Relaciones

¿Haces mucho sexting? Tu relación podría no ir tan bien como piensas

Practicarlo mucho conlleva un menor compromiso, según deduce la investigación de una Universidad:

· La relación se basa en el sexo

· La tecnología prevalece sobre las relaciones personales

Practicarlo mucho conlleva un menor compromiso, según deduce la investigación de una Universidad:

· La relación se basa en el sexo

· La tecnología prevalece sobre las relaciones personales

La confianza es imprescindible a la hora de hacer sexting, sobre todo por el riesgo de que en algún momento puedan llegar a difundirse las fotos o vídeos que se envían. Sin embargo, según una investigación, la practica habitual del sexting en una pareja puede significar que la relación tiene importantes carencias.

Esa es la conclusión a la que han llegado unos investigadores de la Universidad de Alberta después de analizar las relaciones de 615 personas. Según el estudio, el sexting satisface sexualmente a las parejas, hace que sus relaciones sexuales sean mejores y que se conozcan mejor en la cama. Pero el también tiene consecuencias negativas. Las personas que lo practican suelen tener más conflictos con su pareja, se sienten más inseguros con el otro y, además, tienen los niveles de compromiso más bajos. Es decir, lo que hacen sexting están menos satisfechos con su relación.

Uno de los autores del trabajo, Adam Galovan, explica que esto puede deberse a que tener el sexting como algo cotidiano puede ir ligado a basar la relación en la parte sexual, sin hacer mucho caso a los otros aspectos, como la confianza, el conocimiento mutuo y la amistad.

La “interferencia tecnológica” también está presente en el sexting.  El estudio demuestra que quienes son más aficionados a mandarse mensajes subidos de tono pasan más tiempo con el móvil que en pareja, incluso estando juntos en el mismo sitio. En vez de interactuar en persona, su principal vía de comunicación es el teléfono y el sexting es la actividad que más les acerca como pareja.

Galovan explica que ese es justo su problema, porque pretenden llegar a la meta, es decir, tener una buena relación, sin hacer el trabajo duro de hablar, escucharse y pasar tiempo juntos. La culpable de todo esto, según el investigador, es la sociedad de la gratificación instantánea, donde lo queremos todo aquí y ahora.

Para los que padecen este problema no está todo perdido. El consejo que da Galovan es muy simple: “necesitan colgar el teléfono y tener una buena conversación a la antigua, pasar tiempo juntos y nutrir la relación en lugar de atajarla con sexting”.

El sexting y el compromiso

En una investigación anterior de la Universidad de Drexel confirmaron que el sexting conlleva unos niveles más altos de satisfacción sexual en todas las relaciones menos en aquellas en las que el compromiso era muy fuerte.

Quienes lo practican también tienen lo conciben como algo más divertido y despreocupado y, además, consideran que es una de las actividades en las que se basa su relación. No obstante, el sexting ha sido concebido como una actividad asociada a otras practicas sexuales de riesgo, como el sexo sin protección.

  • Paola Negrete

    Por Paola Negrete

    Dicen que no me callo ni debajo del agua pero la mayoría de las veces no sé qué decir, como, por ejemplo, ahora. Es Paola, con O.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo