Olvídate de planchar, tenemos la solución | eslang

Olvídate de planchar, tenemos la solución

Si eres Iron Man no tendrás problema

  • Venga, era un chiste fácil
  • No vayas a tomarla con nosotros

Te duchas, desayunas, vas a vestirte, abres el armario y no te encuentras ninguna camisa sin arrugas para ir al trabajo. Como siempre, antes de levantarte de la cama has agotado todo el tiempo que te otorgaba el despertador. Ahora te desesperas, maldices no tener ropa decente, no te queda otra que recurrir a la que te pusiste hace dos días y te reafirmas por lo bajini:

-Parece que no huele mal… Podría valer.

iron-man-ironing

En el camino a la oficina prometes ante todos tus antepasados que cuando vuelvas a casa te pondrás a planchar el cerro de ropa que tienes en la silla que hay junto al escritorio; que aunque no tengas aún el truco cogido a la plancha, estarás dos horas dejando todo ordenado; que no habrá ninguna otra prioridad hasta que termines. Vuelves a casa, te llaman unos amigos y te proponen salir a echar unas cervezas. A la mañana siguiente, la historia se repite como en El Día de la Marmota y tu frustración aumenta de forma inversamente proporcional a tu cantidad de camisas disponibles.

Por mucho que lo intentemos disfrazar, planchar es un auténtico coñazo. Da igual si te pones la radio, el final de Breaking Bad o la final de la Champions League, no hay tortura que se asemeje a ese trabajo doméstico. O si no, pensad en ese dolor que te recorre la columna entera desde la rabadilla hasta las cervicales y que es tan agradable. O de esos hombros cargados. O de esas ganas de pillar el sofá. O de esa cerveza que te espera en la nevera. Asume ya que lo odias.

Desde Eslang nos preocupamos por vuestra salud y para evitar que vuestra espalda tenga la forma de un arco de medio punto, os proponemos una serie de trucos para que no tengáis que planchar nunca más.

Que las camisas te acompañen a la ducha

El viejo truco. Cuelga en una percha tu ropa arrugada y  pégate una ducha de veinte minutos con toda la calma hasta que puedas masticar el vapor. Al salir del baño verás que no habrá ningún atisbo de arruga en tu camisa.

shower

Convierte tu ropa en un brazo gitano

Tal cual. Si tienes problemas de espacio y no quieres que tu ropa se quede como una pasa, enróllala muy fuerte. Del mismo modo que haces cuando intentas meter un saco de dormir en su funda. Así comprimirás al máximo tu ropa y evitarás que se arrugue.

bag

Imagina que tuvieras que llevar tus vestidos a la morgue

No para que le hagan la autopsia, quita, quita. Nos referimos a que los introduzcas en un plástico antes de colgarlos en el armario. Cuando tienes tu ropero al completo, las blusas o las camisas suelen estar muy apretadas y la fricción que se genera entre ellas puede generar arrugas. Una bolsa de plástico evita todas esas complicaciones.

csi

Cuando viajes, que la maleta esté llena

Pero no al nivel “voy a sentarme encima no vaya a ser que los de Ryanair se pongan tontos”. Si una maleta está llena en su justa medida, la ropa apenas se arrugará. No obstante, ten en cuenta que si llevas tu equipaje casi vacío, la ropa se moverá bastante y las arrugas no tardarán en aparecer.

full-bag

El spray mágico

Es lo que pensáis. Hay un spray  llamado ‘I hate ironing!’ que elimina las arrugas de la ropa. Por lo visto, al pulverizarlo sobre el tejido, este se relaja y hace desaparecer cualquier atisbo de arruga. ¿El problema? Vale 17 euros por Amazon. Compañeros millennialls, esta es vuestra oportunidad.

spray

Fuera complejos, yo vivo arrugado

Di que sí.

washing-machine

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios