¿Tu pareja te echa pequeñas mentirijillas? Prepárate: la grande está al caer

Ahora es cuando:

  • Si suele mentirte en cosas menores o decirte mentiras piadosas con frecuencia...
  • ... lo más probable es que se esté cociendo la gran mentira. La ciencia ha hablado

¿Te dijo que no hablaba con su ex desde el verano de 2014 y le has pillado un WhatsApp de hace 3 semanas? ¿O que se quedaba en casa viendo el fútbol pero un amigo te ha enviado una foto con él a las cuatro de la mañana? Pues entonces, alerta: un nuevo estudio publicado este lunes en Nature Neuroscience advierte que si una persona empieza a contar mentiras piadosas en su propio beneficio, con el tiempo estas mentiras se harán más y más grandes… y ni siquiera se sentirá mal al decirlas.

En el estudio, los investigadores de la Universidad de Duke y la Universidad College de Londres pidieron a 55 personas que miraran fotos de frascos llenos de peniques y que luego les dijeran a sus parejas cuentas monedas había en el frasco. En ciertos casos, a los participantes se les recompensó con dinero si mentían a sus parejas sobre el dinero que había.

¿Y qué fue lo que hallaron los investigadores? Que las personas que mentían eran mucho más propensas a hacerlo a mayor escala. Una vez que esta recompensa monetaria se convirtió en un factor habitual, estás personas sentían que estaban obteniendo un beneficio de la mentira y, por tanto, continuaban haciéndolo.

Los investigadores creen que si actuamos de una manera que no consideramos perjudicial (como contarle una pequeña mentira a nuestra pareja), entonces es más probable que se convierta en un hábito regular que empeorará con el paso del tiempo.

También averiguaron que cuando las personas comienzan a mentir, la amígdala (la parte del cerebro vinculada al miedo y el placer) se enciende con la actividad. Pero a medida que la gente miente más, esta zona se activa cada vez menos. En otras palabras: cuanto más engañamos a alguien, menor remordimiento tenemos al respecto.

Este fenómeno de continuar mintiendo como bellacos con poco o ningún remordimiento se puede atribuir a una “desensibilización moral”, explicó la investigadora Sophie van der Zee a New Scientist. “Cuando mientes o engañas en propio beneficio, te sientes mal. Pero cuando lo sigues haciendo esa sensación desaparece, por lo que es más probable que vuelvas a hacerlo de nuevo”, asegura.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios