Conocer

¿Hacer las cosas al momento o procrastinar? Por qué tu cerebro puede elegir lo segundo

Dejar para mañana lo que se puede hacer hoy, ¿te suena?

· Un estudio revela que la decisión de hacer algo de inmediato o aplazarlo podría depender de una región cerebral

Dejar para mañana lo que se puede hacer hoy, ¿te suena?

· Un estudio revela que la decisión de hacer algo de inmediato o aplazarlo podría depender de una región cerebral

El mundo se divide en dos tipos de personas. Por ejemplo, los que abren los regalos despegando cada trocito de celo con cuidado y los que rajan de arriba a abajo el papel. O los que son decididos a la hora de afrontar tareas tediosas y los que las van aplazando, sustituyéndolas por otras más agradables. Esto segundo se conoce como procrastinar, y es una conducta de elección muy humana.

Se suele comparar la procrastinación con la pereza, pero un estudio publicado en ‘Psychological Science‘ refleja que la tendencia a retrasar las tareas podría estar relacionada con nuestro cerebro.

Los investigadores estudiaron, a través de resonancias magnéticas, los cerebros de 264 hombres y mujeres. Además, les pidieron rellenar una encuesta para analizar cuánto de impulsivos eran. Con esto, se establecieron diferencias entre sus cerebros y sus personalidades, dando como resultado dos tipos de voluntarios: decididos y proscratinadores.

Lo llamativo es que, los llamados ‘procrastinadores’, tenían una amígdala más grande en promedio. En el sistema nervioso central, la amígdala cerebral (o cuerpo amigdalino) es un conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales, cuyo papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales. Por ejemplo, el miedo.

“Las personas con un mayor volumen de amígdala tienden a dudar en iniciar una intención y a retrasar el inicio de las tareas sin ninguna buena razón”, han explicado los autores del estudio, proveniente de la Universidad del Ruhr en Bochum (Alemania). Esto puede tener otra interpretación: las personas que dejan las cosas para más tarde pueden ser, simplemente, más cautelosas, y no tanto perezosas.

Esta premisa puede abrir varios debates: ¿es malo procrastinar? ¿Por qué hay ‘barreras mentales’ para unos temas y no para otros? La psicóloga Perpetua Neo, en declaraciones a Insider, anima a diferenciar entre excelencia y perfeccionismo. “Los perfeccionistas se miden a sí mismos por su último trabajo. Si no fue perfecto, su autoestima disminuye”.

La clave puede estar en saber posponer mejor las tareas. “Creo que dejar las cosas para más tarde es algo bueno”, asegura Neo. “Si vas a postergar tareas, puedes también diseñar tu ‘postergación’. Si sabes que te vas a distraer durante varias horas antes de la fecha límite, podrías pasar ese tiempo haciendo cosas que te gustan, o incluso aprendiendo algo nuevo, como un idioma o una habilidad”.

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo