Cinco mitos sobre la hipnosis que te harán ver 'Déjame Salir' con otros ojos | eslang

Cinco mitos sobre la hipnosis que te harán ver ‘Déjame Salir’ con otros ojos

'Déjame salir' se estrena el 19 de mayo después de arrasar en EEUU:

  • La hipnosis juega un papel fundamental en el argumento, pero ¿es tan real?
  • Ni péndulos ni pérdida de voluntad, en la hipnosis tú eres el que controla

La hipnosis está rodeada de cierto misticismo. El cine, las series y los pseudoespectáculos han hecho de ella un lugar común lleno de péndulos y personas fuera de sí. El 19 de mayo se estrena en España Déjame Salir, un thriller dirigido por Jordan Peele que narra la historia de Chris (Daniel Kaluuya), un chico afroamericano que va a conocer a la familia de su novia Rose (Alison Williams). Durante la estancia de Chris en la casa de sus futuros suegros la hipnosis tendrá un papel fundamental, pero ¿es este tipo de terapia tan real como la pintan?

Seguro que muchos de vosotros tendréis en la mente ahora mismo la famosa escena de La Maldición del Escorpión de Jade, de Woody Allen.

O el mundo hipnótico de Caótica Ana, esa intensa película de un nada intenso Julio Medem. Como no hemos encontrado la sesión de hipnosis a la que se somete la protagonista, os dejamos con la parodia de Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla.

Según la Asociación Americana de Psicología (APA en su siglas en inglés), la hipnosis es un proceso mediante el cual un profesional induce a alguien a experimentar cambios en su percepción de la realidad. Actualmente no se considera un tipo de psicoterapia ni tampoco un tratamiento como tal, pero sí se utiliza como recurso complementario para otro tipo de terapias o tratamientos. La hipnosis ha sido usada para tratar el dolor, depresiones, fobias, desórdenes de comportamiento… Sin embargo, el imaginario colectivo ha generado falsas realidades a su alrededor. Hoy queremos arrojar un poco de luz al respecto y os mostramos cuáles son los mitos y las realidades de esta controvertida técnica.

Mito 1

Los terapeutas pueden hacer que el paciente esté a su merced, que haga o diga lo que ellos quieran.

Realidad

Durante las sesiones, el paciente no pierde en ningún momento su voluntad. Según explica el catedrático de Psicología por la Universidad de Valencia Antonio Capafons, puede llegar a responder de forma automática a las órdenes del terapeuta, sin embargo, eso no significa que lo haga de forma automática. Asegura que cuando hay proposiciones que no le agradan al paciente, este es capaz de intervenir.

Mito 2

La hipnosis te hace perder el control de tu cuerpo y de tu mente hasta quedarte dormido.

Realidad

Lamentamos comunicarte que lo de “poco a poco, tus párpados te pesarán cada vez más” es un bulo. Es verdad que las instrucciones seguidas por los profesionales son las de relajación, pero tal como explica Capafons, “es una forma de eliminar las reacciones de estrés de los pacientes”. Repetimos: bajo la hipnosis no se provoca ninguna acción que el paciente no quiera experimentar. De hecho, la hipnosis solo se alcanza en el momento en el que el hipnotizador y el hipnotizado están de acuerdo en la forma de proceder.

Mito 3

Los pacientes podrían llegar a un punto de no retorno durante la hipnosis.

Realidad

 En pruebas experimentales realizadas en los noventa, se desechó esta posibilidad. El concepto de trance, además, ha sido desechado de la literatura científica debido a su futilidad. Hay ocasiones en las que ciertas personas tienen más dificultades de salir del estado de sugestionabilidad; sin embargo, no es nada grave. En estudios realizados con personas muy susceptibles se comprobó que los pacientes abandonaban actitudes hipnóticas durante los veinte minutos posteriores a la sesión.

Mito 4

La hipnosis solo afecta a aquellas personas que son menos inteligentes.

Realidad

No existe un consenso sobre qué personas son más susceptibles o no a ser hipnotizadas ni que características deben reunir. No obstante, la Universidad de Standford publicó la semana pasada un estudio en el que aseguraba que las personas más susceptibles a la hipnosis son aquellas que muestran mayor actividad en las áreas del cerebro relacionadas con la atención. Asimismo, se cree que entre un 5% y un 10% de la población es altamente susceptible mientras que entre un 60% y un 79% es moderadamente susceptible.

Mito 5

La hipnosis hace que el paciente reaccione a las instrucciones del psicólogo de forma casi mágica.

Realidad

No hay ningún tipo de magia detrás de todo esto. En ocasiones, y en función a la persona que se somete a la técnica, el paciente puede desarrollar ciertas “alucinaciones” o “petrificaciones”. Por una parte, las alucinaciones suelen ser imaginaciones muy vívidas donde se desarrollan los sentidos (oído, tacto, gusto), idénticas a cuando creemos que nos ha llamado alguien en el pasillo. Capafons afirma que son alteraciones perceptivas provocadas por una “intensa imaginación” derivada de un proceso en el que el paciente es consciente. Por otra parte, están las “petrificaciones” o, como dice Capafons, reacciones automáticas. El profesor explica que suelen ocurrir cuando se le expone un reto al paciente y que son consecuencia de la selección natural: “aquel animal que permanece quieto ante el ataque sorpresa de un depredador tiene más posibilidades de pasar desapercibido”, explica.

  • Miguel Luque

    Miguel Luque

    Periodista, de Jaén y olivarero. Nunca estoy contento con lo que escribo hasta que compruebo que es verdad.

Aquí habrá comentarios