Conocer

¿Qué son esos pinchazos que sientes en el costado cuando estás corriendo?

Hablemos del flato:

· Existen varios motivos... y varias teorías, ya que ni lo expertos han logrado establecer una causa única

Hablemos del flato:

· Existen varios motivos... y varias teorías, ya que ni lo expertos han logrado establecer una causa única

Jugando al fútbol, al baloncesto, corriendo… De repente, aparece un dolor en el costado del abdomen, unos pinchazos muy molestos que, incluso, nos obliga a detenernos, teniendo que esperar unos minutos para que se pase. Es lo que se conoce como flato, y existen varios motivos que lo provocan.

Varios motivos… y varias teorías, ya que ni lo expertos han logrado establecer una causa única. Hace tiempo, se creía que se producía por los gases que tenemos en el interior de los intestinos, algo que los estudios más recientes se han encargado de desmitificar. La teoría más aceptada es que, al correr, el músculo diafragma, el encargado de nuestros movimientos respiratorios y que separa el tórax y el abdomen, sufre algunas distensiones debido a los movimientos y el peso de las vísceras abdominales.

Al expulsar el aire, el diafragma se expande, lo que unido a ese movimiento puede hacer que se tense demasiado y aparezcan esos pinchazos. Además, en momentos de actividad el diafragma se fatiga más al no recibir un flujo sanguíneo bien oxigenado (isquemia), ya que este se distribuye en otros músculos.

¿Qué hacer?

Ante la mínima aparición del dolor es importante disminuir la intensidad del ejercicio. Una solución temporal, que no permanente, sería sin pararse del todo, apretarse en el costado del abdomen dolorido y controlar la respiración.

Esto último es importante para prevenir el flato, por ejemplo, durante una carrera: mantener un ritmo estable y una respiración acompasada. Otro consejo es no tomar bebidas carbonatadas en los minutos previos y, si se va a realizar una actividad deportiva de forma frecuente, fortalecer la zona abdominal.

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo