Qué son y qué significan las líneas blancas de las pechugas de pollo | eslang

Qué son y qué significan las líneas blancas de las pechugas de pollo

Amy Stephenson (Flickr)

Las pechugas de pollo son un comodín a la hora de comer. Es un tipo de carne fácil de digerir, posee un alto contenido de proteínas, tiene pocas calorías… No obstante, hay que hacer unas consideraciones respecto a su aspecto externo y lo que ello implica.

De acuerdo a un estudio publicado en Oxford, las pequeñas estrías o líneas blancas que presentan algunas pechugas o filetes de pollo son debidas a un tipo de enfermedad muscular que provocaría que esa carne tuviese más grasa que proteína.

Esta enfermedad muscular va asociada, a su vez, a las condiciones de crianza de las aves y a las modificaciones genéticas que sufren para que crezcan más rápido y más grandes, provocando pérdida de masa muscular al no poder moverse en condiciones normales. Esto viene corroborado por otro estudio, promovido por la Universidad de Arkansas y la de Texas A&M (EEUU), en el que el 96% de las 285 aves analizadas presentaban este problema (puede verse la comparación en el siguiente tuit, donde la imagen C sería la que más claro muestra esas estrías).

Por su parte, investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado un sistema que permitirá detectar estrías blancas en la producción avícola con el fin de discriminar aquella carne que tenga mayor proporción de grasas saturadas.

Además, el estudio de la UPV muestra como, en los últimos años, el contenido en grasa saturada de los pollos que se venden en los supermercados de los países del arco mediterráneo (España, Francia, Italia) ha aumentado hasta un 10%.

Estas líneas blancas en las pechugas de pollo no suponen un peligro para la salud humana, aunque se trata de una carne de peor calidad, tal y como denuncia en un vídeo ‘Compassion in World Farming’, un grupo activista que busca “poner fin a todas las crueles prácticas agrícolas industriales en todo el mundo”.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios