Festivales

Dellafuente: “Me veo muy novato dentro de esto”

– ¿Qué tal estás?

– Cansado, pero bien.

Hablamos con Dellafuente (Granada, 1991) minutos después de su llegada al festival Desalia, celebrado en Portugal, y horas antes de que ofreciera el que sería su primer concierto fuera de España. Portugal (aún) no, pero España ya es tierra conquistada. “[El éxito] me sigue pillando de sorpresa, la verdad. Ahora estamos intentando enfilarlo todo un poco, pero me veo muy novato dentro de esto”, confiesa el de Armilla.

Aunque en su DNI pone Pablo, en el barrio Corea de Armilla todos le conocen como Dellafuente o El Chino. Cuando aún no contaba los 15 se pasaba las tardes escuchando a La Mala Rodríguez, Haze o Triple XXX. Ahora, con 26, él es el que encabeza el movimiento trap -aunque no se identifique especialmente con este término- y son otros los que le escuchan a él como artista central de un género que ha engullido casi por completo al reguetón. “Nunca me lo había esperado ni imaginado, pero lo llevo bien. Vamos pa’lante con lo que salga”, asegura.

Con dos álbumes en el mercado -“bueno, sí, dos maquetas”, corrige-, es uno de los reinventores de la música urbana junto a compadres como C. Tangana y Yung Beef. Con los dos ha colaborado, ¿con quién le gustaría firmar una colaboración en los próximos proyectos? “Con Diego El Cigala“, espeta sin pensarlo. “Diego es una persona muy receptiva, creo que no habría problema”, continúa. De momento, tiene previsto “sacar cosillas” en un corto periodo de tiempo, “pero no sé en qué formato porque tengo mucho trabajo acumulado”.

Aunque huye del concepto disco, su idea inicial de ir sacando singles se desvirtuó al sacar los EP’s. Luego, “de buenas a primeras”, se convirtieron en álbumes. Por eso, su nuevo material “está un poco en el aire”. ” No sé cómo sacarlo”, reconoce. En stand by tiene también las clases de canto y el gimnasio.

– En una entrevista dijiste que cantabas mal a posta para que el autotune sonara bien.

– A ver, a posta es una manera de decirlo. Otra manera de decirlo es que no tengo ni puta idea de cantar. [risas] Las dos son válidas.

Dellafuente es trap, es flamenco, es rap, es hip hop, es reguetón. Y los procesadores de sonido son su mejor aliado. Descubrió el autotune con una canción de T-Pain y con este procesador comenzó su carrera musical. “Para que el autotune quede medianamente como yo he ido buscando no podía saber cantar porque si no no quedaba bien. Era un requisito, sé que es una cosa extraña pero es así”, defiende. Él no canta y luego corrige su voz con autotune. Él canta con autotune. También en los conciertos.

“Las clases de canto las tengo pendiente junto a apuntarme al gimnasio. Lo tengo en la misma lista y algún día lo conseguiré”, bromea. “Pero ya voy cantando mejor, eh, también tengo que decirlo, y es una noticia que tengo que dar: cada día canto mejor, o menos mal”, se ríe. “Creo que soy el único que lo dice, pero creo que si otros artistas se sinceraran se normalizaría todo un poco”, afirma preguntado por esa brutal sinceridad de la que siempre hace gala. “A ver, que para cantar es importante saber cantar, pero te digo yo que a mí me meten menos efectos que a otros que cantan bien. Es real”.

No te pierdas en el vídeo el cuestionario Así sale de fiesta… Dellafuente: “Haría promo de Ibuprofeno Arginina, eso es mano de santo”. 

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo