Conocer

El misterio del lago que mató a más de 1.700 personas y 3.500 animales

¿Qué sucedió en los lagos Monoun y Nyos de Camerún en los años 1984 y 1986?

· Los investigadores hicieron pruebas a la tierra y descubrieron que contenía entre un 90 y 99% de CO2

· En 2016 se encontró un lago mortal en Huelva, que contenía una bolsa de 80.000 metros cúbicos de gas

¿Qué sucedió en los lagos Monoun y Nyos de Camerún en los años 1984 y 1986?

· Los investigadores hicieron pruebas a la tierra y descubrieron que contenía entre un 90 y 99% de CO2

· En 2016 se encontró un lago mortal en Huelva, que contenía una bolsa de 80.000 metros cúbicos de gas

Era una noche normal de agosto de 1984. El lugar, Camerún. El motor de un camión que transportaba doce pasajeros se para de forma repentina y el conductor no puede volver a arrancarlo.

Todos los pasajeros se bajan para ver lo que estaba sucediendo. Excepto dos, que se quedaron dentro del camión y vieron como esas diez personas morían de forma fulminante minutos después de bajarse.

Pero no fueron los únicos. En los pueblos vecinos también se registraron 27 personas muertas mientras dormían, así como un gran número de animales.

Los investigadores no entendían que había pasado, ni por donde empezar a investigar. Las personas que sobrevivieron recordaron que habían escuchado una explosión a lo lejos después del atardecer y una fina niebla.

Realizaron pruebas en la zona y se percataron de que el agua del lago Monoun había cambiado de color. Estas pruebas no eran suficientes para relacionar el suceso con algún desastre natural o ataque terrorista. Dos años después, las autoridades de Camerún descubrieron que un mazuku, procedente del lago, arrasó el área.

¿Cómo sucedió?

El investigador del Servicio Geológico de Estados Unidos, William Evans, fue al lugar de los hechos para descubrir qué había pasado. “Cuando empezamos a investigar encontramos relatos de pilotos de la Segunda Guerra Mundial que referían alucinaciones olfativas similares cuando eran sometidos a altas concentraciones de dióxido de carbono (CO2). Habíamos encontrado algo”, explicó para la revista Quo.

Comenzaron a analizar la tierra, y encontraron que tenía entre un 90 y un 99% de CO2. Éste llega a los lagos, donde la burbuja de gas se disuelve. Pero el lago Monoun es tan profundo que el peso del agua hizo que el gas se acumulara hasta alcanzar cantidades peligrosas.

Esa noche de 1984 algo agitó el agua del fondo del lago. La capa inferior, que estaba saturada de gas, emergió, mezclándose con aguas cálidas. Las burbujas se expandieron. Su poder de succión atrajo más agua estancada de baja presión, por lo que se expulsó aún más dióxido de carbono. El agua desplazada produjo un tsunami, y el CO2 y el monóxido de carbono crearon un río de gases tóxicos.

Otros lagos de la muerte

Dos años más tarde, en el lago volcánico Nyos, también en Camerún, ocurrió un suceso parecido. Esta vez, la nube tóxica alcanzó un valle poblado, tumbando a toda persona, animal y vida en un radio de 25 kilómetros. El resultado fueron 1.746 personas y 3.500 animales fallecidos.

En 2016, el geoquímico Javier Sánchez España y su equipo encontraron otro lago en el que podría ocurrir lo mismo, la Corta Guadiana, en Puebla de Guzmán, provincia de Huelva. En el fondo se encontraron 80.000 metros cúbicos de CO2 , producido por la actividad minera, entre 1893 y 1980, en contacto con carbonatos de los suelos.

El caso de España

Sánchez España afirmaba en la revista Science of the Total Enviroment que no existía riesgo para el pueblo de 3.000 habitantes, pero si para las personas que se encontraran cerca de la hipotética erupción. “La nube se quedaría confinada en la Corta, pero hay gente que pasea por la zona”, advertía.

El Instituto Geológico y Minero de España firmó un convenio con la Dirección General de Minas de la Junta de Andalucía para eliminar el gas acumulado. Según el Diario de Huelva, en 2017 se terminó de instalar la infraestructura que eliminó en cuatro meses el dióxido de carbono.

  • Virginia Pérez

    Por Virginia Pérez

    Proyecto de periodista. Tengo la cabeza más en Twitter que en la vida real. RuPaul’s Drag Race es mi tema tabú en las cenas familiares de Navidad. Si no veías Art Attack, no eres tan millennial como crees.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo