Cultura Popular

“¿Podría ser la peor serie de Netflix?”: La crítica destroza ‘Insatiable’ tras ver su primera temporada

Abunda en tópicos dañinos, trata con irresponsabilidad los trastornos alimenticios, es aburrida:

· El estreno del tráiler llegó con polémica: la acusaron de fomentar el 'fat shaming'

· Al parecer, la cosa es aún peor: hay homofobia, estereotipos racistas, y un intento fallido de satirizar acerca de la cultura de la imagen

Abunda en tópicos dañinos, trata con irresponsabilidad los trastornos alimenticios, es aburrida:

· El estreno del tráiler llegó con polémica: la acusaron de fomentar el 'fat shaming'

· Al parecer, la cosa es aún peor: hay homofobia, estereotipos racistas, y un intento fallido de satirizar acerca de la cultura de la imagen

Insatiable es un completo desastre” (Vulture), “¿Cómo de ofensiva es Insatiable?” (The Guardian), “Insatiable es de algún modo obscenamente cruel y mortalmente aburrida todo a la vez” (Vox), “¿Podría ser Insatiable la peor serie de Netflix hasta la fecha?” (The Telegraph) …  Estos son los titulares de algunas críticas publicadas después de ver la tanda de 12 capítulos de la nueva comedia adolescente. Y parece que no, que después de verla, tal y como pedían la creadora y algunos de los actores de la serie ante las primeras quejas, las ideas preconcebidas que muchos se hicieron con el tráiler se ven confirmadas en cada uno de los episodios.

Pero primero, un poco de contexto. La trama de Insatiable comienza cuando Patty, una chica que sufre bullying por su peso en el instituto, adelgaza después de una operación de mandíbula y decide vengarse de todos los que le hicieron la vida imposible. Tras ver el tráiler, las redes sociales se llenaron de críticas furibundas contra la ficción, acusándola de ‘fat shaming’ y de fomentar estereotipos tóxicos.  Una joven, Florence Given, incluso inició una campaña en Change.org que acumuló más de 100.000 firmas para pedir su cancelación, como os contamos aquí.

En aquel momento la creadora de la serie, Lauren Gussis, pedía a los espectadores que le diesen una oportunidad y explicaba que se había basado en su propia experiencia para escribirla: “Cuando tenía 13 años, tenía ideas suicidas. Mis mejores amigos me dejaron, fui víctima de bullying y quería venganza. Creía que si estaba guapa por fuera me sentiría suficiente. Pero en vez de eso, comencé a tener desórdenes alimenticios… y el tipo de ira que te hace querer hacer cosas oscuras”. Alyssa Milano, que tiene un papel en Insatiable, también salió en defensa del proyecto: “No estamos humillando a Patty. Estamos mostrando (a través de la comedia) el daño que provoca el ‘fat shaming'”.

Sin embargo, los críticos que ya han podido verla (mañana se estrena en la plataforma), no opinan lo mismo. “Este show no es tan malo como imaginas, es peor”, adiverte Jen Chaney en Vulture, y destaca que la ficción no solo se revuelca en los estereotipos de la cultura, sino que también incorpora todos los que atañen a los afroamericanos, a las personas LGTB, a los creyentes… Algo en lo que varias críticas coinciden es en lo fallida que resulta Insatiable como sátira de una sociedad obsesionada con la imagen, porque termina cayendo en todos los tópicos que aspira a desmantelar ironía y humor mediante. El hecho de que una de las frases más repetidas sea “ser delgada es magia” desde luego no ayuda.

El show también hace bromas sobre acusaciones falsas de pedofilia, agresión sexual y equipara en cierto punto, según destaca este artículo en Vox, la angustia por conseguir un cuerpo delgado con la problemática de una mujer trans por no conseguir ser lo suficientemente femenina según los cánones establecidos. The Guardian abunda, por otro lado, en la falta de responsabilidad de la serie en cuanto a la representación de los trastornos alimenticios, ya que en la narrativa de Insatiable, la gordura es sinónimo de desorden alimenticio. Además, y en esto también están de acuerdo varios de los periodistas que la han visto, la docena de capítulos de 40 minutos cada uno se hace larga: los gags son repetitivos, las bromas cada vez quieren ir más allá y resultan pesadas y, en definitiva, el show resulta aburrido.

Suele decirse que es preferible que hablen mal de ti a que no hablen. Veremos si el público se lanza en masa a ver Insatiable, aunque sea para odiarla.

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo