Festivales

La M.O.D.A.: “Con tanta oferta de festivales es un privilegio que la gente siga llenando las salas”

La Maravillosa Orquesta del Alcohol está más de M.O.D.A. que nunca:

· Pocas bandas indies españolas se han hecho Trending Topic con un lanzamiento

· Los burgaleses tienen el honor de ser una de ellas, si no la única

La Maravillosa Orquesta del Alcohol está más de M.O.D.A. que nunca:

· Pocas bandas indies españolas se han hecho Trending Topic con un lanzamiento

· Los burgaleses tienen el honor de ser una de ellas, si no la única

Mucho sudor, muchas ganas, mucha energía y muchas canciones”. Eso es lo que va a encontrar el público en la nueva gira de La M.O.D.A., esa maravillosa orquesta del alcohol formada por siete tíos en camiseta interior que combina encima del escenario instrumentos tan poco habituales como un acordeón o un banjo, un saxofón o una mandolina. Uno de esos grupos con los que te topas por casualidad en un festival y te quedas a ver. Y uno de esos grupos que, si ya conoces, se convierte en una de tus prioridades del cartel.

Aunque dicen que nadie es profeta en su tierra, ellos han logrado que en Burgos escuchen su evangelio de la manera más devota: con dos sold outs consecutivos en sus conciertos de apertura. Pero esa palabra se ha difundido por todos los rincones de la geografía española -y parte de la latinoamericana- y el cartel de entradas agotadas se ha ido colgando, y con antelación, en todas las ciudades que visitan.

Su nuevo disco, Salvavida (de las balas perdidas), es un llamamiento a las segundas oportunidades, sobre todo para aquellos que nunca han dispuesto de una. Hablamos con Jacobo Naya, teclista, percusionista, banjista y hombre orquesta de la banda en general, y Nacho Mur, guitarrista y última incorporación de la formación.

Acabáis de iniciar la gira de presentación de vuestro nuevo disco. En Valladolid y Burgos hicisteis sold out, y desde hace varios meses tenéis todo agotado para los tres días consecutivos que tocáis en La Riviera de Madrid a finales de noviembre. ¿Qué ha pasado?

Nacho: Nos esperábamos buena acogida, pero no tanto. [Risas]

Jacobo: Yo soy el más escéptico del grupo en cuanto al tema de venta de entradas y ya el último lleno de Madrid me quitó toda oportunidad de opinar. [Risas]

Bueno, también ahora la gente consume mucha más música a través de los conciertos que a través de la compra de discos.

N: Sí, eso es cierto, pero vender entradas también es difícil. Al final cuesta dinero y lo tenemos que valorar igual. Aunque ahora se consuma más el directo, que la gente siga llenando las salas es un privilegio.

J: Sí, hay que valorarlo mucho por el rollo streaming, Internet… y luego con toda la cantidad de festivales hay que tener en cuenta también que igual la gente va más a festis que a los conciertos.

Precisamente sobre eso, me da la sensación de que sois un poco un soplo de aire fresco en muchos festivales porque no hay muchas apuestas como la vuestra en la escena musical española. 

J: La formación ya es distinta a cualquier grupo “estándar” y solo por eso es normal que por lo menos llamemos la atención: entre que somos siete, llevamos todos camisetas blancas…

N: La M.O.D.A. puede tocar en un festival en el que el resto de bandas tienen corte indie y en otro más rockero o más folkie. Es muy guay.

Sobre lo que comentabais de que igual hay gente que va a festivales y luego no acude a los conciertos, ¿ha habido debate interno? ¿Os habéis planteado si esa sobreexposición puede ser contraproducente para las bandas?

N: Por eso mismo creo que hay que valorar lo que está pasando con la venta de entradas en las salas. Con tanta oferta de festivales es muy guay que la gente quiera seguir yendo a salas. También son cosas distintas: ir a un festival es otro tipo de experiencia, también increíble, pero no tiene nada que ver con un solo concierto.

J: Nosotros creemos en el show de sala, eso ya lo dice todo. No dejamos de hacer festivales, pero no vamos a dejar de hacer salas. Y en distintos formatos: salas, auditorios, teatros… Es la prioridad.

Con La Inmensidad, el primer single de vuestro tercer disco, os convertisteis en TT en Twitter y me llamó mucho la atención porque no es fácil ni frecuente que una banda nacional lo sea.

N: A nosotros nos llamó la atención igual [Risas]. No esperábamos eso. Todo lo que ha pasado en Internet desde el lanzamiento del disco, en Spotify, Twitter, Youtube…, nunca nos había ocurrido con esas cifras. Flipamos y lo agradecemos, pero tampoco nos quita el sueño. Al final, y volviendo un poco al principio, lo importante es que la gente compre la entrada para ir al concierto, escuche las canciones y disfrute de la música.

No tenemos discográfica y somos nuestros propios gestores, así que es fácil mantener los pies en el suelo”

Jacobo Naya, banjista, teclista y percusionista de La M.O.D.A

En Héroes del sábado, vuestro segundo single, decís: “No te olvides de dónde vienes”. ¿En un recordatorio para todos o más para vosotros mismos? ¿A veces es difícil mantener los pies en el suelo?

J: Aunque las canciones se hagan a veces a título más introspectivo o personal, se lanzan para que todo el mundo las escuche, las interprete y las haga suyas. Nosotros no somos quién para decirle nada a nadie, pero está bien que la gente reflexione con nuestras canciones. Y a la segunda parte de tu pregunta, no tenemos discográfica y somos nuestros propios gestores, así que es fácil mantener los pies en el suelo. Curramos, vamos al local, ensayamos todos los días que podemos… Tenemos labores de oficina que hacer, ver los pedidos de la web, encargar las camisetas, los discos, terminar de hacer el rider de tal festival, etc. Hay mucho trabajo extramusical.

Supongo que ofertas no os han faltado y que toda esta autogestión del grupo es fruto de una decisión propia, ¿no?

J: Ha habido distintas ofertas a lo largo de estos últimos tiempos y por ahora no ha habido nadie que nos haya transmitido que lo iba a hacer todo con el mismo mimo, dedicación, cariño y esfuerzo con el que lo hemos hecho nosotros. El día que lo haya pues… tampoco creo que lo hagamos [Risas]. Es una decisión que queremos mantener porque nos gusta y nos hace felices, aunque contemos con más gente alrededor de nuestro equipo.

Queremos pensar que la música tiene su poder sanador y de unión. Hace que el mundo mejore”

Nacho Mur, guitarrista de La M.O.D.A.

Tenéis algunas canciones protesta, como Campo Amarillo. ¿Se puede cambiar el mundos con canciones?

N: Planteamos las canciones más como algo social que como algo político. Tocamos instrumentos, pero también formamos parte de este mundo como cualquier otra persona con cualquier otro trabajo. Cuando creas una canción en ella queda reflejada tu manera de pensar y las cosas que te preocupan. No sabemos si se puede cambiar el mundo, pero creo que sí cambia cosas al menos a pequeña escala y en el interior de cada uno. A mí muchas canciones me han cambiado la vida, así que queremos pensar que la música tiene su poder sanador y de unión. Hace que el mundo mejore.

Vuetra ética de trabajo es pasión, honestidad y carretera. Mucha carretera. ¿Qué pasa en esa furgoneta?

J: Alguna vez hemos hecho vídeos en la furgo, algún Facebook Live, un Periscope… Joselito, el acordeonista, y David son sobre todo los que se encargan de llevar las redes. Yo soy el que menos, la verdad. En la furgo ponemos música, últimamente bastante rockera, y de los 70. Luego hay algunos que trabajan con el ordenador, leen, duermen…

La vida de los músicos suele mitificarse mucho. 

J: Nuestro manager dijo un día esta frase: “La vida del músico es una hora de tocar y 23 de esperar”. Nosotros lo de 23 de esperar no, porque entre cargar, descargar… hay que hacer mogollón de cosas, pero en realidad tocas una hora o dos y el resto lo dedicas a otro tipo de cosas.

No somos una banda de folk, no somos una banda de rock, nos gustan muchas cosas y las incluimos cuando sentimos que tiene que ser así”

Nacho Mur, guitarrista de La M.O.D.A.

N: Es menos glamouroso de lo que se puede ver desde fuera. Pero duro duro tampoco es. Hay trabajos que son más duros.

Se os ha comparado con grupos como Mumford and Sons. Ellos con el tiempo han hecho un viraje hacia sonidos un poco menos folk, ¿creéis que también puede ser vuestra evolución natural o tenéis muy presentes vuestras raíces?

N: No nos solemos encasillar mucho porque no tenemos muy claro lo que hacemos. No somos una banda de folk, no somos una banda de rock, nos gustan muchas cosas y las incluimos cuando sentimos que tiene que ser así. Nos sobrevuela algo en la cabeza y decidimos investigar. En el nuevo disco, por ejemplo, hay más música popular europea y de la península, y ahora estamos en eso. Si nos gustan nuevos instrumentos, los incluimos, como el clarinete en el nuevo disco. Nunca nos hemos planteado si tiene que haber algún tipo de instrumento o si no podemos hacer algo por lo que la gente pueda pensar.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo