¿Por qué en España se sigue tratando jurídicamente a un perro igual que a un coche? | eslang

¿Por qué en España se sigue tratando jurídicamente a un perro igual que a un coche?

El Código Civil español, que data de 1889, considera a los animales como "bienes semovientes":

  • El pasado 14 de febrero se aprobó una Proposición no de Ley en el Congreso para reformar la norma
  • "En la situación actual un juez está atado de pies y manos"

La sentencia favorable al youtuber Dalas que le otorga la custodia del galgo Argos que compartía con su expareja y también youtuber Miare ha desatado una fuerte discusión en redes sociales acerca de la consideración de los animales como ‘bienes semovientes’ dentro del Código Civil español. Pero, ¿cuál es la razón por la que sigue siendo así? ¿Hasta qué punto se respetan los derechos animales en la ley? ¿Cuál es la realidad jurídica de los animales en España?

Actualmente, y según el artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, son los Estados miembros los que deben garantizar el bienestar de los animales, a los que se consideran “seres sensibles”.

animales-seres-sensibles

En España ha habido avances en los últimos años y se han redactado diversas normas autonómicas contra el abuso animal. De hecho, desde 2010 el maltrato animal es un delito tipificado en el Código Penal y, desde 2015, el abandono. Sin embargo, las cosas cambian cuando se habla de las relaciones privadas, es decir, del Código Civil.

El Código Civil español data del año 1889 y desde entonces ha estado vigente en el ordenamiento jurídico español. Conforme ha pasado el tiempo, muchas normativas se han ido adaptando a los nuevos tiempos y a la Constitución actual como puede ser el caso del divorcio o el del matrimonio homosexual; aun así, hay otros asuntos donde la normativa no ha cambiado y sigue siendo la misma que se utilizaba en el siglo XIX. “En el aspecto de los animales, el Código Civil no se ha reformado y mantiene la identidad del animal como ‘cosa'”, explica a Eslang Nuria Menéndez de Llano, abogada especialista en derecho animal.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que a finales del siglo XIX el 80 por ciento de la población vivía del campo y que el animal no era más que un recurso más. Por esta misma razón, Menéndez de Llano considera que la aplicación del Código Civil al respecto es anacrónica y está denostada: “La situación de por entonces está muy alejada de la actual hasta el punto de que muchos de nosotros convivimos con animales que consideramos parte de nuestra familia. Además está provocando muchos problemas porque no se está teniendo en cuenta los intereses del animal”, comenta.

A su parecer, las Cortes españolas deben tomar cartas en el asunto y ajustar la normativa a lo que se propone desde Europa. Para conseguirlo, el Observatorio de Justicia y Defensa Animal del que forma parte Menéndez de Llano inició en 2015 una petición en la plataforma Change.org para modificar el Código Civil. Actualmente, la campaña lleva más de 300.000 firmas y después de dos años, el pasado 14 de febrero el Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de ley por unanimidad que insta al Gobierno a realizar esta reforma.

La abogada asegura que una actualización evitaría que algunos jueces hicieran “encaje de bolillos” para no tratar jurídicamente a un animal como a un objeto y ayudaría de sobremanera a que la justicia evitara problemas en su custodia. “En la situación actual un juez está atado de pies y manos y siguiendo el código civil solo le es permitido dilucidar quién es el propietario, nada más”, afirma.

Desde los círculos animalistas se cree que los animales están actualmente en una situación de desprotección legal en España al ser equiparados a objetos como un coche o un televisor y que se debe acudir a la literatura científica para definir los intereses de los animales. “Hay unos principios que se consideran básicos a la hora de hablar de bienestar animal: que no sienta dolor o hambre, que tenga libertad de movimiento, que tenga su salud cubierta… La justicia debe recurrir a esta ciencia para establecer dichos criterios”, explica Menéndez de Llano.

Un paso más allá

En otra posición por la reivindicación de los derechos animales, la presidenta del Partido Animalista (PACMA), Silvia Barquero, piensa que es necesario que se modifique el Código Civil; sin embargo, ni ella ni el partido lo ven suficiente. “Para nosotros el reto está en conseguir que la legislación contemple a los animales como sujetos de derecho en base a que son animales con capacidad de sentir, que tienen experiencias negativas y positivas y que son capaces de elegir lo que les beneficia y evitar lo que les perjudica”, afirma a Eslang.

Además cree que se deberían aunar en una figura sola el papel del cuidador y el del responsable legal, de tal forma que se eviten casos como el de Miare y Dalas: “Puedes ser el propietario de una consola y no incumplirás ninguna ley si la machacas o la destrozas. Pero si eres el propietario de un perro y lo maltratas, ahí sí que estás incurriendo en un delito. Se están dando situaciones muy lamentables en las que el propietario arrebata al animal de los brazos de su cuidador”.

Esta apreciación es, no obstante, una realidad muy lejana a corto plazo para Menéndez de Llano, quién cree que se debe ir más despacio y cimentando las bases. Piensa que se debe comenzar desde abajo para ir poco a poco avanzando en el tema. De hecho, asegura que actualmente solo la Fiscalía puede actuar como representante legal de los animales cuando se incurre en un delito de maltrato o abandono animal.

Twitter ya ha hablado

En Twitter las reacciones ante la sentencia por la custodia de Argos, el perro de Dalas y Miare, se han multiplicado. Y no solo entre sus seguidores, con hashtags como #PorTiMiare, sino también entre personas totalmente alejadas de la escena de YouTube. Por ejemplo, el exdiputado David Bravo ha expresado su rechazo “desde el punto de vista ideológico” y ha lamentado que los argumentos sobre los cuidados del animal sean jurídicamente irrelevantes.

La sentencia, que no es recurrible al tratarse un asunto de una cuantía menor a 3.000 euros, igualmente ha sido comentada tanto por Miare y Dalas en sus respectivos canales.

  • Miguel Luque

    Miguel Luque

    Periodista, de Jaén y olivarero. Nunca estoy contento con lo que escribo hasta que compruebo que es verdad.

Aquí habrá comentarios