¿Hechos para matar? Una investigación da respuesta a los brazos diminutos de los T-Rex | eslang

¿Hechos para matar? Una investigación da respuesta a los brazos diminutos de los T-Rex

La imagen en nuestra mente de un T-Rex (Tyrannosaurus rex) es tan contundente como violenta: gran tamaño, dientes afilados, aspecto aterrador… Las películas han elevado a monstruo a un espécimen al que la cultura popular ha quitado fiereza al burlarse de sus bracitos.

Lo cierto es que el desequilibrio entre cabeza, cuerpo, brazos y patas ha sido objeto de debate en muchos ámbitos. Más teniendo en cuenta que un T-Rex adulto podía medir hasta 12 metros, pesando más de seis toneladas. Pero claro, sus brazos apenas medían un metro…

La escena de Kung Fury, cómica, también reflejaba una idea que muchos análisis han perpetuado en los últimos años: los bracitos no tenían un uso concreto, eran casi vestigiales y, en cualquier caso, podían ayudan a mantener el equilibrio y un centro de gravedad acorde a su tamaño.

No obstante, Steven Stanley, paleontólogo de la Universidad de Hawai, ha llevado a cabo una investigación en la que asegura que los diminutos brazos tenían una función muy definida: matar. El análisis de las garras podría revelar su uso en la pequeña distancia, donde el T-Rex podía infligir profundas heridas y desgarros.

Así, sus garras eran como cuchillas que podía clavar de forma rápida y precisa y que, aunque no matara directamente a la presa, ayudaría a su debilitamiento. El informe se basa en el estudio de la forma de los huesos coracoides en los brazos y del hueso del húmero en el hombro.

Pese al continuo debate, Stanley defiende el uso de los pequeños brazos como algo ‘oportunista’, sin olvidar que el potencial de ataque residía en la mandíbula.

 

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios