¿Por qué los osos panda son blancos y negros? | eslang

¿Por qué los osos panda son blancos y negros?

A ver, dime por qué soy tan achuchable/ Will Sowards, Flickr

A diferencia de otros osos como el pardo o el polar, el panda es bicolor:

  • No siempre es una razón de camuflaje
  • La verdad, un animal tan adorable tiene que hacer algo para parecer fiero

Cuando alguien nos dice que pensemos en un oso, lo normal es que lo asociemos con la imagen de un oso pardo o como mucho, con la de un oso grizzly: grande, de un color pardo o negro uniforme, capaz de ponerse en pie y con ganas de dar muchos abrazos – si no, que se lo digan al personaje de Leonardo DiCaprio en El Renacido-. Puede que también pensemos en un oso polar blanco como la nieve del lugar donde habita al que le encanta golpear el hielo que pisa para cazar a sus presas.

No obstante, hay uno que se nos escapa casi siempre y que no se ajusta a las características que, por lo común, le damos a un oso: el panda. Icono de los esfuerzos conservacionistas, vive en China, el 99% de su alimentación es bambú y es reconocido mundialmente por sus tonos en blanco y negro (hay subespecies que presentan colores algo más pardos). Pero, ¿por qué blanco y negro? ¿Por qué no se ajusta a la uniformidad tonal de otras especies de oso?

Casi todas las especies terrestres de mamíferos se adaptan a los colores de su hábitat como método de supervivencia o de camuflaje; sin embargo, hay otras que al evolucionar se han apropiado de ciertas mutaciones genéticas que les han aportado alguna ventaja competitiva. Por ejemplo, se cree que la cebra, de colores idénticos a los del panda, tiene sus características rayas para evitar las picaduras de los mosquitos.

En el caso del panda, según afirma un estudio de la Universidad de California, el motivo del color de sus manchas es una mezcla de todos estos factores. Por una parte, una razón de camuflaje; por otra, una razón de intimidación.

Los osos panda suelen vivir en dos hábitats bien diferenciados propios de las limitadas zonas de China en las que se asientan. Al no poder hibernar por su limitada dieta, estos animales tienen que adentrarse en invierno en zonas nevadas en búsqueda del bambú y luego, en verano, en bosques con mucha vegetación donde la luz que llega al suelo es escasa. De este modo, su pelaje blanco y negro les vale tanto para un roto como para un descosido: el blanco de su lomo los camufla en invierno, y el negro los oculta en las zonas oscuras del bosque.

Pero lo más curioso de la investigación es la razón por la que sus orejas y sus ojeras son negras. En principio, la ciencia consideraba que los pandas, para evitar que la excesiva luz de las zonas nevadas dañara a su visión, habían desarrollado durante su evolución unas oscuras ojeras. Pero el motivo es mucho más simple. A juicio de los investigadores, los pandas tienen esas marcas tan características por una razón comunicativa.

Para evitar males mayores con posibles depredadores, el negro de sus ojeras y de sus orejas los hacen aparentemente más feroces y les ayudan a atajar ciertas amenazas. Además, les sirve para entablar relaciones con ejemplares de su misma especie, pues les funciona a modo de alias o identificación.

Para evitar males mayores con posibles depredadores, el negro de sus ojeras y de sus orejas los hacen más feroces

El estudio, liderado por el biólogo Tim Caro, ha conseguido llegar a esta conclusión después de comparar fotografías del pelaje de varios osos panda con las de otros osos terrestres. Igualmente, los responsables tuvieron en cuenta cuáles eran la variedad de condiciones climáticas y del entorno en el que viven estos animales.

Actualmente, el oso panda está lejos del peligro de extinción inminente en el que estaba hasta hace unas pocas décadas. Gracias a las labores conservacionistas del gobierno chino y de las campañas de concienciación de algunas organizaciones ecologistas, esta especie ha pasado de amenazada a vulnerable según la clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), aunque aún está en peligro. Se estima que en el mundo existen actualmente más de 2.000 pandas, cuando en los años 80 la cifra apenas superaba los 1.200.

  • Miguel Luque

    Miguel Luque

    Periodista, de Jaén y olivarero. Nunca estoy contento con lo que escribo hasta que compruebo que es verdad.

Aquí habrá comentarios