Cultura Popular

‘Las escalofriantes aventuras de Sabrina’ en Netflix: Pelis y series a las que nos recuerda

Hay una escuela de magia como en 'Harry Potter', una casa-funeraria como en 'A dos metros bajo tierra'...

· Es uno de los mejores 'reboots' que se han hecho recientemente; con personalidad, sí, pero también con muchos referentes

Hay una escuela de magia como en 'Harry Potter', una casa-funeraria como en 'A dos metros bajo tierra'...

· Es uno de los mejores 'reboots' que se han hecho recientemente; con personalidad, sí, pero también con muchos referentes

Sacad la escoba y el caldero y acomodaos en el sofá, ya es la Hora de las Brujas en televisión. El 26 de octubre, justo a tiempo para los fastos de Halloween, llega a Netflix Las escalofriantes aventuras de Sabrina, adaptación del título de Archie Comics nacido en los 60 que, tres décadas más tarde, popularizó la exitosa sitcom protagonizada por Melissa Joan Hart Sabrina, cosas de brujas. Pero no esperéis insolentes gatos marioneta y risas enlatadas. La nueva Sabrina no se parece casi en nada a su predecesora. Se trata de una relectura en clave tétrica y oscura, basada en el reciente cómic homónimo con el que Roberto Aguirre-Sacasa (creador también de Riverdale) reinventaba a la bruja adolescente hundiendo sus raíces en el terror clásico y recuperando el componente macabro, folclórico y, sí, escalofriante, de las historias de las brujas de Salem.

En Eslang hemos podido ver ya los cinco primeros episodios de la serie, y nos atrevemos a decir, sin miedo a equivocarnos, que estamos ante uno de los mejores reboots que se han hecho recientemente. Alrededor de la nueva Sabrina Spellman, que no es otra que Kiernan Shipka (nuestra querida Sally Draper de Mad Men), Aguirre-Sacasa construye una mitología empapada del imaginario brujesco y satánico que presenta a una Sabrina atrapada entre dos mundos, el mortal y el sobrenatural, dualidad que marcará el pulso de su historia y su relación con los demás. Esta Sabrina es inteligente, fuerte, progresista, y se resiste a entregar su cuerpo al Señor Oscuro, líder de una institución arcaica que quiere poseerla y controlar su voluntad. Su enfoque, abierta y orgullosamente feminista, junto a su apuesta por la diversidad y la representación LGBT y el hecho de que toque temas de actualidad como el acoso escolar, la libertad sexual o el fanatismo religioso, subrayan el espíritu moderno de la serie.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina lo tiene todo para embrujar a la audiencia desde el primer episodio. Una historia temáticamente rica y con enorme potencial, una factura visual impecable, thriller y romance juvenil con grandes dosis de terror, un reparto lleno de aciertos de casting (Shipka nació para el papel, pero es que poco o nada se le puede reprochar al resto), y referencias. Muchas referencias. En Sabrina se juntan dos cosas: el gusto de las series adolescentes por el homenaje y el guiño pop, y el hecho de que el terror y la fantasía moderna siempre están en deuda con los clásicos. Así, en los primeros cinco capítulos ya hemos detectado muchos de los referentes que dan forma al nuevo mundo de Sabrina. Los detallamos a continuación.

1. Buffy, cazavampiros

Una de las primeras series que viene a la mente viendo Las escalofriantes aventuras de Sabrina es el clásico protagonizado por Sarah Michelle Gellar, aunque el origen de Sabrina sea mucho anterior al de la Cazadora. Ambas series giran en torno a una adolescente rubia con poderes especiales que se enfrenta a las fuerzas del mal (ya sea el mismísimo diablo o el cisheteropatriarcado) junto a su pandilla de scoobies, y trata de conciliar su vida mortal con las responsabilidades que ha heredado en el plano sobrenatural. Aunque el tono y la estética difieren de la de Joss Whedon, Sabrina y Buffy comparten esa hibridación de terror, fantasía y comedia con la que establece una metáfora directa entre la adolescencia y la monstruosidad, y también algún que otro demonio podría haber salido directamente del grimorio de Willow Rosenberg.

2. Harry Potter

La intrincada mitología que Aguirre-Sacasa ha desarrollado para contar la historia de Sabrina Spellman y la localidad de Greendale incluye muchos elementos que nos remiten directamente a la saga de J.K. Rowling, como la jerarquía de la sociedad mágica, los innumerables términos y hechizos, los siglos de tradición, los secretos… Sabrina es una joven aprendiz que, al cumplir los 16 años, debe asistir a la Academia de las Artes Nunca Vistas, una suerte de Hogwarts en el corazón de Norteamérica donde los aspirantes a brujas y brujos aprenden a dominar la magia negra. Si hasta tiene su propio Snape, el Padre Blackwood (Richard Coyle), Sumo Sacerdote de la Iglesia de la Oscuridad y decano de la academia.

3. Jóvenes y brujas

Otra película que viene a la mente viendo los primeros capítulos de Sabrina es el clásico teen noventero Jóvenes y brujas. La serie de Netflix aborda de frente el tema del acoso escolar y la presión social en los institutos, utilizando el recurso de los hechizos para debilitar o dar escarmientos a los bullies (que no tienen por qué ser solo estudiantes), como en la película de 1996. Además, en el quinto capítulo se pronuncia el cántico “ligero como una pluma, tieso como una tabla”, lo que no hace sino reforzar esta conexión.

4. Riverdale

Aunque resulte más que obvio, no podemos dejar sin mención a la serie de Archie. Ambas están creadas por Roberto Aguirre-Sacasa y producidas por el mismo equipo, y en teoría pertenecen al mismo universo de ficción. Esto salta a la vista en el cuidadísimo apartado estético que comparten las dos, evidentemente influenciado por el estilo de los 60. Aunque nos dijeron que no habría crossovers, la tercera temporada de Riverdale ha comenzado a flirtear con lo sobrenatural, introduciendo el concepto de los rituales satánicos y las brujas, así que no es difícil imaginarse que esto conducirá a que ambas series se crucen en un futuro próximo. Algo nos dice que Sabrina y Veronica harían buenas migas.

5. American Horror Story

Sabrina se enfrenta al juicio y el acoso constante de las hermanas extrañas, Agatha (Adeline Rudolph), Prudence (Tati Gabrielle) y Dorcas (Abigail Cowen), un poderoso trío de brujas de último curso que le hacen la vida imposible, y que bien podrían formar parte del Aquelarre de Cordelia Goode en American Horror Story: Coven. El poderío y descaro de las brujas adolescentes, sumado al gore ocasional y el recurso de la lente de ojo de pez que distorsiona la imagen conectan Sabrina a una de las temporadas más populares de la serie de Ryan Murphy.

6. A dos metros bajo tierra

Como en la mítica serie de HBO, Sabrina vive en una casa funeraria, lo que la convierte en la Claire Fisher de su propia familia disfuncional. Allí se desarrollan principalmente las tramas de tres de los mejores personajes secundarios de la serie: las tías Hilda y Zelda, interpretadas por unas inmejorables Lucy Davis y Miranda Otto, y el primo Ambrose, brujo pansexual condenado a arresto domiciliario que se dedica a embalsamar cadáveres y tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los personajes favoritos de la audiencia.

7. Cine de terror clásico

El cómic original transcurre en los 60, y aunque en la adaptación televisiva la acción se ha trasladado al presente, la serie sigue fuertemente conectada al pasado. Es fácil distinguir en Sabrina el amor de Aguirre-Sacasa por el terror gótico, las películas de la Hammer y el pulp (elementos esenciales del cómic), así como la influencia de clásicos como La semilla del diablo o El carnaval de las almas. De hecho, esta última, aparece directamente en la serie.

8. Cine de terror moderno

Pero los homenajes al terror no acaban en los 60, sino que la serie también bebe de clásicos de culto de las décadas posteriores como El exorcista, Posesión infernal o Pesadilla en Elm Street y películas más recientes como La bruja, que ya exploraba la relación entre la brujería, la adolescencia femenina y el miedo al poder de la mujer. Todas ellas reciben claros guiños narrativos y visuales en los primeros cinco episodios, pero no vamos a describirlos para no desvelar demasiado de la trama. Descubrir los homenajes que hay en Sabrina es solo uno de sus muchos alicientes. Preparaos para saborear cada minuto de la que va a ser una de las series de la temporada.

  • Pedro J. García

    Por Pedro J. García

    Traductor e investigador de lo audiovisual. Me dejo la vista, la espalda y el corazón devorando cultura popular y escribiendo sobre ella.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo