfiles completos en redes sociales, su correo electrónico, los datos almacenados en su teléfono móvil, cuenta de Amazon, etc. De esta manera conocerá los gustos, aficiones y comportamientos que el usuario tenía en vida y será capaz de replicarlo en redes sociales cuando este ya no esté.

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo