De acosado a acosador: cómo las redes han convertido en nazi a una víctima de bullying | eslang

De acosado a acosador: cómo las redes han convertido en nazi a una víctima de bullying

Ayer Keaton Jones era el rostro de los niños que sufren 'bullying', hoy su historia se pone en duda:

  • De la oleada de solidaridad a los mensajes masivos que le acusan de racista a él y a su familia

Cuando Keaton Jones salió del colegio llorando su madre, Kimberly, lo grabó en vídeo y luego lo colgó en Facebook. “¿Por qué les gusta molestar a personas inocentes y ser malos con ellas?”, pregunta el niño. A Keaton le hacen bullying. Esa mañana, en el almuerzo, le arrojaron leche por encima y le metieron jamón en la ropa. Le dicen que tiene la nariz fea y se meten con una cicatriz que tiene en la cabeza. También cuenta, entre lágrimas, que se ríen de él porque no tiene amigos.

El relato entre sollozos de este niño de Tennessee le ha puesto cara a un problema que afecta a diario a miles niños por todo el mundo y se ha convertido en viral. Pero tan rápido como consiguió llegar a los corazones de millones de personas, las mismas redes que lo usaron como ejemplo para erradicar el problema lo han colocado en el punto de mira por, supuestamente, sufrir esta situación a causa de sus ideas nazis.

El vídeo que la madre subió acumula más de 20 millones de visitas (aunque ahora ha cerrado su perfil de Facebook). Muchos han compartido en sus propios perfiles el vídeo y otros tantos han hecho comentarios al respecto. Entre ellos, muchos personajes públicos han querido trasladar todo su apoyo a Keaton, como Chis Evans, Millie Bobby Brown, Eva Longoria, Justin Bieber, Snoop Dog y Delanie Walker. Mark Ruffalo, además, le ha invitado a ir al estreno de Infinity War.

La repercusión ha sido tal que hasta Donald Trump ha participado. Después de que Dana White, presidente de UFC (Ultimate Fighting Championship, la mayor empresa de artes marciales mixtas del mundo), invitara al niño a la sede de la compañía en Las Vegas, el presidente de Estados Unidos dijo que, si Keaton aceptaba la oferta, “sería un honor acogerle a él y a su familia en nuestra casa”

Muchos también se han volcado con la campaña de crowdfunding que un usuario puso en marcha porque quería ayudar “sin saber cómo”. En la descripción de su campaña informa de que “más de 3.2 millones de niños son acosados anualmente y 160.000 niños faltan a clases todos los días por miedo“. Alcanzó más de 50.000 dólares, pero ahora mismo está parada.

El creador detuvo su iniciativa después de que se hicieran públicos unos comentarios nazis en redes sociales de Kimberly Jones. Un par de semanas de que se produjeran enfrentamientos violentos en Charlottesville por cuestiones raciales, la madre del niño pidió a la gente que “deje de llorar” por el racismo o la esclavitud.

Además, otros usuarios han difundido varias fotos que Kimberly colgó en sus redes sociales en las que expone, tanto a ella misma como a sus hijos, con la bandera confederada, un símbolo que causa gran controversia al relacionarse con la supremacía blanca (y con el Ku Klux Klan), la resistencia al dominio del gobierno del norte y emblema pro-armas, aunque también puede ser entendida como una representación del orgullo y los valores de los estados del sur. En cualquier caso, es un símbolo nacionalista.

De esta manera, un día después de que las redes sociales convirtieran a Keaton en símbolo de la lucha contra el bullying lo transformaron en culpable de portar el germen racista. Pasó de ser la víctima a culpable en tan solo unas horas. Según estas publicaciones, los demás niños del colegio podrían estar acosándolo porque él llamaba nigger a sus compañeros negros. La modelo británica Murue Bergford es una de las caras más representativas de este sector de la opinión pública.

Fue este debate candente en el timeline el que detuvo un poco la oleada pro-Keaton y el que hizo detener la campaña de recaudación. El hombre que la inició actualizó la entrada desvinculándose totalmente de la familia, aunque ha recordado que todo esto “no es por la madre“, sino que “se trata de un niño que ha sido acosado, y no solo de un niño, Keaton, sino que hay muchos otros casos”.  Añade, además, que “juzgarla antes de conocerla es también una forma de intimidación”.  Con el dinero, dice, invertirán en una escuela privada o fondos para la universidad de Keaton.

El hashtag #StandwithKeaton sigue siendo un canal de rechazo al acoso escolar, pero también se mezclan algunos mensajes que cuestionan lo que pasa o de lucha contra el racismo. El mensaje es el mismo: el bullying está ahí y hace mucho daño. El vídeo sigue poniéndole una cara al problema, haciéndonos sentir que cualquiera de nosotros podría ser Keaton y que tenemos mucho trabajo por delante para conseguir que estos episodios no se produzcan en los colegios.

Ya sea acosador o acosado o ambas cosas, la historia de Keaton demuestra que falta mucha educación para que las aulas no sean nunca el infierno de ningún niño y que hay que enseñar, desde pequeños y en sus propias casas, que no se puede insultar, agredir, ofender u odiar a nadie solo porque tenga algo diferente, ya sea la nariz, los ojos o el color de la piel.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios