Cultura Popular

Blas Cantó: “A veces no es necesario definirse”

Es más de Christina que de Britney. Los viernes por la noche le tira más el sofá que la fiesta y, en caso de salir, puede que se marque un ghosting antes que despedirse de ti – ya sabes, que luego nos ponemos muy pesados-. Todo esto lo sabemos porque le hicimos elegir entre una cosa o la otra [puedes ver sus respuestas en el vídeo de aquí arriba]. Si no, siempre hay matices y todo es, como el título de su nuevo álbum, mucho más complicado. Dos años después de la separación de Auryn, Blas Cantó (Murcia, 1991) lanza este viernes 14 de septiembre su primer disco en solitario, Complicado.

Hablemos de Él no soy yo. ¿Cómo puede ser que esta canción no te entrara por el oído al principio?

La demo no me mató, me sentía raro porque vengo de cantar muchos años en inglés y en ese momento me tiraba para atrás cualquier cosa. Se me hacía muy larga porque era un minuto más larga que ahora y la canción ya dura cuatro minutos, tenía mucho estribillo instrumental… Al final las canciones van creciendo, pero sin duda siempre ha sido un temazo porque sin la base yo no podría haber trabajado en la canción.

Tu disco se llama Complicado, ¿en qué eres complicado tú?

En muchas cosas [risas], pero en menos de las que creo. Para mí ser complicado es ser diferente, ser distinto. A veces nos miramos al espejo y decimos “qué difícil está siendo esta semana, qué difícil está siendo ser yo en general”, pero es bonito que tú y yo nos diferenciemos del resto y que todos seamos diferentes. A veces queremos definirnos en una sola palabra y somos muchas otras. Esto viene por la primera canción en español que compusimos en casa Dangelo, Ricky Furiati y yo.

La canción dice: “Puedo ser como acero y a la vez como un cristal /Parecer entero y ser la mitad”. La primera vez que la cantaba me emocionaba en la casa porque estaba reflejando mucho como soy yo. “Frío como el hielo / Tanto que puede quemar / Puedo ser el principio o ser el final”. Estamos hechos de muchas cosas y es importante saberlo porque hay mucha gente que está descubriendo quién es y se frustra porque quiere definirse, pero a veces no es necesario definirse tanto, solo ser y ya está. ¿Qué eres? Pues yo soy complicado, como tú. Somos más de lo que a veces queremos hacer ver que somos.

En tu perfil de Twitter dices ‘Que vivan los 90’s’ y estamos totalmente de acuerdo. ¿Qué tiene esa época para que todos tengamos tantísima nostalgia?

Los 90 fueron una etapa en la que ya estaba todo hecho entre comillas. No me malinterpretes, queda mucho por hacer en 2018, pero después de todo lo que se luchó años atrás, de la revolución de los 80, en los 90 todo se normalizó, la gente era feliz. Yo recuerdo los 90 como una época muy feliz, a pesar de las circunstancias de cada familia, y la mía tuvo sus momentos. Además, a nivel musical fue una década maravillosa. Recuerdo a Sergio Dalma cantando con ese flequillo, ese pelo… Era como un renacer, porque realmente los 2000 nunca existieron, o quiero hacer ver que nunca existieron [risas].

¡Fueron horribles!

Exacto, pero los 90 fueron la transición perfecta del pasado al presente y al futuro. En la televisión había cosas increíbles, como los dibujos animados. ¿Te acuerdas de La pajarería de Transilvania, Las tres mellizas, Oliver y Benji…? Era magia. Así que claro, ¡que vivan los 90! Toda esa revolución anterior se vio reflejada en los 90 y, además, nací yo [risas].

Además, la de los 90 también fue la época dorada de las boybands y girlbands. Igual que Robbie Williams fue el primero en emprender su carrera en solitario tras Take That y Justin Timberlake hizo lo propio con los ‘NSYNC, tú has sido el primer Auryn en hacerlo. ¿Hay presión?

No mucha. Cada uno tendrá que hacer su camino, encontrarse a sí mismo, saber cuál es su estilo, de qué quiere hablar en sus canciones, si quiere componerlas o que se las compongan otros… Es un proceso lento y yo estoy contento con el mío. Soy feliz con lo que hago y espero que todos mis compañeros sean felices con lo que estén haciendo. Es mi mayor deseo para ellos, y me consta que de momento lo son.

¿Cuál es vuestra relación actual? ¿Seguís hablando habitualmente?

¡Sí, sí! Hablamos casi siempre por redes sociales, por WhastApp, nos enviamos audios, recordamos cosas de hace tiempo y nos lo pasamos muy bien. Hemos pasado muchísimos años juntos, siete u ocho, y es algo superguay porque tenemos muchísimas anécdotas juntos.

Los Backstreet Boys empezaron juntos en los 90 y ahí siguen. Cuando Auryn se separó no fue un adiós definitivo en un principio, más bien una pausa, ¿no? ¿Eso significa que podrías reuniros de nuevo alguna vez para algo?

Sí, a mí me haría mucha ilusión. Una vuelta siempre es bonita: para nosotros, para sentir lo que sentíamos, para el público… A mí me hace mucha ilusión porque dediqué gran parte de mi vida a Auryn. Que nos dieran la oportunidad de sentir eso de nuevo sería maravilloso para mí y para todos, la verdad. Por eso nunca quisimos decir que Auryn acababa porque realmente no sentíamos que acababa. No sentimos que Auryn ha acabado. Al principio es cierto que éramos más cortoplacistas. Pensábamos “bueno, Auryn en un par de años vuelve”, pero luego se hace más difícil. En octubre hará dos años que Auryn se separó y realmente es muy poco tiempo para que cada uno experimente y haga sus cosas.

Dices que el tuyo ha sido un proceso lento, de hecho el disco ha venido un largo tiempo después que los sencillos [el primero fue en marzo de 2017]. ¿Por qué tanto tiempo para sacar este álbum?

Todo cambia cuando vas creándolo. Empezamos cantando en inglés. Mira, siempre hablo en plural porque tengo el chip ese ahí y rara vez se me va. Pero bueno realmente es ‘empezamos’ porque forma parte de todo un equipo. Empecé cantando en inglés y conforme pasaba el tiempo me di cuenta de que me hacía muy feliz cantar en español y que se me entendiera a la primera.

Es difícil cantar en inglés en España. A nivel de estilo me venía muy bien el inglés porque era con lo que estaba cómodo y pasar al español fue difícil porque no sabía qué quería cantar. Obviamente, In your bed no funcionaba en mi cabeza en español. “Qué hace mi tía en tu cama”. ¡Es raro! El fraseo en inglés son todo monosílabos, y entonces descubrí en este proceso lento qué y quién era yo en español. Gracias a Complicado, a Él no soy yo, hemos marcado un camino por el que trabajar en español, en el que yo me sienta cómodo y en el que pueda comunicar.

¿Tú has compuesto la mayoría de canciones?

Sí, casi todas las canciones del álbum están compuestas por mí, evidentemente con más autores. Hemos compuesto en casa muchos canciones entre amigos, pero nunca fuimos más de tres o cuatro.

Los concursos no se te dan mal: los Premios Veo, Veo, Eurojunior, Tu cara me suena… Este último fue una lanzadera para que te conociera otro tipo de público.

Sí, lo que pasa es que ahí conocieron al personaje, porque soy un personaje [risas]. Un personajo. Lo complicado era enseñarme a mí haciendo de otra persona porque realmente nunca fui yo en ese programa, solo en la parte de las entrevistas. No conocieron qué cantaba o quién era, y ese salto a posteriori cuesta un poquito más. Todo lo que hice en el programa era imitando a otras personas, pero evidentemente me conoció mucha gente y me dio la oportunidad de que a raíz de eso se interesaran por quién soy y por mi música, aparte de aprender muchas cosas de todos los cantantes a los que imité. Me cansé mucho, pero descubrí mucho mi voz en el programa, la manera de trabajarla, de calentar, de hacer un registro, otro… Y eso se nota a la hora de cantar en el escenario.

Es importante mostrarse transparente. En todo esto hay mucha parte de show, pero los cantantes en el escenario contamos nuestras historias, y más si las componemos nosotros. Es una manera de ser un libro abierto. Si lo poco que me han conocido imitando a otros lo pueden terminar descubriéndome a mí a través de mis canciones, para mí es muy gratificante y me alegro de que me sigan la estela.

Otro concurso en el que siempre sale tu nombre es Eurovisión. ¿Por qué estamos tan empeñados en llevarte allí?

Supongo que porque me presenté a Eurojunior en su momento y en 2010 presenté el tema Hoy quisiera. Cuando no tienes proyecto o solo tienes un single, sin discográfica ni sello chiquitito que te avale, Eurovisión puede darte una oportunidad en las preselecciones: la gente envía su single, se mueve en redes sociales… Es muy difícil para un artista tener una plataforma para enseñar su música y Eurovisión las ha dado en todas estas preselecciones. A Auryn nos la dio a pesar de no haber ido al festival. En Eurovisión no hubiéramos hecho nada. ¡Imagínate! Estábamos muy verdes, no nos vestíamos muy allá y hubiera sido un riesgo muy grande para España. No hubiéramos quedado últimos, yo creo que no nos hubieran ni dejado entrar en la gala [risas].

Respecto a presentarte en un futuro, ya has dicho que si hay que hacer preselecciones y todo esto tú pasas.

¡Es que lo paso muy mal! Creo que ya no iré a ningún concurso más. No diré de esta agua no beberé, porque quién sabe, pero lo paso mal en los concursos.

El próximo año aún no se sabe si el candidato a Eurovisión volverá a salir de OT. Si no fuera así, ¿estarías abierto a ir tú?

Quién sabe. Lo que pasa es que es un proyecto demasiado grande que requiere mucha dedicación y ahora no creo que pueda dedicarle todo mi tiempo a una sola cosa: quiero hacer conciertos y cantar este álbum y no puedo focalizarme en Eurovisión. ¡Quién sabe! A lo mejor al mes que viene lees ‘Blas Cantó, nuevo representante de Eurovisión’, pero de momento no.

Hablando de OT, fuiste seguidor de la pasada edición. ¿Qué opinas de este tipo de formatos?

Me parece maravilloso tener la oportunidad de salir en televisión cantando. No sabes quién hay fuera viéndote. Puede estar cualquier productor interesado, cualquier autor con el que componer, cualquier cantante que quiera cantar contigo, los fans y toda la vorágine que se crea. Estar tanto tiempo en la pantalla te asegura que como mínimo a la gente les vas a sonar, pero es lo que único que te asegura, esto va más allá de salir en televisión porque sí. Luego evidentemente tienes que trabajar, no vale salir una temporada en televisión y ya, todo se agota. Hay que esforzarse y tener una propuesta auténtica que encaje contigo, y que le guste o no a la gente, eso ya… quién sabe. Pero es una oportunidad muy grande, ellos son maravillosos, tienen muchos sueños y hay gente con la cabeza muy bien amueblada ahí. Soy muy fan de muchos de ellos.

¿Por ejemplo?

Soy muy fan de Roi porque tiene una propuesta muy guay y a la vez es un showman, me fascina. Aitana, Amaia… ¡Todos! Soy amigo de algunos. Nerea también me parece una niña muy linda, tiene posibilidades en teatro musical, hay una puerta ahí maravillosa… Todos tienen su hueco y todos lo pueden conseguir.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

  • Laura Martín

    Por Laura Martín

    En sexto de primaria suspendí matemáticas por primera vez, ahora me paso el día entre bases de datos y números para convertirlos en historias y cosas bonitas. En mi tiempo libre lucho por erradicar la Comic Sans. Detrás de toda la parafernalia, al final solo soy periodista.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo