Creadores

Paula Dalli: “Me considero muy ‘chica Disney’, no voy a hacer ningún Miley Cyrus”

Hablamos mucho de su primera novela 'Caramelos de café'...

· ... Pero también de 'Eurojunior', trabajar en Disney,' Operación Triunfo', sueños, manías...

· "Las decepciones te hacen aprender que no todo es una sola oportunidad, que hay muchos trenes en la vida"

Hablamos mucho de su primera novela 'Caramelos de café'...

· ... Pero también de 'Eurojunior', trabajar en Disney,' Operación Triunfo', sueños, manías...

· "Las decepciones te hacen aprender que no todo es una sola oportunidad, que hay muchos trenes en la vida"

Si hubiera que definir a Paula Dalli (Alfaz del Pi, Alicante, 1993) en una sola palabra, esa sería alegría. No, más bien ilusión. O, quizá, superación. Pueden usarse tantas palabras como disciplinas es capaz de desarrollar: periodista, cantante, bailarina, presentadora… Con 7 años formó parte del musical ‘Annie’ en su gira por la Comunidad Valenciana. Luego llegó ‘Eurojunior’. Después, Disney. Ahora, con 24 años, publica su primera novela. Sumemos esto a la lista: escritora (novel). ¡Ah!, y también cocinera.

¿Te gustan los caramelos de café?

Sí jaja De hecho, me gustaron antes que el café en sí, porque antes no bebía café.

¿Quién es, en realidad, Paula Dalli?

Es una chica a la que le gustan demasiadas cosas y que no sabe abarcar una sola. Un culo inquieto, hace de todo y es entusiasta por todo.

¿Cómo definirías ‘Caramelos de café’?

La definiría como 'dulce'… pero tiene esa amargura del café, que se refleja en la trama con las cosas malas que le pasan a Valentina, la protagonista, y los retos que tiene que superar durante su aventura por Madrid.

Es tu primera novela. Habrás pasado por un proceso creativo lleno de altibajos…

Ha sido largo: año y medio, casi dos años de gestación. Es verdad que ha habido muchos parones porque profesionalmente tenía que compatibilizarlo con otros proyectos. Además, no quería que fuera una obligación o una imposición el tener que escribir. Siempre he intentado buscar el momento adecuado en el que me sintiera inspirada o en un sitio con un entorno tranquilo. Por eso ha sido más largo, pero muy bonito.

¿Por qué Madrid como escenario principal?

Madrid ha sido, en parte, la ciudad que me ha abierto las puertas, me ha acogido y me ha adoptado con todo el cariño del mundo. Además creo que, desgraciadamente, en Madrid y en ciudades grandes como Barcelona, por ejemplo, es donde hay más posibilidades de cumplir los sueños. Y quería también poner en una balanza la diferencia entre una ciudad pequeña, de costa, como puede ser Altea (Alicante), con una gran ciudad: cómo interpretamos los que venimos de otros sitios la grandeza de la ciudad, la locura, el tráfico, la gente…

En la novela, Valentina apoyaba el pie derecho en el mismo adoquín al salir de casa. ¿Tienes también alguna superstición?

Soy un poco supersticiosa… pero con la tontería. O sea, no me obsesiono. Si tengo que pasar por debajo de una escalera, paso; pero es verdad que tengo pequeñas manías. Por ejemplo, si se cae la sal, tirarla para atrás… pero tonterías, nada serio jaja

Comenzaste en la televisión con 'Eurojunior'. ¿Qué ha significado para ti el programa?

Me parece que era un programa, que desgraciadamente desapareció, que daba la oportunidad a muchos niños con el sueño de ser cantantes, de abrirles las puertas a este mundo o de enseñarlo. Ya no de darte la posibilidad de dedicarte a ello porque no tiene por qué ser así, pero a lo mejor de descubrir si verdaderamente te gusta o no te gusta. Se polemizó por el tema de que los padres obligaban a los niños a ir a estos programas… y no creo que sea así. Bueno, es posible que haya casos, no digo que no, pero me parece que también es cerrar la puerta a la posibilidad de que los niños… Estuve años deseando tener 16 años para presentarme a 'Operación Triunfo', cosa que luego… el camino me llevó por otro sitio. Pero es verdad que no hay posibilidades para niños para poder triunfar. Y no es pronto, creo que nunca es temprano para cumplir un sueño.

En 'Eurojunior' me llevé un chasco muy grande, no llegué a la final y, con 9 años, te decepcionas mucho, es el primer palo… pero creo que eso te curte de cara al futuro, te hace aprender que no todo es una sola oportunidad, que hay muchos trenes en la vida, que hay que cogerlos todos, que te dejen a mitad de camino no quiere decir que no vayas a poder seguir… y creo que 'Eurojunior', además de llevarme muchísimos amigos con los que sigo manteniendo el contacto, fue un aprendizaje para darme cuenta de que sí me gustaba esto, de que era lo mío.

'My camp rock' te abre las puertas de Disney.

Sí, ese era otro de mis sueños. Y me pasó lo mismo: me llevé un chasco, no gané, pero eso no significó nada porque ese concurso, como ha pasado muchas veces en OT, donde el ganador/a no tiene porqué llevarse todo, me abrió las puertas para hacer una serie, 'La gira', hacer reportajes como 'Aquí y ahora' y descubrir mi faceta de presentadora o de reportera, algo que no hubiese descubierto si no me hubiera dado Disney la posibilidad.

¿Te has autoexigido más por el hecho de trabajar en Disney?

No, creo que he ido al mismo ritmo al que me han ido surgiendo las oportunidades, no me he puesto presión de más, ni he ido más rápido de lo que podía caminar. En Disney me han tratado siempre fenomenal, les debo mucho. Ellos han sido los que me han abierto las puertas a que el público me conozca, a que esta novela surja, porque realmente al público al que va orientada esta novela es joven y es un poco el público que venía conmigo de Disney. Me considero muy 'chica Disney', no voy a hacer ningún Miley Cyrus jaja

Es un orgullo para mí poder ejemplificar que la filosofía o la imagen Disney es la de mi propia vida. No tengo ningún problema en reconocer que soy una chica de 24 años que no ha fumado un cigarro en su vida, que no ha probado un porro, que no bebe... Es un orgullo, creo que me desmarco un poco del prototipo de chica de 24 años jaja

Volviendo a la etapa ‘My camp rock’. Allí coincidiste con Roi, de OT 2017.

Sí, personalmente no coincidimos porque en semifinales nos llevaban por parejas de semifinalistas y no coincidí con él, que iba a tocando con su grupo, Frab Fly. Pero he oído comentarios en OT que ha hecho sobre el concurso. Les veía en las semifinales y para mí eran buenísimos, lo que no sabía yo es que Roi iba a acabar en OT, las vueltas que da la vida. Me parece admirable y él me parece un crack, un tío genial.

¿Has seguido el programa?

Lo he seguido. Conocí a Alfred, y el programa me ha parecido una revolución y el ejemplo de que los formatos nacen, se reproducen, mueren… y pueden revivir.

¿Te animarías a participar en programas tipo ‘Operación Triunfo’?

Personalmente me haría mucha ilusión, sobre todo por el aprendizaje. Porque en la 'academia' hay una formación constante y me parece increíble recibir esa formación gratuitamente. Es genial. Pero es cierto que ahí me daría miedo encasillarme en 'la de los concursos'. Vengo de 'Eurojunior', 'My camp rock'… si ahora me presentara a 'Operación Triunfo' creo que quedaría un poco… Creo que he dado pasos no hacia adelante, ni mucho menos, pero sí que en otra dirección. Presentarme a 'OT' sería un poco distorsionar esta imagen Disney que tengo, confundir un poco a la gente. El camino que he tomado lo tengo bastante encauzado, me gusta mucho. Ojalá hubiera una 'academia' así en la vida real y no fuera un concurso de televisión.

En una entrevista leí que estás en contra de juzgar a un artista por su voz, como puede ocurrir en ‘La voz’.

Es que es eso, creo que un artista es completo. 'OT', en ese sentido, me parece un concurso mucho más justo, se valora a lo largo de las semanas, hay una formación muy intensa de muchas disciplinas: baile, canto, interpretación… Sin embargo, en ‘La voz’ se me queda más cojo el hecho de que a la primera te puedan echar solamente por como suene tu voz. Hay artistas con voces muy peculiares que son la leche y que, a lo mejor, en 'La voz' no llegarían ni a una primera fase porque simplemente su voz, sin verles, no resulta atractiva.

¿Qué opinas de la palabra ‘influencer’?

Creo que se ha devaluado, se ha abierto a mil significados, negativos y positivos. Creo que los 'influencers' deberían tener muy claro cuál es su objetivo y qué imagen quieren dar, ya se ha llevado al extremo de decir 'bueno, con tal de que me den cosas gratis o con tal de que me salgan campañas me da igual qué tipo de producto anunciar…' y creo que, en ese sentido, se ha distorsionado.

De hecho, muchos siguen sin ver que sea una profesión.

Desde un tercer ojo lo ven como algo 'de ocio', no como un trabajo. Y requiere muchas horas de dedicación, hay gente que sí se lo toma en serio… Es verdad que hay 'influencers' que no lo son, que aceptan cualquier tipo de campaña, que les da igual su imagen… Y creo que alguien que dedica 'full time' a cuidar su imagen, a estudiar qué productos le interesa promocionar, a interesarse por las marcas, a ver su filosofía… creo que eso sí es algo que debería valorar la gente desde fuera. Y luego todas las horas que se echan en hacer fotos, que no es una tontería, en ver qué fotos se pueden subir, cómo encauzar el contenido para que no se note que es una publicidad demasiado evidente… Que a lo mejor una marca sí te gusta y quieres promocionarla. O un restaurante del que de verdad te gusta la comida y te gustaría que la gente fuera… eso no se entiende, creo que muchas veces prejuzgamos, pero es verdad que dentro de la profesión hay mucha gente que no se dedica realmente a lo que se tiene que dedicar.

¿Qué te ha aportado trabajar junto a Blue Jeans?

Siempre me ha brindado oportunidades. Desde su primer libro, 'Canciones para Paula'. Tenía relacionada una canción que no cantaba yo, pero de la que subí un vídeo a YouTube haciendo una 'cover'… y Paco me dio la posibilidad de ir a las presentaciones de sus libros cantando esa canción. Desde entonces nuestra relación ha sido muy bonita, me ha dado la posibilidad de conocer a su público y ahora él está compartiendo conmigo esta experiencia y avalando, por así decirlo, mi novela. Es un orgullo que alguien como Blue Jeans confíe en mí y crea que la novela es buena.

Resulta paradójico pensar en que hay como una generalización de decir qué los jóvenes no leen, pero luego hay como una nueva generación literaria que hace colas en las firmas de libros, que tuitean las obras, las reseñan, booktubers…

Total. Creo que tenemos un concepto erróneo de la generación ‘millennial’, ‘xennial’ o como la quieran llamar. Es verdad que hay un estereotipo de joven que es el que no hace nada, ‘nini’, término que se puso muy de moda hace unos años, pero este ejemplo de los ‘booktubers’… Es una generación de jóvenes muy cultos, que se interesan, que tienen una curiosidad bestial y que demuestran que la cultura no está muerta, que el libro en papel no está muerto, que la prensa escrita no está muerta y que creo que, de aquí a unos años, serán los futuros adultos y los que realmente demuestren que todo esto tiene un futuro y que puede haber oportunidad para nuevos escritores. Esta es la motivación que tiene que tener la gente que tenga el sueño de escribir un libro, jóvenes que acaben o que se quieran meter en Periodismo y que digan “buah, esta profesión está muerta”. No está muerta para nada y creo que el claro ejemplo son los jóvenes que leen libros y que convierten a gente como Blue Jeans en un ejemplo total de éxito en la literatura juvenil.

¿‘Caramelos de café’ tendrá continuación?

Ojalá, lo he dejado abierto a una posible segunda o, quién sabe, tercera parte. La respuesta del público es fundamental y creo que la que estoy recibiendo es súper positiva. Ojalá pueda surgir la oportunidad, la experiencia de escribir una novela ha sido increíble.

¿Y te atreverías con un estilo distinto en el futuro, tal vez un poemario, ahora que hay un fenómeno a su alrededor?

Uff, me parece un reto muy difícil. Es verdad que compongo canciones, que al fin y al cabo es algo similar, pero creo que me estaría metiendo en un terreno que no controlo para nada, no me metería sin haberme formado antes o haber estudiado muy bien la poesía. Novela no lo descarto, me gustaría mucho, incluso también algo de… autoayuda no, ayuda en plan para estos niños… lo que hablábamos, que pierden la motivación por las cosas o por las profesiones y, en ese sentido, creo que mi experiencia personal podría ayudarles.

  • Cristian Buades

    Por Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo