Cultura Popular

Las 10 mejores series de la primera mitad de 2018

No podemos esperar a finales de año para hacer este repaso:

· Antes de enfrentarnos al próximo aluvión de estrenos y regresos después del verano

· Estas son nuestras 10 series favoritas de lo que va de año... Para que no estés de acuerdo con nosotros

No podemos esperar a finales de año para hacer este repaso:

· Antes de enfrentarnos al próximo aluvión de estrenos y regresos después del verano

· Estas son nuestras 10 series favoritas de lo que va de año... Para que no estés de acuerdo con nosotros

Hace unos diez años, cuando estallaba esto de la serieadicción y se asentaba la nueva era dorada de la ficción televisiva, nos agobiábamos porque nos costaba sangre, sudor y lágrimas (y horas de espera delante del programa de descarga de turno) llevar al día básicamente cuatro series. Actualmente, la situación ha cambiado mucho. Entre otros factores, el auge de los servicios de streaming, con Netflix a la cabeza, ha ampliado y diversificado de tal manera el mercado, que la oferta de series se ha multiplicado enormemente, y ya no hacemos malabares con nuestros horarios semanales para ver cuatro series, sino cuarenta.

Los estrenos se acumulan y muchas series quedan injustamente enterradas por otras. Por eso, en este nuevo panorama, en el que hay cada vez más series de calidad y no hay suficientes horas al día para verlas todas, nunca es pronto para un ranking de series. Hasta ahora, lo lógico y habitual era esperar a diciembre para hacer balance de lo mejor del año, pero la televisión nos ha dado tantas y tantas horas de calidad en la primera mitad de 2018 que se hace necesario un primer recuento, por si os habéis perdido alguna de las imprescindibles, antes de enfrentarnos al próximo aluvión de estrenos y regresos después del verano.

La cosecha catódica de 2017 fue una de las mejores que se recuerdan en muchos años, y 2018 va por el mismo camino. No solo está siendo un año de grandes estrenos y buenas segundas temporadas, sino que además estamos asistiendo a una auténtica revolución televisada en la que se está dando voz a las minorías y los colectivos oprimidos. Alegatos feministas, series con repartos íntegramente negros, historias protagonizadas por personas LGBTQ+… Las series se han afianzado como herramienta para luchar contra la intolerancia y cambiar el mundo, y todo sin olvidarse de la calidad y las buenas ideas. Estas son nuestras 10 series favoritas de lo que va de año:

10. Westworld

Su primera temporada nos dio razones para considerarla “la Juego de Tronos de la ciencia ficción”, pero la segunda ha dividido a la audiencia y la crítica, que se ha quejado de que la ambiciosa ficción de HBO se ha vuelto más confusa y difícil de seguir este año. Aun con sus defectos (los mismos que ya manifestaba en su primer año), Westworld nos sigue enganchando por su capacidad para provocarnos y hacernos pensar mientras nos deleita con las imágenes más impresionantes y los personajes más fascinantes que nos ha dado la televisión en muchos años. El trabajo interpretativo de Evan Rachel Wood, Thandie Newton o Jeffrey Wright ya fue extraordinario en la primera temporada, pero en la segunda alcanza niveles absolutamente sublimes.

Más: Entre ‘Westworld’ y ‘Altered Carbon’: ¿es posible que la mente sobreviva al cuerpo?

9. Paquita Salas

Javier Calvo y Javier Ambrossi se están comiendo el mundo como si fuera un plato de torreznos. Tras el éxito sorpresa de la primera temporada de Paquita Salas en Flooxer, la segunda llegó en junio a Netflix y arrasó, convirtiéndose en un fenómeno en Internet por derecho propio. En su segunda entrega, la serie protagonizada por Brays Efe ha vuelto a dar con todas las teclas para conquistar al espectador. Nos ha hecho reír, llorar, hacer memes, y sobre todo, recordar. Porque por encima de todo, Paquita Salas es un precioso y sentido homenaje a nuestra cultura popular, nuestros actores y nuestra historia audiovisual. Muchas risas, pero también nostalgia, melancolía y amor a flor de piel.

Más: Por qué Paquita Salas bebe Larios y otras curiosidades de la serie / “Paquita es la justiciera que todos queremos ser”: Hablan sus protagonistas

8. The Assassination of Gianni Versace: American Crime Story

El imparable Ryan Murphy ha encontrado su filón en el formato antológico. Con la lujosa segunda temporada de American Crime Story vuelve a los 90 para narrarnos el asesinato de Gianni Versace. Pero en lugar de centrarse en el diseñador, Murphy utiliza los 9 episodios de la temporada para adentrarse en la mente del hombre que acabó con su vida, Andrew Cunanan, y analizar la obsesión y degeneración que le llevará a convertirse en un psicópata y asesino en serie. Un hipnótico y sensacional Darren Criss realiza la interpretación de su carrera en una serie visual y temáticamente abundante que se construye de forma inteligente, retrocediendo en el tiempo para ir completando las piezas de su fascinante puzzle mientras compone un oportuno retrato de la fama, la homofobia y la masculinidad tóxica de la época. Y no podemos olvidar a Penélope Cruz clavando la dicción de Donatella Versace, por supuesto.

7. The Americans

The Americans ha sido “la mejor serie que no estás viendo” por antonomasia. Este brillante drama de espías de la Guerra Fría ha tocado a su fin este año, después de seis temporadas aclamadas por la crítica pero injustamente ignoradas por buena parte del público. La serie de FX apenas ha formado parte de la conversación seriéfila durante su emisión, y no ha sido por falta de méritos. Con tramas envolventes, interpretaciones sobresalientes por parte de Keri Russell y Matthew Rhys, dilemas morales sin salidas fáciles, y una matizada exploración de la familia y la lealtad, The Americans ha sellado su futuro en la historia del drama televisivo con un recorrido intachable y un final que no nos ha dado lo que esperábamos, sino algo mejor.

6. Dear White People

Justin Simien no supo exprimir todas las posibilidades que brindaba la premisa de Dear White People como película, pero como serie le está sacando todo el jugo. En su segunda temporada, la comedia de Netflix llega a lo más alto afinando su humor, pero también perfeccionando el drama. Lo hace con personajes cada vez más redondos, diálogos de inteligencia superdotada y una prodigiosa capacidad para observar y comentar la sociedad y el racismo que hay arraigado en ella. Divertidísima y descaradamente pop, sin olvidar en ningún momento el activismo y la concienciación.

5. Atlanta

Donald Glover está viviendo un momento creativo increíble. Con la segunda temporada de Atlanta, el polifacético artista se ha superado a sí mismo. El extrañísimo episodio Teddy Perkins es la sublimación del experimento que comenzó en 2016, un episodio subversivo, desconcertante y surrealista que viene a resumir por qué la suya es una serie tan especial y diferente. Atlanta no se adhiere a las normas de la televisión, sino que las fulmina, accediendo a lugares recónditos para encontrar el drama y la comedia y a la vez mutando de un capítulo a otro de tal manera que hace que el concepto de género televisivo quede obsoleto. Si la llaman “la Twin Peaks del rap” es por algo. No hay nada como Atlanta.

4. The Handmaid’s Tale

La segunda temporada de The Handmaid’s Tale se ha enfrentado con éxito al reto de continuar la historia de June más allá de las páginas escritas por Margaret Atwood, llevando la serie por derroteros incluso más terroríficos y despiadados que el año pasado. Esta temporada ha recibido críticas por su sadismo y crueldad, llegando a ser tachada de “pornográfica” por sus detractores, pero lo cierto es que esa dureza es precisamente una de sus cualidades más esenciales. El impacto es catártico y necesario, para hacernos reflexionar sobre una sociedad distópica que no se aleja tanto de la nuestra. Elisabeth Moss, Ann Dowd e Yvonne Strahovski nos han vuelto a sobrecoger con sus interpretaciones y la serie nos ha sumido en una pesadilla de la que es difícil salir aun cuando se deja de ver.

Más: ‘Fan Art’ de ‘El cuento de la criada’ para superar el final de su segunda temporada

3. Killing Eve

Phoebe Waller-Bridge se dio a conocer en 2016 con una de las mejores comedias británicas de los últimos años, Fleabag, y ha vuelto en 2018 con un proyecto a priori radicalmente diferente, pero en el fondo muy afín, Killing Eve. Protagonizada por dos actrices en estado de gracia, Sandra Oh y Jodie Comer, este disfuncional thriller de espías lleno de diálogos geniales y situaciones que dan la vuelta a los estereotipos es todo un soplo de aire fresco para el género, convirtiéndose en una de las propuestas más adictivas y con más personalidad del año. Sofisticada, magnética, divertida y empoderadora, Killing Eve es el retrato de dos mujeres que se obsesionan la una por la otra mientras el espectador se obsesiona con ellas.

2. Pose

Tenemos que incluir otra serie de Ryan Murphy en el ranking porque el productor está que lo tira. Pose ha hecho historia al reunir al mayor elenco transgénero de la televisión. La serie se ambienta en la cultura ball del Nueva York de los 80, donde la comunidad LGBTQ (en su mayoría afroamericanos y latinos) se refugiaba y florecía al margen de una sociedad que la rechazaba. Pose se erige en su impecable primera temporada como un precioso homenaje a los que lucharon, sufrieron e hicieron vogue por ser ellos mismos antes que nosotros, así como una emotiva y sincera oda a la familia creada, a esas personas que elegimos cuando nuestra propia familia nos da la espalda. Estéticamente es una absoluta delicia, está hecha con un cariño enorme, rebosa talento y belleza por los cuatro costados y es imposible no enamorarse de sus personajes, por eso estamos living con su renovación para una segunda temporada.

1. The Good Fight

The Good Wife es para muchos la última gran serie de network. Y en la nueva era del streaming, su spin-off, The Good Fight, es para unos pocos la serie más infravalorada actualmente en emisión. Las aventuras de Diane Lockhart y su nuevo bufete de abogados llevan dos temporadas dejándonos la sátira anti-Trump más provocadora y estimulante de la televisión, pero la ve tan poca gente, que no ha trascendido más allá de los pequeños círculos seriéfilos. Una pena, porque Robert y Michelle King están aprovechando la libertad que brinda el streaming para componer una serie sangrantemente mordaz y rabiosamente divertida, con diálogos incendiarios, personajes redondos y temas tan pegados a la actualidad que queman.

  • Pedro J. García

    Por Pedro J. García

    Traductor e investigador de lo audiovisual. Me dejo la vista, la espalda y el corazón devorando cultura popular y escribiendo sobre ella.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo