Vida

2018 ha sido tóxico: ‘Toxic’ es la palabra del año para el diccionario Oxford

Fotograma del videoclip 'Toxic' de Britney Spears

Y no, no es porque el temazo homónimo de Britney Spears cumpla 15 años:

· Tiene más que ver con las palabras con las que ha solido ir acompañada 'toxic' en las búsquedas, que no son otras que...

· ... 'Masculinity' y 'relationship'

Y no, no es porque el temazo homónimo de Britney Spears cumpla 15 años:

· Tiene más que ver con las palabras con las que ha solido ir acompañada 'toxic' en las búsquedas, que no son otras que...

· ... 'Masculinity' y 'relationship'

I’m addicted to you / Don’t you know that you’re toxic? cantaba hace ya 15 años Britney Spears en su inolvidable temazo Toxic. Ella, como siempre, visionaria. Hace tres lustros ya nos indicaba la palabra perfecta para denominar a parejas/amigos/comportamientos/masculinidades, pero el mundo no ha sido plenamente consciente hasta este 2018 de que ‘toxic’ es la palabra que buscaban. O así lo dice el Oxford English Dictionary (OED), el histórico diccionario de la lengua inglesa cuya primera edición se remonta a finales del s. XIX, que ya ha convertido en tradición la elección por su parte de una palabra del año.

El aumento en un 45% de las búsquedas en la web del diccionario de esta palabra, además del hecho de haberse convertido en un término que ha acompañado a los aspectos más debatidos por la opinión pública en estos últimos meses, le han otorgado a ‘toxic’ (tóxico) el honor de convertirse en el término que más ha destacado en este 2018. Tal y como explican desde la entidad, después de ‘chemical’ (‘químico’ o ‘sustancia química’), la palabra con la que más se ha asociado ‘toxic’ en las búsquedas es ‘masculinity’ (‘masculinidad’). En el top 10 de términos asociados también se ha colado ‘relationship’ (‘relación’) y ‘environement’ (‘entorno’), mostrando la preocupación de los lectores por estas cuestiones, de las que te hablamos un poco por aquí.

Respecto a la masculinidad tóxica y su recurrencia en las búsquedas de los lectores, el OED señala como causas al imparable movimiento #MeToo y a casos como el de Brett Kavanaugh, nombrado juez asociado de la Corte Suprema de Estados Unidos por Donald Trump y después acusado por varias mujeres de violación y conducta sexual inapropiada.

Si echamos un vistazo al resto de palabras finalistas para coronarse como la más significativa del año para el OED, veremos la influencia del movimiento feminista en las cuestiones que preocupan más al público, porque también se han colado ‘incel’ y ‘gaslighting’ (‘luz de gas’). Sobre la primera te hablamos aquí a propósito de un atropello masivo provocado por un joven canadiense que se identificaba como parte de esta comunidad. Incel es la autodenominación escogida por un grupo de hombres, generalmente jóvenes y que se reúnen en foros de Internet, que se creen incapaces de atraer sexualmente a las mujeres y son hostiles hacia las mujeres y hombres a los que consideran sexualmente atractivos.

El ‘gaslighting’ o luz de gas, un término que le debemos a una película clásica, denomina un comportamiento tóxico (bingo) que suele darse en las relaciones de pareja, y llega a constituir una forma de maltrato psicólogico si se produce de forma continuada y sistemática, que consiste en invalidar los sentimientos, argumentos e incluso recuerdos de la otra persona para conseguir que deje de confiar en su propio criterio y cordura. Esta conducta puede darse en hombres y mujeres, pero está siempre presente en los casos de violencia machista.

Otras de las palabras en la lista también están muy relacionadas con los tiempos que vivimos. Por ejemplo, ‘overtourism’ (que se traduciría como ‘exceso de turismo’), que es como se empieza a denominar en el mundo anglosajón al turismo masivo que, más que beneficiar, perjudica a los lugares que lo reciben. Tiene mucho que ver con la gentrificación o la turismofobia, todos términos que hemos leído a menudo este año en periódicos y redes sociales. También destaca ‘techlash’ (resultante de mezclar ‘technology’, ‘tecnología’, con ‘backlash’, ‘respuesta negativa’), un concepto que refiere el rechazo social ante el creciente poder de las grandes corporaciones tecnológicas.

Por último, cerramos el círculo con otro término popularizado por una estrella del pop. Esta vez se trata de Ariana Grande y de la expresión ‘big dick energy’ (algo así como ‘energía de p*lla grande’), que utilizó en un tuit, ya borrado, para referirse a su ex prometido Pete Davidson. El concepto pasó rápidamente de la jerga de Twitter, donde pasó a denominar a personas (hombres o mujeres) con carisma y confianza en sí mismas, a ser objeto de artículos periodísticos sobre el género, siendo considerado por columnistas de The Guardian como lo opuesto a, sí, la masculinidad tóxica.

 

 

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo