Creadores

Bullying, homofobia, machismo… ‘Escenas de caza’ y lo miserables que somos como sociedad

Escenas-de-caza-alberto-velasco

'Escenas de caza' estará en el Teatro Kamikaze de Madrid hasta el 18 de febrero:

· Dirigida por Alberto Velasco, muestra cómo a veces se persigue al diferente y se premia lo mediocre

'Escenas de caza' estará en el Teatro Kamikaze de Madrid hasta el 18 de febrero:

· Dirigida por Alberto Velasco, muestra cómo a veces se persigue al diferente y se premia lo mediocre

Escenas de caza entra por la risa y sale por el dolor. En la última obra dirigida por Alberto Velasco (Valladolid, 1982), que se estrenó el pasado 7 de febrero en el teatro Kamikaze, alguien regresa a su pueblo después de varios años fuera. En plenas fiestas, un rumor desata las habladurías sobre este personaje y se convierte en el centro de la diana, de los golpes y de la persecución, haciendo de la obra una cacería contra el diferente que consigue que el espectador somatice el asco que damos como sociedad hasta retorcérsele el estómago. “A mí me pasa lo mismo, y eso que soy el director y llevo haciendo un laboratorio de investigación un año y medio”, nos cuenta Velasco por teléfono.

Si el hombre es un lobo para el hombre, como mencionaba Hobbes, o sobre si son los lobos los malos del cuento, que cada espectador saque sus propias conclusiones. “Yo no creo que unos seamos lobos y otros corderos, sino que todos somos corderos en un momento dado, todos ejercemos nuestro poder de supervivencia escondiéndonos en la masa y todos alguna vez hemos sido señalados a su vez por esa misma masa”, indica.

No hace falta que esa masa sea la sociedad entera, puede ser un simple reflejo de ella: tu bloque de vecinos, tu familia o un círculo mucho más cerrado, como la pareja. Y el criterio para ser el blanco de risas y críticas, amargamente aleatorio: ser gordo, delgado, tener un lunar en la cara, ser homosexual, ser mujer y nacer en el cuerpo de un hombre, ser musulmán en una sociedad cristiana o CUALQUIER otro motivo puede convertirnos en carne de cañón casi por puro azar.

En Escenas de caza hay bullying, hay homofobia, hay machismo… Hay mucho de todo lo malo que tenemos como sociedad. ¿Podemos rascar algo bueno para que todo esto no nos haga aceptar que, sencillamente, somos una mierda? “Para mí el mensaje son las ganas de abrazar lo diferente, y que cuando notes que hay una situación de estas características a tu alrededor hagas algo para cambiarla. A veces un abrazo, una sonrisa, una mirada, un ‘estás bien’, un ‘necesitas algo’ te cambia el mundo, y en realidad son gestos muy pequeños”, esgrime Velasco.

Con la dramaturgia de María Velasco, el director, que además es actor y bailarín (actualmente hace doblete en teatro como parte del elenco de Billy Elliot) tira de drama, humor, danza y poesía visual para trasladarnos a ese escenario que podría ser cualquier lugar de la España actual y ponernos en la piel de acosados y acosadores, de mediocres y diferentes. Una piel que a veces aparece desnuda en cuerpos no normativos, como el tuyo y el mío, a los que estamos tan poco acostumbrados a ver sobre las tablas que incluso impactan. “Soy un acérrimo defensor del cuerpo desnudo, tal y como sea”, defiende Velasco. “Los cuerpos que nos venden no existen, están todos pasados por Photoshop. Lo que me gustan son los cuerpos que han vivido, que tengan estrías, arrugas. Cada cuerpo tiene una historia”, sostiene.

En un mundo en el que parece que los cuerpos “reales” se nos hacen bola, Velasco reivindica lo bello que hay en todos ellos. “Yo encuentro belleza en todos los cuerpos. Quizá he sido capaz de desarrollar esta empatía con la belleza de lo no normativo, porque es algo que se entrena. Igual que te entrenas en el arte yendo a museos, si ves muchos tipos de cuerpo al final encuentras belleza en todos. Y es un gusto enorme”, afirma.

Escenas de caza está construida a partir de la película Escenas de caza en la Baja Baviera, de Peter Fleischmann (1969), y es el segundo proyecto de Malditos Compañía tras Danzad malditos, con la que obtuvo el Premio Max al Mejor espectáculo revelación. Estará en el Teatro Kamizake hasta el 18 de febrero y después, a partir del segundo semestre, estará de gira por el resto de la geografía española. Como encontrar la belleza en lo no normativo, también será un gusto enorme verla girar.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo