Política

El ‘Trainspotting’ patrio: de las ‘anfetas’ en los 90 a las setas con las que te colocas ahora

¿Tú has oído hablar del 'Spice'? No del 'speed', del 'spice':

· Cuando se estrenó 'Trainspotting' las anfetaminas, el éxtasis y los alucinógenos eran lo más

· Con la llegada de 'Trainspotting 2' la radiografía ha variado: somníferos e hipnosedantes

¿Tú has oído hablar del 'Spice'? No del 'speed', del 'spice':

· Cuando se estrenó 'Trainspotting' las anfetaminas, el éxtasis y los alucinógenos eran lo más

· Con la llegada de 'Trainspotting 2' la radiografía ha variado: somníferos e hipnosedantes

De la grifa al spice. Del caballo al shabú o las setas mágicas. Las sustancias ilegales menos conocidas no paran de renovarse. Las anfetaminas, el éxtasis y los alucinógenos representaban el ‘pan de cada día’ de fiestas, festivales y demás en los años de ‘Trainspotting’ (1996). Una locura (nunca mejor dicho), vamos. Ahora, estas drogas ‘festivaleras’ han cambiado y nuevas sustancias psicoactivas hacen su aparición. Más locura.

Al menos en España, los hábitos de consumo de drogas -legales e ilegales- apenas ha cambiado: siguen predominando el alcohol, el tabaco y el cannabis (incluida la marihuana). Sin embargo, también están teniendo cada día más presencia (sobre todo, para el sexo femenino) sustancias como los somníferos o los hipnosedantes.

El boom de la droga ilegal en España se produce durante los años ochenta, cuando el país se convierte en la principal ruta de tráfico ilegal de estupefacientes (sobre todo, cocaína) para el resto de Europa. Mientras Sito Miñanco pasea sus Chevrolets Corvettes por las calles de Vilagarcía de Arousa, multitud de jóvenes (y no tan jóvenes) se adentran en el mundo de la cocaína y de la heroína. ¡Hasta ofrecen ‘chocolate’ -un derivado del cannabis- a Alberto Ruiz-Gallardón en 1987!

En 1996 se estrena Trainspotting. Ese año, España comienza a dejar atrás la época de la ‘epidemia’ por heroína (con elevadas tasas de mortalidad por culpa del consumo por inyección). Sin embargo, el consumo de otros estupefacientes continúa siendo una cruda realidad.

El Gobierno pone en marcha diferentes medidas, como la creación del Plan Nacional Sobre Drogas (1985), para intentar paliar la grave situación. Y aunque el consumo de heroína por inyección se reduce a partir de 1996, el de cannabis, cocaína y éxtasis no sigue el mismo camino. De hecho, es en el primer lustro del siglo XXI cuando mayor consumo de drogas se produce en el país.

En la actualidad, cuando se estrena T2: Trainspotting, el consumo mayoritario es muy similar en comparación a mediados de los noventa, fecha en la que el Gobierno comienza a recopilar datos públicos sobre el tema. ¿Y el perfil del consumidor? También es el mismo: jóvenes y varones. Aun así, las mujeres comienzan a consumir más sustancias legales como los somníferos y los tranquilizantes, como ya se ha indicado. Así hemos cambiado en el consumo de estupefacientes.

Alcohol y tabaco, las sustancias más consumidas

El alcohol y el tabaco y viceversa son las drogas -legalizadas- más consumidas en España. Lo eran en los noventa y lo son en la actualidad. Aun así, sus evoluciones desde aquella época toman caminos distintos.

En 1995, la ingesta de alcohol en España se sitúa en el 68% de la población adulta. En 1997, en el 78%. Desde entonces, su consumo se ha mantenido estable. En torno al 75-80% de los adultos en España toma alcohol en algún momento a lo largo de un año, según la Encuesta sobre alcohol y drogas en España (EDADES). Más de un 60% lo hace en alguna ocasión a lo largo de un mismo mes, lo que indica una mayor frecuencia de consumo.

Las cifras del tabaquismo, por su parte, se han reducido desde que Danny Boyle, la liara con la película de estos heroinómanos escoceses: del 46,8% en 1997 al 40,7% actual. La mayor caída se produjo a partir de la aprobación, en 2005, de la primera Ley antitabaco en España. A partir de ese momento, la estabilidad es la regla en su consumo.

[Cómo entender los gráficos. Pulsa aquí]

lineas-drogas-legales

Pese a los buenos datos del tabaco y la estabilidad del alcohol desde hace una década, la preocupación por el consumo de ambos ha ido en aumento. Primero, porque las tasas de mortalidad continúan siendo elevadas. Segundo, porque la mayoría, a la vez que consume alcohol y tabaco, consume otras drogas ilegales. Y tercero, por un motivo relacionado con los jóvenes y la ingesta del líquido destilado: los atracones (o binge drinking), que van en aumento.

Hombres jóvenes, los que más se drogan

El cannabis (incluida la todavía no legalizada marihuana) es la droga ilegal más consumida en España. En la actualidad, el 9,2% de los adultos (especialmente, hombres y menores de 34 años) la toman en algún momento a lo largo de un año, por el 7,5% que lo hacía en 1995.

Pero este aumento no siempre ha sido progresivo. En los últimos años se ha reducido el consumo. Según el Observatorio Europeo de la Droga, en España se observa “una tendencia estadísticamente significativa de aumento en la prevalencia hasta 2008, mientras que luego esa tendencia cambia para quedar estable o disminuir”.

lineas-drogas-ilegales

Una evolución similar a la del cannabis es la de la cocaína en polvo. Con respecto a 1995, su consumo aumenta: pasa del 1,8 al 2,1% el porcentaje de adultos que la consumen en algún momento a lo largo de un año. Sin embargo, su ingesta se ha visto reducida durante la última década. En 2005 y 2007, hasta un 3% de adultos llegó a tomar cocaína en polvo.

El consumo del resto de drogas ‘duras’ (siempre dominado por varones y jóvenes) es menor en comparación al de los años noventa. Así, as cifras actuales (% de adultos que lo consumen una o varias veces a lo largo de los doce meses previos a la encuesta de 2013) son: éxtasis (0,7), anfetaminas (0,6), alucinógenos (0,3), cocaína en base (0,1), heroína (0,1) e inhalables volátiles (0,1).

Las mujeres consumen más medicamentos

Llámese hipnosedante, tranquilizante o somnífero. El consumo de estos medicamentos (también considerados drogas legales) ha ido en aumento desde 2005, año en que EDADES comienza a ofrecer datos al respecto.

En la actualidad, un 12,2% de los adultos españoles consume hipnosedantes en alguna ocasión a lo largo de un año, un 10,6% tranquilizantes y un 5,5% somníferos. En este sentido, son las mujeres quienes más ingieren cualquiera de estas sustancias: su porcentaje de consumo duplica al de los hombres.

lineas-drogas-mujeres

La ingesta de estos medicamentos se relaciona, en la mayoría de casos, con “dolencias como la ansiedad, los cuadros depresivos, los trastornos de pánico, las fobias o el insomnio”, según la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD). Y como ocurre con el alcohol, por ejemplo, no tienen por qué ser un problema; pero si no se consumen con control médico, sí pueden suponer un peligro real.

Las nuevas sustancias psicoactivas

En 2014, el 2,8% de los estudiantes de Secundaria de entre 14 y 18 años consumió una sustancia ‘emergente’ en algún momento durante los doce meses previos a la Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias (ESTUDES).

El 2,8% de los estudiantes de Secundaria entre 14 y 18 años consumió alguna sustancia 'emergente' a lo largo de 2014, según ESTUDES

Las drogas ‘emergentes’, como deja entrever el adjetivo calificativo, son un fenómeno minoritario pero en auge. Con Internet, la popularidad y accesibilidad de estas drogas va en aumento.

Lo mismo las conoces porque te lo han contado: Spice, GHB o setas mágicas, por poner tres ejemplos. Tres de cada cuatro personas en España ni siquiera han oído hablar de estas nuevas sustancias psicoactivas.

Los peligros asociados a cualquier droga aumentan en estos casos al desconocer, casi por completo, su composición. No es moco de pavo. Hablamos de sustancias que ya son públicamente conocidas, como la burundanga (o escopolamina). Pero también de pastillas de color verde o azul, elaboradas en laboratorios clandestinos y de forma cutre. Los fabricantes actuales intentan hacerse un Walter White pero sin haber estudiado química ni na’. Y no parece la mejor opción.


Nota metodológica

Las estadísticas del artículo beben de dos fuentes. La primera y principal, la Encuesta sobre alcohol y drogas en España (EDADES), que registra datos de población adulta -cada dos años- desde 1995 hasta 2013. La segunda, la Encuesta sobre uso de drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES), también elaborada cada dos años desde 1994 hasta 2014.

Ambas encuestas las gestionan y publican la Delegación Nacional del Plan Nacional Sobre Drogas y el Observatorio Española de la Droga y las Toxicomanías (OEDT), pertenecientes al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI). En este sentido, el Ministerio elabora informes que agrupan las estadísticas y los resúmenes con las cifras más importantes. Los puedes consultar aquí y aquí.

En 2015 se debería haber publicado una nueva Encuesta sobre alcohol y drogas en España (EDADES). 

Por último, destacar que en Eslang hemos analizado únicamente el consumo de drogas en algún momento durante los doce meses anteriores a la encuesta pese a que EDADES ofrece dos variables más: el consumo de droga alguna vez en la vida y el de los últimos 30 días.

¿Por qué? Primero, para sintetizar la información. Y segundo, porque consideramos que la variable de los doce meses ofrece una imagen más aproximada del consumo de drogas en España. Esto es, que gran parte del consumo -del total de drogas, no sólo alcohol, tabaco y cannabis- se hace de forma esporádica y en una o varias ocasiones a lo largo de un año.

  • Carlos Muñoz

    Por Carlos Muñoz

    Periodista de datos. O eso dicen las estadísticas. También soy escéptico, pero con un axioma vital: correlación no implica causalidad.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo