Conocer

¿Fan de las pelis de terror? Explican por qué a algunas personas les encanta pasar miedo

Foto: 'La maldición de Hill House' / Netflix.

Si te encanta sufrir viendo pelis de terror, todo tiene su explicación:

· Los niveles de ansiedad y estrés se reducen después de experimentar una vivencia terrorífica

· Pero además pasar miedo interrumpe el pensamiento, y esto, aunque pudiera parecer lo contrario, es positivo

Si te encanta sufrir viendo pelis de terror, todo tiene su explicación:

· Los niveles de ansiedad y estrés se reducen después de experimentar una vivencia terrorífica

· Pero además pasar miedo interrumpe el pensamiento, y esto, aunque pudiera parecer lo contrario, es positivo

Reúnen a varios voluntarios en una escalofriante mansión para hacer un estudio psicológico. No, no es el argumento de La guarida (esa peli de finales de los 90 que comparte inspiración con la estremecedora serie de Netflix La maldición de Hill House), sino lo que hicieron varios investigadores de la Universidad de Pittsburgh para estudiar los mecanismos del miedo.

Bueno, lo que hicieron aproximadamente. En este caso, quisieron ver qué mecanismos se activan en el cerebro de la gente a la que le gusta pasar miedo. Para ello contactaron con los propietarios de Scare House, una de las ‘casas encantadas’ más terroríficas de Estados Unidos. Se trata de una atracción de terror ubicada en un edificio histórico de Pittsburgh que ofrece sustos bastante extremos a sus visitantes. Los investigadores reclutaron para su estudio a personas que ya hubieran comprado los tickets para esta experiencia. 262 participaron rellenando una encuesta sobre su estado de ánimo antes y después de pasar por la casa encantada y 100 llevaron sensores que monitorizaban su actividad cerebral durante su estancia en Scare House.

Respecto a los encuestados, la mitad de los participantes decían sentirse de mejor humor después de haber pasado por la casa del terror, mientras que un tercio no notaba ningún cambio y un 17% se sentía peor. La mayor parte de la gente decía sentirse feliz tras salir de la mansión encantada, mientras que los que se sentían más ansiosos o estresados después de pasar por allí eran minoría.

Una conclusión lógica: después de una actividad en la que una persona lo pasa mal (aún sabiendo que objetivamente no corre peligro), se sentirá más relajada y tranquila. Sin embargo, el estudio ha hecho otro hallazgo interesante al respecto. Cuando les pasaron varios ejercicios a los voluntarios que llevaban los sensores (dibujar, contar hacia atrás mientras miraban una imagen) se dieron cuenta de que los participantes mostraban una actividad neuronal menor después de haber pasado miedo en la casa encantada que antes de entrar.

“Pasar miedo interrumpe el pensamiento”, explicaba Margee Kerr, una de las sociólogas involucradas en el estudio, en declaraciones a Time. Aunque pudiera parecer lo contrario, esto no es una mala señal, puesto que, según los expertos, seguramente indicaba que los participantes se encontraban en un estado ‘zen’ o cercano a la meditación después de la experiencia.

Todas estas conclusiones, publicadas en la revista Emotion, llevan a los titulares de la investigación a pensar que sus hallazgos sobre los ‘sustos agradables’, siempre que los participantes estén dispuestos, podrían ayudar a superar fobias y mejorar las terapias de choque con las que se tratan. Sin embargo, como advierte Kerr: “No me gustaría que la gente pensara ‘Oh, tengo que hacer esto porque me va a hacer sentir mejor’. Gran parte de ello es querer hacerlo”.

 

 

 

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo