Identidades

‘Black Women Series’: retratos que luchan contra la invisibilización de la belleza de ser negra

La periodista e ilustradora Jess García es la autora de 'Black Women Series':

· Retratos de mujeres que representan "la belleza, la magia y la naturaleza de ser una mujer negra"

· "Todas ellas son mujeres reales, porque es en la vida real donde somos apartadas día a día"

La periodista e ilustradora Jess García es la autora de 'Black Women Series':

· Retratos de mujeres que representan "la belleza, la magia y la naturaleza de ser una mujer negra"

· "Todas ellas son mujeres reales, porque es en la vida real donde somos apartadas día a día"

Empoderar a las mujeres negras y representarlas en el arte. Ese es el objetivo con el que Jessica García comenzó su proyecto Black Women Series, retratos ilustrados de mujeres que representan “la belleza, la magia y la naturaleza de ser una mujer negra a pesar de los estándares occidentales”.

García nació hace 25 años en España y es española y nigeriana. Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Rey Juan Carlos y en Sociología por la UNED, ahora cursa un máster en Media and Development (especializado en cómo desarrollar países en desarrollo a través de los medios de comunicación y la comunicación política) en Londres, todo ello para poder ejercer “un periodismo más social”. Aparte de esto, escribe para la ONG Global One (focalizada en mujeres) e intenta hacer el mundo cada día un poquito más justo con sus ilustraciones.

¿Cuándo y por qué decidiste iniciar tu serie Black Women?

Siempre he tenido curiosidad por la ilustración, pero también dudas sobre qué dibujar. Fue un proceso de años en los que fui moldeando mi feminismo leyendo a Angela Davis y asimilando noticias sobre violaciones y violencia doméstica en los informativos diariamente. A lo que debo añadir la estereotipación constante (como mujer-negra) y la no representación e invisibilización en las artes, medios de comunicación y el cine.

Al mudarme a Londres experimenté un impacto (positivo) a nivel cultural que no encontraba en España, más creatividad procedente de personas no blancas, donde he conocido a muchos artistas y creativos, en especial mi amigo Munya Chidakwa, quien siempre me ha hecho “think outside the box”. Estamos en un momento de explosión civil global, con problemas en torno a la raza, sexo, religión, etc., donde la comunidad negra comienza a globalizar su arte y cultura, sobre todo, a través de los social media y la red, además de intentar desdibujar los estándares culturales europeos. Black Women Series aparece gracias al mix de todas estas circunstancias con el propósito de representar a mujeres negras de cualquier parte del mundo, con sus diferentes tonos, formas y culturas, para estandarizar la belleza de ser negra. Un lugar donde nos podamos sentir identificadas, porque la representación es importante para romper las barreras de la discriminación.

afro

”FRO’, de Jess García. afro

¿Son mujeres reales? ¿En quiénes te has inspirado?

Todas ellas son mujeres reales, porque es en la vida real donde somos apartadas día a día. Instagram es mi foco de búsqueda, siempre encuentro retratos fotográficos de mujeres negras. Elegí este formato (retrato) porque quiero centrarme en esa esencia de la mujer negra. Siempre busco imágenes en las que, a través de la mirada, la posición de la cara, la mujer negra muestra poder, fuerza y vida. Además, aunque aún está en proceso, también se podrán apreciar la diversidad cultural junto a un tema importante, que es el pelo. Los diferentes estilos son importantes, ya que el pelo afro, rizado se puede moldear de muchas maneras (braids, bantu knots, afro, cornrows, twists, locs, etc), pero los estándares de belleza europeos no permiten abrazar la variedad y naturalidad del pelo afro.

Aun así, sigo buscando mi estilo y aprendiendo. Normalmente me fijo en otras/os ilustradores negros para ver cómo retratan su percepción sobre ser negro. Además de otra influencia menos visual como son los escritos de Maya Angelou, Toni Morrison, Chimamanda Ngozi Adichie, Langston Hughes y James Baldwin.

 ¿Crees que las mujeres negras están infrarrepresentadas en el arte?

Sin ninguna duda, e independientemente del arte del que se esté hablando. Además, cuando lo son, suelen ser representadas con estereotipos, pero ¿cuántas veces has ido a un museo y has visto a una mujer negra en un óleo o escultura? El mundo occidental es un crisol de culturas en una transición hacia un interculturación donde las naciones no son blancas o negras, pero el discurso occidental sigue siendo colonial, supremacista y discriminatorio. Esto hace que la narrativa cultural no sea representada correctamente y se tienda a infrarrepresentar a los colectivos “minoritarios”.

‘Bantu Queen’, de Jess García.

En España concretamente tenemos grandes comunidades musulmanas, latinas, africanas (Senegal, Guinea Ecuatorial, Nigeria, etc.), gitanas, desde hace décadas, pero la historia y política española y por ende la cultura han decidido ignorar el inevitable mestizaje que trae consigo la globalización. Las fronteras son simplemente un trámite administrativo.

Como mujer negra, aseguras que has experimentado diferentes tipos de discriminación. ¿Te sucede de manera más o menos frecuente? ¿En qué formas?

La discriminación racial y sexual es constante, la sufro día a día, a veces de manera individual y otras conjunta, pero siempre está ahí. El racismo también forma parte de la lucha feminista, ya que hace que nuestra identidad valga menos y tengamos menos derechos. La mujer negra no solo lucha contra su propio sistema patriarcal, sino también con el olvido del feminismo blanco. Este se olvida de que el sexismo y la desigualdad es diferente a la que ellas sufren, por ello es importante crear un feminismo interseccional en el que todas estemos incluidas y se luche por los derechos de todas.

Como citaba Kimberlé Crenshaw, los patrones culturales de opresión no solo están interrelacionados, sino que están unidos e influenciados por los sistemas interseccionales de la sociedad. Ejemplos de esto incluyen la raza, el género, la clase, la capacidad y la etnia. Hay que ampliar la cobertura del feminismo porque diferentes elementos hacen que las mujeres sean vulnerables.

Un claro ejemplo de discriminaciones diarias son la hipersexualización de mi imagen, identificándome como una prostituta en muchos casos. Esta sexualización parte de la época colonial cuando a la mujer negra se la identificaba como algo exótico, y cuando se la violaba repetidas veces y se la tachaba de prostituta. Esas concepciones sociales han permanecido en el tiempo y siguen siendo parte de la ideología del hombre e incluso de algunas mujeres. También he sido confundida en la redacción de un periódico por el staff de la limpieza varias veces. Incluso los estándares europeos de belleza son discriminatorios para la mujer negra.

‘Sunglasses’, de Jess García.

En cuanto a la relación hombre-mujer siempre ha habido esas opiniones o comentarios (algunos provienen de mujeres también) sobre cómo debía ir vestida, “es muy tarde para andar sola en la calle”, debería prepararme para la maternidad porque “ya es hora”, “necesitas a un hombre que cuide de ti”, tienes que ir “guapa”, “ponte maquillaje”, etc. En definitiva, se trata de un entendimiento y reconocimiento de los privilegios de las feministas blancas, en base a eso se puede trabajar en conjunto con el feminismo negro, gitano, árabe, latino, nativo, queer, etc. La suma de todas es la victoria, pero si no son conscientes de su poder y de las diferentes maneras de discriminación que afectan al feminismo, nunca se podrá hablar de una victoria para las mujeres.

Dices que en los medios y la red es donde comenzará la revolución. Nos encanta el artivismo, ¿hasta qué punto puede ayudar el arte a construir una sociedad más justa y tolerante?

El arte siempre ha formado parte del activismo, directa o indirectamente. No solo en campañas de organizaciones o grupos, sino cada individuo que pretende cambiar la concepción del mundo como Banksy.

Ahora vivimos sumergidos en la era de la globalización y la tecnología, por lo que los nuevos medios han abierto las puertas a la inmediatez, producción masiva y la posibilidad de que más individuos puedan compartir su arte. Además, creo que el arte es subjetivo y se compone de diferentes áreas: desde la pintura, la poesía, las artes visuales como el cine, la música, baile, etc., forman parte del entretenimiento y la cultura de la humanidad, así como medios de [libre] expresión. Todos ellos ayudan a construir identidades, el discurso social, y crear representación.

Por lo tanto, el uso de estos puede ser importante para combatir discriminaciones y/o luchar por derechos. Al fin y al cabo, el arte nos rodea y nos ayuda a construir nuestro propio discurso. En general, el artivismo aprovecha la imaginación crítica para provocar nuevas preguntas y nuevos significados en busca de justicia social. El artivismo nunca podrá ser individualmente la vía para la justicia social, sino una herramienta más que, en conjunto, funciona a la perfección para alcanzar poco a poco los cambios sociales.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo