Creadores

BTA: “He vomitado en muchos eventos. Si consigo salir al escenario sin ansiedad ya es una victoria”

Foto: Gianfranco Tripodo

Hablamos con el rapero BTA:

· "Me ayuda más estar mentalmente con templanza y saber qué estoy haciendo que entrenar el rapeo"

· "Ahora estoy viviendo del rap y del 'freestyle'; si no hiciera esto se podría decir que soy un 'nini'"

Hablamos con el rapero BTA:

· "Me ayuda más estar mentalmente con templanza y saber qué estoy haciendo que entrenar el rapeo"

· "Ahora estoy viviendo del rap y del 'freestyle'; si no hiciera esto se podría decir que soy un 'nini'"

BTA lleva consigo un colgante de Kid Boo, villano de Dragon Ball Z. Similitudes y diferencias: Kid Boo tiene una mente repleta de pensamientos espontáneos, a veces irracionales. BTA también. Kid Boo apenas articula palabras en el anime, solo gruñe. BTA habla en las batallas de gallos, grita, gruñe a sus rivales con artículos, verbos y preposiciones. La personalidad de Kid Boo es infantil, se divierte destruyendo personas y planetas. BTA se divierte rapeando, con amigos, destruyendo prejuicios con palabras. Uno es rosa, el otro es pelirrojo. Uno se reencarna en un terrícola llamado Oob, el otro se llama Alfonso, es de Málaga, tiene 22 años y dicen que rapeando parece de otro planeta.

Tu cumpleaños coincidió con la final Nacional.

Sí, fue un gran día. Ganara o perdiera no iba a permitirme estar triste. Que 15.000 personas te canten el Cumpleaños feliz no es algo que pase todos los días, no me lo esperaba y me hizo darme cuenta de que tengo que valorar mucho el cariño de la gente.

¿Qué recuerdos tienes de tus primeras batallas contra otros ‘freestylers’?

Mis primeras batallas eran con amigos, en una plaza, diciéndonos rimas que se nos iban ocurriendo cada ‘x’ tiempo. Me daban palizas bastante interesantes jaja, pero creo que es normal, empiezas y te apalizan. En el circuito profesional, la primera vez que pisé un escenario fue en Red Bull, en Alicante. Me llevé una gran experiencia y, a partir de ahí, para arriba. En mis primeras batallas notaba la falta de experiencia; ahora la tengo, pero al revés de lo que se suele pensar, los nervios han aumentado. Quizá porque se espera más de mí. Me ponía nervioso, también porque lo soy, aunque recuerdo esas primeras veces como algo bonito, una época de aprendizaje.

Precisamente cuando se escribe sobre ti se destaca que eres de los ‘gallos’ más completos, que has progresado mucho, que has hecho un salto de calidad increíble… ¿Sientes eso como una presión añadida?

Sí y no. Todos los años, cuando te ponen de favorito… siempre tienes presión. Pero, por otro lado, está bien que la gente te apoye y te tenga en cuenta, valoro que digan que he mejorado en ‘x’ años, eso me llena. Volviendo al tema de la presión, yo mismo me autopresiono, aunque este año, no sé cómo, estoy más tranquilo, así que voy a intentar seguir así.

¿Sobran batallas y faltan ‘shows’ de ‘freestyle’?

Sí. Me encanta el ‘freestyle’, más que las batallas. Quizá por lo que he hecho siempre y también lo que me divierte. Cuando quedo con mis amigos hago ‘freestyle’, no batallas. Si se diera más visibilidad a los ‘shows’ de ‘free’ podrían verse más facetas de ciertos raperos y disfrutar de cosas que no se dan en las batallas. La gente se sorprendería. Por ejemplo, mis amigos Zasko y Khan, con los que he hecho un grupo llamado BKZ… he hecho ‘freestyle’ con ellos y son de los mejores. En batallas son buenos, pero en ‘free’ son mejores.

Viendo lo sobreexplotadas que están últimamente las batallas daría más importancia a los shows de ‘free’, lo expandiría mucho más. Además, un ‘free’ lo puedes meter en diversos campos. Coges una boda, metes un ‘freestyle’ y a la gente le va a gustar. Lo he hecho. El rap y el ‘freestyle’ los veo unidos y separados: el rap le va a gustar a los raperos, pero el ‘freestyle’ le puede gustar a gente que no entienda de rap. He improvisado en sitios donde la gente no tenía ni idea, y que vean que estás improvisando con estímulos al momento que ellos te dan… les encanta.

¿Crees que, en el ‘freestyle’, es más importante estar cómodo mentalmente que entrenar horas y horas?

No creo que sea más importante ni una cosa ni otra, va según la persona. Unas son más metódicas y entrenan más, otras necesitan estar más tranquilas, bajarse al parque con sus amigos y rapear a su bola… y luego hay personas como yo, que en cuanto a ‘free’ libre, noto que si entreno tres horas seguidas voy bajando el nivel poco a poco, pero si me echo un ‘freestyle’ o dos al día me salen impecables. O, a lo mejor, me echo cuatro y paro.

Mis entrenamientos duran poco en ese sentido. Mentalmente sí me pego horas y horas viendo vídeos… Por ejemplo, en la semana de la final Nacional, estuve mentalizándome, enfocándome en las posibles situaciones de peligro en las que me podía encontrar en las batallas… en mi caso es mucho más importante eso. He vomitado en muchos eventos, si consigo salir sin vomitar y sin ansiedad… para mí eso ya va a ser una victoria. Me ayuda más estar mentalmente con templanza y saber qué estoy haciendo que entrenar el rapeo, porque el rapeo, al final, cuando estoy solo me veo bastante bien, luego veo batallas y sí veo muchos fallos: que me falta coherencia en algún momento, que repito palabras… y eso en ‘freestyle’, cuando estoy tranquilo, no me pasa.

Foto: Gianfranco Tripodo

¿Qué crees que te ha aportado batallar en parques?

Me he criado rapeando en la calle. Como casi todos, supongo. La calle es muy distinta a un escenario, se juega distinto. En la calle eres uno, estás rapeando, rodeado de gente que está a tu lado, y te empuja uno en plan “venga, dale” o te choca la mano un colega o alguien te da agua… y en cuanto sales del corro entra otro. Es más “real y underground”, eres uno más; en un escenario, en cambio, es más concepto de show. Hay una barrera que el público no traspasa, es como un “status superior”, te ven como una especie de gladiador al que ellos no pueden acceder. En la calle es más de tú a tú, puedes ver a tu colega reírse a tu lado.

Competiste en Judo cuando eras pequeño. ¿Qué lección aprendiste y aplicas al ‘freestyle’?

Las artes marciales siempre me han encantado. Te voy a relacionar una cosa con una pregunta anterior: una de las cosas que me propuse para estar bien mentalmente fue hacer deporte. He vuelto a hacer Muay thai y Jiu Jitsu brasileño. Por suerte, mi profesor de Judo da clase en el ‘dojo’ donde estoy ahora, y cuando puedo voy con él. Un saludo para Manolo si lee esto, es un máquina.

Las artes marciales, sobre todo, me han enseñado el respeto al rival. El que haya competido en algún arte marcial de estilo tradicional lo sabe. Al competir, saludas antes de entrar al tatami, cuando estás dentro saludas a tu adversario… suelo tener bastante respeto con los rivales dentro y fuera del escenario y creo que me viene de ahí. También me ha ayudado a no creerme mejor que nadie y también a enfocar que nadie es peor que yo, que todo el mundo partimos del mismo ‘status’.

Eres seguidor de la UFC. ¿Qué opinas del polémico combate McGregor – Khabib?

Sí, soy muy fan de las artes marciales mixtas (MMA). Mi apuesta antes de ver el combate era que iba a ganar Khabib, un 60% a 40%, no esperaba que luego fuera tan claro. Khabib es muy buen ‘glapper’, domina muy bien los agarres y en cuanto McGregor fuera al suelo lo iba a tener dominado. Pero es que incluso le ganó en pies, le hizo varios ‘takedowns’ (derribos), un ‘knockdown’ (noquear al rival), tuvo más % de golpes eficientes… Deportivamente, dentro del ring, le barrió y le ganó justamente, pero lo que pasó después… me parece un despropósito por parte de los dos. Aquí defiendo más a Khabib que a McGregor. Khabib saltó y fue a enzarzarse con el equipo de McGregor porque, justo al acabar el combate, le dijeron “rata musulmana”. Es como en las batallas, hay líneas rojas que no puedes pasar. Y McGregor y su entorno la pasó al meterse con sus creencias. Antes había pasado lo del autobús… ¿esa historia la sabes?

No.

McGregor y su equipo cogió y atacó hace unos meses un autobús en el que iba Khabib Nurmagomedov. Lanzaron objetos a los parabrisas… hubo heridos y no se le sancionó.

Está mal lo que hizo Khabib, se le fue la cabeza, pero entiendo lo que hizo porque McGregor se pasó. Y, en el fondo, McGregor es un ‘showman’, se le van las formas. Sancionaría a los dos, pero no le quitaría el título a Khabib. Lo ganó limpiamente.

Combate favorito de Dragon Ball Z y por qué.

Icónicamente, Goku vs. Freezer. Es la pelea más larga, creo, de todos los animes. Son tres minutos para que explote el planeta Namek y, a lo mejor, eso lleva diez capítulos. Esa en cuanto a momento y ‘epicidad’. Es cuando aparece el Super Saiyan por primera vez… y parece que ahí acababa todo. De hecho, Akira Toriyama tenía pensado acabar ahí la serie, pero al final la alargó. Freezer me parece el mejor villano porque es malo de verdad. Cell es un ser artificial que quiere ser perfecto. Majin Boo es un monstruo, es malo inconscientemente. No quiere serlo, pero su naturaleza es ser malo. Y Freezer es malo porque lo es de verdad. Es como Hitler. De hecho, se compara mucho la saga de Freezer con lo que hicieron los nazis con los judíos, en el caso de Freezer exterminando al planeta Vegeta y a los Saiyan.

La saga Dragon Ball Z me parece increíble. Cómo Freezer, un tío con tanta soberbia, acaba en el suelo pidiendo a Goku energía… es demasiado, tiene mucha profundidad. Y que Goku le dé energía y Freezer quiera utilizarla para intentar matarlo… Me parece de una maldad increíble. Por historia me quedo con esa, pero como animación, lucha y cuestión de honor de guerreros te diría Goku contra Jiren, de Dragon Ball Super. La parte del ‘Ultra Instinto’ me parece lo mejor que se ha hecho en Dragon Ball. Soy un friki jajaja.

Tienes 22 años, ¿qué te da miedo?

Además de defraudar a mis padres, no tener un futuro seguro. Ahora estoy viviendo del rap y del ‘freestyle’; si no hiciera esto se podría decir que soy un “nini”. Ahora tengo un sueldo; de hecho, actualmente cobro hasta más que mis padres, pero hay algo en lo  que pienso muchas veces: si dejara de rapear no tendría trabajo. Estoy luchando por lo que me gusta y quiero seguir viviendo de esto todo lo que pueda. Tengo planes de futuro: cuando deje de rapear intentaría ser o ‘manager’ o estar dentro del mundillo, pero mi miedo es ese, que pase el tiempo, dejar de rapear, que la gente deje de seguirme y no tener un futuro seguro.

De mayor lo que quiero es estabilidad, estar con mi novia, tener mis hijos, estar guay, y eso con un trabajo fijo lo tienes. La presión que tenemos muchas veces es por eso… a veces tengo miedo de perder batallas por eso, pero bueno, por ahora va bien la cosa, no me puedo quejar, estoy viviendo un sueño. De hecho, no puedo trabajar de otra cosa porque no me da tiempo, por eso te he dicho lo de “nini” entre comillas. Ahora no estoy estudiando ni trabajando porque estoy dedicado plenamente a esto. Si, por ejemplo, voy a la universidad y tengo exámenes y me coinciden con un viaje en Argentina, ¿qué hago? ¿Rechazo 3.000 euros por hacer un examen? Es complicado.

Y se podría llegar a llevar, pero incluso gente como Chuty o Arkano, que el ‘boom’ les pilló acabando sus carreras, creo que ahora no podrían sacárselas por eventos y tal. Intenté estudiar algo mientras rapeaba, pero al segundo mes ya tenía eventos que me coincidían con fechas de examen y tenía que rechazarlos. Llegué a pensar “vale, ¿qué me importa más? ¿Qué valoro más?” Y decidí apostar todo a lo que me gusta. ¿Qué pasa? Que esto tiene su contra: no sé cómo va a ir en el futuro. Y es el mayor miedo que tengo en la vida. A veces pienso “tío, a lo mejor con 40 años soy un vagabundo”, pero bueno, actualmente va bien la cosa, así que intentaré luchar para que siga así.

Foto: Gianfranco Tripodo

  • Cristian Buades

    Por Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo