Creadores

Blon: “Me da igual tener un trofeo en mi estantería, tengo el reconocimiento cada día”

Foto: Gianfranco Tripodo

Hablamos con Blon de reyes sin corona, de renacer, sonreír y el miedo al futuro:

· "La sonrisa te puede calmar de todos los males que tengas"

· "Hay gente que ve batallas y no tiene ni idea de rap"

Hablamos con Blon de reyes sin corona, de renacer, sonreír y el miedo al futuro:

· "La sonrisa te puede calmar de todos los males que tengas"

· "Hay gente que ve batallas y no tiene ni idea de rap"

Tú me elevas. El lema sirve para una campaña de abonos del Real Murcia y para definir la montaña rusa en las batallas de Blon. En ambos casos, el apoyo del público sí da alas. Luego hay luces, sombras y destellos por el camino, algo que Pablo, su nombre real, lleva anotando en folios y libretas desde su infancia. Dr. Jekyll en la vida, Mr. Hyde en el escenario, como le gusta definirse. El freestyle es solo una varilla de su abanico artístico: hay mucha música y poesía en Blon. También algunos miedos, que intenta acallar con papel y boli. Esos son los destellos en la vida de Pablo; las luces pertenecen a la amistad, la familia y al amor. Las sombras… las que se hacen en los grafitis para mejorarlos.

¿Qué corona hace falta para ser rey?

Es una buena pregunta. Un trofeo no deja de ser eso, un trofeo. Para mucha gente, seguramente, yo sea el ganador por todo lo que les he transmitido, por los valores y por mi lucha, incansable digamos. Al final un trofeo no deja de ser algo material que sí, que te acredita como ganador oficial, pero igual puedes ser el ganador sin tener eso, tanto yo como cualquier otro participante. Hace ilusión tenerlo porque hay mucha gente, obviamente, que se fija mucho en eso; y no solo por eso, sino porque sería como un colofón a la constancia y al esfuerzo. A mí ya me da igual tener un trofeo en mi estantería o no, es un reconocimiento, aunque tengo el reconocimiento cada día. Está claro que alguien puede ser rey sin tener corona.

22 de agosto de 2007.

Es la fecha de la primera canción que escribí en mi vida. Se me han puesto los pelos de punta solo con escucharla jaja Fue el inicio de algo grande, de algo que nunca imaginé que pudiese estar viviendo y que, a día de hoy, once años después, sigo viviendo y cada vez va a más. Recuerdo como si fuera ayer cuando un amigo se trajo un micrófono, unos altavoces y una mesa de mezclas a mi casa y me dijo “escríbete aquí algo”. Lo escribí y lo grabé, recuerdo la letra y todo. No lo olvidaré nunca, igual que nunca imaginé que ese sería el principio de lo que es Blon a día de hoy, de todo lo que he ido consiguiendo y de todo lo que me queda por hacer.

¿Crees que las batallas están derivando más hacía la ‘sangre’ que a demostrar improvisación e ingenio?

Bueno, las batallas no dejan de ser un espectáculo. El público cada vez se desmarca más del rap, hay gente que ve batallas y no tiene ni idea de rap. Es como ir a ver un monólogo o un espectáculo. La gente va a las batallas y quiere eso, ‘sangre’, que haya esa picardía, ese veneno en la lengua, pero creo que la gente que es más purista sigue valorando aspectos como el flow, la métrica, el ingenio… y tú, si ves que la sangre o el punchline es lo que ahora mismo más se valora, tienes que saber llevar, digamos, lo que se te dé mejor o el concepto que tengas mejor explotado, a ese terreno.

Si tienes mucho flow puedes meter punchlines a través de tu flow, como por ejemplo hace Mc Men, que lo hace muy bien; o si, por ejemplo, tienes ingenio también puedes utilizarlo para atacar de una forma directa, como hace Skone, que es para mí el prototipo de ‘gallo’ ideal por la forma que tiene de plantear las batallas. Si él tiene su día, es el espejo en el que me miro. Es muy perspicaz y el tío sabe cómo dominar cada fase del juego. Así que sí, la sangre, per se, se valora mucho, pero tú tienes que saber cómo hacer que esa sangre corra.

¿Cómo se sale adelante en esos momentos de ‘rayada’ tras luchar y no lograr el objetivo que te habías propuesto?

Es complicado. Lo he pasado muy mal en algunas ediciones, como la de Valencia en 2016, porque ahí tenía bastante claro que iba a ganar y, si no a ganar, a quedar muy bien. Fue un mazazo muy grande, pero bueno, al final tienes que reponerte. Tuve la suerte de que poco después tuve la exhibición contra Dtoke. Fue como mi renacer. Me hizo quitar todos mis miedos y pensar que aún seguía sabiendo improvisar, que ese es el miedo que nos da: salir, hacerlo mal y pensar “se me ha olvidado”.

A día de hoy tenemos más competiciones, exhibiciones, otros proyectos, canciones nuevas, un nuevo libro que estoy preparando… Si por ejemplo en la final nacional 2018 pierdo o no doy un buen papel sé que después tengo muchas más cosas, y eso también ayuda a llegar más relajado. Antes solo estaba Red Bull: ganabas, te coronabas y vivías todo el año de lo que acababas de hacer; ahora tenemos muchas más cosas y, por tanto, puedes ir con menos presión porque sabes que, pase lo que pase, en dos semanas vas a volver a estar en el circuito.

Foto: Gianfranco Tripodo

¿Crees que las redes sociales, por ejemplo en lo relativo al hate o las críticas, distorsionan el foco de lo importante en el freestyle?

Eso existe y existirá en cualquier ámbito donde haya un mínimo de popularidad. Y en el mundo de las batallas, que sobre todo goza de una gran repercusión en el ámbito adolescente, que son las personas que más manejan las redes sociales… al final es un cóctel que tiene que explotar por algún sitio. ¿El problema? Que detrás de una pantalla la gente es anónima, que nadie va con su DNI o su nombre real y puedes poner cualquier cosa. Sabemos que existe gente que es una ‘mosca cojonera’ y, al final, te vas a encontrar de todo.

Tienes que saber aceptarlo. Igual que cada día muchos te van a apoyar, también hay otros que te van a ‘hatear’ y se va a crear un fanatismo, peleas entre ellos… Tienes que ser consciente de ello e intentar dar ejemplo a los chavales, intentar reconducir a cada uno por el buen camino y saber transmitir unos valores y unas ideas que sean positivas y no destructoras.

¿Qué te hace sonreír?

Los momentos de estar con mis amigos, mi familia, mi novia… Un sábado, un domingo cualquiera comiendo, haciendo bromas, porque además mi familia y yo somos muy de la broma, tenemos un humor bastante negro y nos reímos mucho. Solamente el hecho de estar con ellos o de ver a mis amigos después de un tiempo, quedar para hacer una barbacoa o para salir a tomar algo, me hace sonreír. Me hacen sonreír muchísimas cosas en realidad. Estar tranquilo en el sofá viendo una película con mi novia sin pensar en nada más. O ir a pasear, o ir de viaje… mil cosas.

Creo que hay que sonreír mucho en esta vida. Pienso que la sonrisa te puede calmar de todos los males que tengas y, si tú mismo te metes en una burbuja y en una cueva muy profunda de la que cuesta salir, como me ha pasado a mí, que he tenido momentos muy chungos, tú mismo tienes que salir de ahí. Tienes que ser consciente de que, aunque la vida te dé muchos palos, siempre hay motivos por los que sonreír. Siempre hay una luz al final del túnel.

¿Se reconoce poco el papel del DJ en las batallas?

El DJ es una parte importante, un pilar fundamental, y cada vez pienso que está gozando de más prestigio. Verse ha llegado a un nivel de repercusión alto, pero es cierto que se debería reconocer más su papel. En cualquier batalla histórica, por detrás, hay alguien que, con sus manos, está poniendo la banda sonora de ese momento.

Tienes 27 años, ¿qué te da miedo?

Para ser sincero, me da miedo no encontrar mi camino, el desviarme del camino que estoy tomando ahora… Sobre todo, el mayor miedo que tengo es el futuro, el no saber cómo enfocar mi futuro. Ahora mismo me está yendo la cosa bien, pero no sé hasta cuándo. ¿Dónde voy a estar de aquí a cinco años? ¿Voy a poder vivir de esto? ¿Voy a tener dinero? ¿Voy a poder tener una casa? Todo eso me da miedo.

También me da miedo la muerte, desde pequeño además y, obviamente, el perder a mis seres queridos, a mis amigos… Al final, lo que cualquier persona teme en esta vida, cosas que nos planteamos todos.

Foto: Gianfranco Tripodo

  • Cristian Buades

    Por Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo