Lo que nos hubiera gustado que no ocurriera en 2016 | eslang

Lo que nos hubiera gustado que no ocurriera en 2016

Mensaje post-Brexit en el Parlamento Europeo. Foto: Flickr/Rebecca Harms.

A estas alturas ya estamos cansados de insultar a este año, pero es que se lo merece un poco:

  • Lo de Trump, lo de que Mariló haya dejado la tele, lo de la cobra...
  • Cómo te pasas, 2016

Algunas nos hicieron gracia en su momento, a otras no se la encontramos por más que les demos vueltas: son esas noticias que habríamos preferido no tener que leer en este año que ya toca a su fin. No faltan las burradas políticas, los remakes no deseados, los pasitos para atrás educativos, las rupturas y, cómo no, las despedidas (ay, y en esas no nos queremos regodear, pero… Alan Rickman, David Bowie, Leonard Cohen, Chus Lampreave…).

Batman vs. Superman

De todos los remakes, secuelas, precuelas y episodios de superhéroes franquiciados que se han estrenado este año, Batman y Superman es, sin duda, la que mayor jaqueca nos ha producido. Tanta, que habría que pensar en cambiar el título a Batman y Superman vs. el espectador. Después de 153 minutos de golpes, puñetazos, flashbacks, relámpagos y premoniciones que no conducen a ningún lugar, uno salía del cine con una necesidad tremenda de paracetamol y de que alguien, a ser posible mamá, le dijera dónde narices estaba.

El racismo como campaña

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hizo su agosto en noticiarios y portadas durante la campaña, prometiendo prohibir la entrada de los musulmanes en su país y diciendo que, bueno, que sí, que algún mexicano bueno habrá por ahí. Mientras tanto, no es que los ánimos estuviesen más sosegados en Gran Bretaña, la Vieja Europa, en la que el Brexit convenció a una parte demasiado significativa de sus votantes de que la inmigración era la responsable de sus problemas, y donde los ataques racistas han aumentado de forma preocupante desde que los británicos decidieran su salida de la UE.

La reválida… que finalmente no fue

Decenas de miles de estudiantes y profesores manifestaron su rechazo en todo el país a las dos nuevas reválidas educativas que, según los planes iniciales de la LOMCE, entrarían en vigor tras 2016, en una campaña a la que también se sumaron algunas comunidades gobernadas por el PP. Quién sabe si por eso, o porque, tras meses de desgobierno, necesitaba algún gesto de acercamiento a PSOE y Ciudadanos, el presidente Rajoy anunció a finales de octubre que ambos exámenes quedarán, al menos hasta que se alcance un pacto, sin efecto académico: el de ESO ejercerá de prueba de diagnóstico; el de Bachillerato, de digievolución de la Selectividad que todos conocemos, y que jamás pensamos que podríamos llegar a echar de menos.

Nadie ha tuiteado en mayúsculas con la misma gracia.
Nadie ha tuiteado en mayúsculas con la misma gracia.

Adiós a Masa Enfurecida

El 6 de junio tuvimos que creernos por primera vez (y eso que al principio nos costó) un comunicado en mayúsculas en Twitter: @masaenfurecida dejaba la red social de los 140 caracteres, en la que tanta confusión y risa había sembrado desde 2011. Cinco años en los que consiguieron que, pese a las muchas especulaciones -incluida esa teoría que afirma que son un proyecto de la productora El Terrat-, nunca se supiera con claridad quién estaba detrás de este perfil, que iluminó con su antorcha y su ironía exaltada algunas de las contradicciones más flagrantes de la política nacional. Las nuevas normas de Twitter, que ahora obliga a las cuentas a verificar su identidad agregando un número de móvil, contribuyeron a su adiós.

… y adiós a Mariló

Tras siete temporadas departiendo sobre el bien, el mal, las formas fálicas de los vegetales, los trasplantes de órganos y el contenido de los coches fúnebres, la incombustible Mariló Montero anunció el 30 de junio que dejaría de estar al frente de La Mañana de La 1. Un espacio que, críticos y detractores aparte, jamás habría ocupado tantos titulares estos años de no ser por la verborrea de su presentadora, creadora de un estilo propio e inimitable ante las cámaras, que consiste, básicamente, en decir lo primero que se le viene a la cabeza. Reconozcámoslo: la echamos de menos; a juzgar por las fotos que sube a Instagram desde Estados Unidos, donde vive ahora, ella a nosotros no tanto.

El accidente de Supersubmarina

El monovolumen en el que los componentes de Supersubmarina regresaban de un concierto el 13 de agosto chocó contra una furgoneta cerca de Úbeda. Seis personas resultaron heridas, incluido el repartidor de pan que viajaba en el otro vehículo. Juanca y Chino, de la banda jiennense, quedaron especialmente afectados y permanecieron en la UCI hasta el 30 de septiembre. El accidente abrió un debate sobre las condiciones en las que tantos músicos españoles realizan sus giras de conciertos, así como un paréntesis incierto en el futuro del grupo, que deseamos que concluya pronto, y que lo haga con su regreso a los escenarios.

El accidente de Supersubmarina abrió un debate sobre las condiciones en las que tantos músicos españoles realizan sus giras de conciertos

La cobra de OT

La mala noticia no fue que Bisbal decidiera, de acuerdo con la perspectiva de algunas cámaras, que el broche a su interpretación de Escondidos en el reencuentro de los primeros concursantes de Operación Triunfo fuese apartarle la cara a su otrora compañera sentimental. La mala noticia fue, aparte del muestrario de gallos y bailecitos jadeantes que nos dejó el concierto del Palau Sant Jordi del 31 de octubre, que tuviéramos que ver una vez más a Chenoa cual Jennifer Aniston patria, convertida en santa patrona de ese modelo de mujer que, según tantos medios, espera eternamente en chándal al hombre que la dejó marchar. Eso, y que nos hacemos mayores, ellos y nosotros.

El PSOE en llamas

En septiembre Pedro Sánchez, entonces todavía secretario general del PSOE, anunció que dimitiría (como finalmente hizo) si su partido apoyaba la investidura de Rajoy. El partido entró entonces en combustión interna y ardió cual pira funeraria romana durante semanas: canas, ojeras, Susana Díaz, filtraciones de gritos a puerta cerrada, Susana Díaz, una desconocida que afirmaba que ella era la máxima autoridad federal del partido, Susana Díaz otra vez… Los únicos en mantener la calma fueron los que -el golpe lo reivindicaron tanto desde Forocoches como desde La Retaguardia- al menos se preocuparon de enviar unas pizzas para que nadie pasara hambre. A día de hoy los miembros de la gestora que ahora mismo dirige el partido mantienen la cara de departamento de Recursos Humanos en pleno ERE.

Bye bye, Brangelina

No habrá más vuelos chárter para poder transportar a todos esos niños, no habrá más miradas mutuas de cordero degollado en la alfombra roja. A Brad Pitt y a Angelina Jolie se les rompió el amor en 2016.  Los demás nos quedamos un poco huérfanos después de tanto usarlo para nuestras fantasías más descarriadas, como reventar el Instagram de la actriz francesa Marion Cotillard para acusarla de robamaridos (¿?) o imaginar a Jennifer Aniston descorchando una botella de champán y desempolvando su chorbagenda.

El puñetazo de Justin Bieber a un fan

No, no mola que a algunos de los fans que esperan a las puertas de un concierto les pueda el furor uterino o escrotal y decidan introducir medio cuerpo en el coche que traslada al artista, en este caso, Justin Bieber cuando iba a actuar este otoño a Barcelona, que, oye, igual también necesita su espacio vital. No, tampoco es agradable que Bieber decida expresar su desacuerdo en forma de puñetazo, porque, que sepamos, sabe hablar inglés de manera más o menos fluida, y aquí con lo que nos enseñó la LOGSE nos podemos apañar para entender lo básico. Y tampoco hace ninguna ilusión ver después al agredido en todos los telediarios con la boca sangrando y no tener claro si él y sus amigas están más escandalizados o fascinados por lo que acaba de pasar.

  • Manuela Astasio

    Manuela Astasio

    Periodista y mujer orquesta. Como diría Lola Flores, soy “una persona muy sensible que ha visto muchas cosas”.

Aquí habrá comentarios