Identidades

Desmontando tópicos de la comedia femenina con Penny Jay G

Las mujeres no son graciosas”, “las mujeres solo cuentan chistes para mujeres”, “es que no hay mujeres cómicas”, “eres graciosa porque eres fea y, claro, no te queda más remedio, hija…”. Que levante la mano quien haya escuchado -o leído en Twitter- alguna vez estas frases de señores en relación al sentido del humor de sus compañeras femeninas. O que lo haga mejor quien no las haya escuchado y así terminamos antes. Porque anda, que vaya tela.

Estos son solo algunos de los topicazos que las mujeres estamos hasta el coño hartas de aguantar, unas frases que a base de insistencia -y siglos y siglos de herencia machista- incluso muchas mujeres llegaron a creer. Pero ya no. “La comedia es una forma de expresión y expresarse para las mujeres siempre ha sido algo muy prohibido. Está mal visto que una mujer alce la voz, que se ría, que dé su opinión… Vale, en 2018 podemos dar nuestra opinión, pero quedan resquemores, y creo que por eso se dice que las mujeres no somos graciosas”. Así (de bien) responde Penny Jay G (Madrid, 1990) al primer cliché señoro que mencionábamos en el primer párrafo.

La cómica es la creadora de Riot Comedy, un micro abierto de comedia femenina que se estrenó el pasado 17 de mayo en el Superlativo Bar de Madrid y que logró el sold out en sus dos únicas fechas. “La acogida ha sido increíble”, reconoce. Tanto ha sido el éxito que esta temporada la Riot Comedy tal y como la conocemos se muda a la sala Moby Dick -su inauguración de este 19 de septiembre ya tiene todas las entradas agotadas-, mientras que el Superlativo Bar queda reservado para la Petit Riot Comedy, un show más pequeño en aforo pero igual de doloroso para las mandíbulas (el primero tendrá lugar el 26 de septiembre). Porque sí, LAS MUJERES SON GRACIOSAS. “Igual yo no os hago ninguna gracia, me parece correcto, pero hay algunas que, de verdad, hacen mucha risa”, matiza Penny.

Por el escenario de este open mic de comedia femenina han pasado mujeres como Abi Power, Roxy Folclórica o Elsa Ruiz, quienes, contra todo pronóstico, ¡hicieron reír a todo el público! ¡Sí, sí, también a hombres! Como te lo cuento. Porque, efectivamente y no, las mujeres no hacen chistes solo para mujeres. Para desmontar este segundo tópico señoro sobre comedia femenina Penny nos invita a hacer un fuerte e irónico ejercicio de imaginación: “Imagínate a una mujer hablando de algo que no sea comprarse un bolso, lo mal que lo pasa su novio cuando va de compras o cómo se le rompió la última uña fregando. ¿Qué otras cosas va a vivir una mujer?”. Pues eso. Aquí habría que ahondar, además, también en la universalidad de lo masculino y la marginalidad de lo femenino, como nos contó Abi Power en otra entrevista (“De primeras es como ‘Uh, cuatro chicas haciendo humor, a mí que hablen de la regla y eso no me hace gracia’. Y, oye, yo igual veo un monólogo de la próstata, me harto de reír y yo no tengo”).

Por último, otra excusa que suelen poner aquellos que están hipnotizados por el humor masculinizado es aquello de “es que no hay mujeres que se dediquen a la comedia”. “No es que no haya mujeres”, asegura Penny. “Si pensamos que las mujeres no son cómicas y que los temas que van a tratar no nos interesan, se están poniendo prejuicios por delante. Y si no se le da oportunidades a esas mujeres para visibilizarlas y para demostrar su trabajo, te va a dar siempre la sensación de que no hay mujeres cómicas, pero hay y muchas. Y cada vez más”, afirma.

Si Amy Schumer, Ali Wong o Iliza Shlesinger, por poner solo unas pocas, son las reinas del stand up estadounidense, Silvia Abril, Eva Hache o Ana Morgade son algunos de los referentes femeninos de la comedia española, por poner también solo otras pocas. Mención especial a Eva Soriano, Patricia Sornosa y Vera Montessori (creadora de Cómicas, otro micro abierto de comedia femenina que existió hace unos años), dueñas y señoras del stand up patrio. Nombres hay muchos. Y más que se pueden conocer yendo a uno de estos open mics.

“Han existido espacios de comedia mixtos todo este tiempo y apenas ha habido visibilización de la comedia femenina. Siempre que ibas a ver un micro abierto de comedia era mayoritariamente masculino y me di cuenta de que muchas compañeras no se atrevían a subirse porque no se sentían cómodas en ese espacio por los temas que se trataban, por como los trataban ellos o incluso por el trato que ellos tenían”, reconoce Penny.

Eso también le ocurría a ella. “Creo que para hacer buena comedia es muy importante sentirte cómodo para poder fallar, pero me daba la sensación de que si tú te subías a un escenario stand up siendo mujer no podías fallar porque estabas siendo doblemente juzgada. Yo quería un espacio donde poder fallar, donde sentirme cómoda y no fuera a competir con nadie. Por eso creé Riot Comedy“, agrega.

“Algunos dirán -y dicen- que si no me siento bien con los chicos el problema es mío, pero entonces explícame por qué tantas mujeres se están subiendo ahora por primera vez a un escenario con Riot Comedy, a lo mejor es que hacía falta”, sentencia.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

  • Laura Martín

    Por Laura Martín

    En sexto de primaria suspendí matemáticas por primera vez, ahora me paso el día entre bases de datos y números para convertirlos en historias y cosas bonitas. En mi tiempo libre lucho por erradicar la Comic Sans. Detrás de toda la parafernalia, al final solo soy periodista.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo