Cultura Popular

La gran eclosión del petardeo electropop: 5 emblemas del mamarrachismo musical actual

Lo del mamarrachismo lo decimos como una virtud, obviamente:

· Música para pasárselo bien, desacomplejada y con letras y performances auténticas

· Eso es lo que hace toda esta gente que hemos recopilado unas líneas más abajo

Lo del mamarrachismo lo decimos como una virtud, obviamente:

· Música para pasárselo bien, desacomplejada y con letras y performances auténticas

· Eso es lo que hace toda esta gente que hemos recopilado unas líneas más abajo

Ya nos lo dijo Alberto Jiménez, de Miss Caffeina, en una entrevista reciente: “No hay música de primera y música de segunda: lo que hay es mucha gente tonta”. El cantante se confesó entonces fan de Superputa, aquella banda electroclash nacida en tiempos del Napster que cantaba versos como “No seas tacaño e invítame a una copa / No seas tacaño e invítame a una copa / Si lo haces, nene, yo me quitaré toda la ropa”. Classy. Poco se sabe ya de la banda coruñesa, pero Los Gandules, Engendro, Putilatex y otros tantos se consolidaron como referentes, cada uno en su estilo, de esa música -casi- sin pretensiones, absurda en ocasiones, irónica en otras, y tan consciente de su mamarrachismo.

Recopilamos un digno top 5 de grupos que son los vivos representantes del petardeo pop actual.

Avisamos: enganchan.

Ladilla Rusa

Ladilla Rusa es un grupo punki y también petardo. Lo que hacen es electropop costumbrista de extrarradio, pero no son músicos ni tampoco cantantes. Ellos son ARTISTAS. Eso dicen de sí mismos los periodistas Tania Lozano y Víctor F. Clares, componentes de esta banda que lo mismo se marca una rumba bakala, una canción italo-disco, un tema punk o una muñeira electrónica.

Gracias a la colaboración de 160 mecenas, Ladilla Rusa podrá grabar cosas que dan toda la risa en su primer disco de estudio, Estado del Malestar. Comenzarán a grabar en breves y esperan que esté listo para la temporada otoño/invierno de 2017. Mientras tanto, no dejéis de disfrutar de la pegadiza Bebo, que nada tiene que envidiar a los mejores éxitos de la Carrá, o esta joya llamada Macaulay Culkin.

Los Ganglios

“¿Pero qué coño acabo de ver?”. Eso es lo que se te puede pasar por la cabeza cuando veas por primera vez un vídeo de Los Ganglios. Luego te dará todo el subiduki y necesitarás ver otro, y después otro, y otro más… Sus temas son una idea de olla muy fuertecita, surrealismo posmoderno del bueno que llega desde Badajoz directamente a tu corazón. Su último álbum, Segunda escucha, lo financiaron mediante crowdfunding y superaron con creces el objetivo de 4.000 euros.

Sus canciones porc entran solas porque su ritmo y letras bien lo merecen, pero como lo que entra por los ojos entra mejor, sus videoclips las hacen todavía más grandes. La cumbia de Félix y Jacques o Calvario dan buena cuenta de ello. El primer single de su último disco fue Vivencias propias, donde reivindican el derecho a meter un buitre negro en una canción sin que les digan que se están copiando de Extremoduro. Lo de la apropiación cultural se nos va de las manos.

Las Bistecs

El dúo catalán formado por Carla Moreno y Alba Rihe le da al electro-disgusting. ¿A lo qué? Sí, a esa corriente artística, performántico-musical, que tiene un claro objetivo: molestar y no dejar indiferente a una sociedad saturada de información. Así lo definen ellas en esa web tan rebonica y neo-barata que tienen, y sus fans, los entrecots, parecen haber comprado el mensaje.

Chochocentristas y señoras bien, señoras fetén, sus estilismos se mueven entre el lurex y la lycra, y sus letras retratan “experiencias vividas en primera persona, realidades sociales que perduran y son dignas de una dictadura y surrealismo personal líquido”. También lo dictan así en su página web.

Ojete Calor

Si no te gusta el grupo formado por Carlos Areces y  Aníbal Gómez puede que seas algo tonto y gilipó. Y holocausto, guerra civil, peste negra y Feria de Abril. No, era broma. Lo mismo eres viejoven a secas. Sea como sea, a lo que crean lo han bautizado como subnopop: pop tonto para gente inteligente.

Entre sus greatest hits se encuentran hitazos como Qué bien tan mal, 0,60 o Vete a tu casa, una magistral versión de aquel Freed From Desire de Gala que han convertido en su particular canción del verano.

Las Chillers

Cerramos este top 5 con el antipostureo postmoderno de Las Chillers. Este grupo madrileño de punkbakalao se ha metido al público en el bolsillo con sus versiones electropunk de canciones míticas como Sueño contigo, de Camela, Amores de Barra, de Ella Baila Sola, o Sobreviviré, de Mónica Naranjo.

Pregonan el chenoismo ilustrado como corriente de vida, una filosofía que ya es mantra entre las chilliebers, y algunas de ellas están detrás de la Fiesta Furiosa o el Hija qué seca Fest. Este año parece ser el suyo y después de actuar en el Orgullo o en el Low Festival, entre otros, cerrarán etapa con un concierto en el Ocho y Medio el 27 de octubre acompañadas de L Kan. Para ir haciendo hambre, os dejamos con una superversión de ese clasicazo que es Como yo te amo, de La Más Grande. ¿Alguien da más?

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo