Lorena Berdún: “Me parece horrible cómo se trata al hombre a veces”

Lorena Berdún en la etapa de 'Dos rombos'. Foto: RTVE.

La mujer que nos habló de sexo durante la adolescencia:

  • Nos habla sobre su etapa en la revista 'Bravo' y en 'En tu casa o en la mía'
  • Considera que las cuitas sobre la sexualidad siguen siendo las mismas, por mucho poliamor que nos traigamos

Hablamos con la pedagoga sexual de los adolescentes de segunda mitad de los 90 y primeros 2000, Lorena Berdún. La leímos en los consultorios de la Bravola escuchamos, a veces a escondidas, en En tu casa o en la mía (no confundir con lo de Bertín) y después, ya más talluditos, nos reencontramos con ella en el programa Dos rombos y después en Balas de plata.

La comunicadora ha continuado con su labor como actriz y locutora de publicidad, participando en series (Bandolera, Con dos tacones), cortos y obras de teatro (la última Verónica, en 2014). Entre 2000 y 2004 publicó además cinco libros de divulgación sobre sexo.

Hemos aprovechado que participa en una mesa redonda dentro de Senso 3.0, en La Térmica de Málaga, acerca del Amor en la red (junto a Celia Blanco y Gabriela Wiener) para reencontrarnos con ella y con nuestra pardillez sexual adolescente.

Estuviste trabajando en la Bravo. A algunas nos dejaban comprar sólo la Superpop porque la Bravo era muy guarrona. ¿Cómo llegaste ahí? ¿Qué hacías exactamente? ¿Recuerdas alguna anécdota graciosa del consultorio?

Yo trabajaba en un centro de anticoncepción y sexualidad como voluntaria y en Bravo buscaban gente para hacer las páginas de sexualidad y el consultorio y me cogieron, pero no recuerdo exactamente cómo llegué hasta allí. Hacíamos una cosa que se llamaba “fotonovela”, que consistía en hacer fotos sobre una historia “amorosa”. La directora de la revista era muy exigente y cuando no le parecía suficientemente picantona la historia, nos hacía repetir las fotos, con actores nuevos y todo…

Entre 1998 y 2002 estuviste en el mítico En tu casa o en la mía, lo que escuchaba la muchachada por aquel entonces, ¿cómo recuerdas esa época?

Con mucho cariño. Fue una época muy buena. Nos escuchaba gente joven porque nuestros programa se emitía en 40 Principales, pero enseguida se agregó gente de todas las edades. Teníamos a personas de 65 años, incluso.

¿Recuerdas algún episodio especialmente incómodo? ¿Alguno que te hiciera mucha gracia o te emocionara?

Incómodo y duro no recuerdo ninguno. Emocionantes muchos porque este trabajo, que nació desde la vocación de ayudar, me ha dado muchas recompensas. Muchas personas resolvieron cosas personales importantes. El otro día, sin ir más lejos, recibí un email de un espectador de mi programa de la tele, que se titulaba “eternamente agradecido”. Eso es emocionante. Y luego, pues a nivel muy personal, me dio un premio la revista Shanghai completamente sorpresa, con mis amigos de cómplices, y lloré mucho. Lo recuerdo con mucha ilusión.

Has seguido en la senda de la pedagogía en el ámbito sexual. ¿Notas que han cambiado las dudas y preocupaciones de la juventud entre entonces y ahora?

Pues sinceramente no. Las dudas siguen siendo las mismas. Es verdad que va cambiando lo que preocupa más ahora o menos ahora que hace 15 años, pero las dudas son iguales. Hay más información, más soltura a la hora de preguntar… Pero el contenido es el mismo.

La charla que das en Senso 3.0 versa sobre Amor en la red… La irrupción de Internet en el ámbito sexual y emocional de gran parte de la población, pero en especial de la gente de 35 para abajo, imagino que habrá supuesto un reto para ti como sexóloga, ¿qué me puedes decir respecto a ello?

¿Respecto al amor en la red? Toda una revolución, una manera nueva de conocer gente. Pero creo que se queda ahí. En conocer. Después, para que algo funcione, mi opinión es que tiene que existir “piel”, una mirada, un encuentro… Para dar los primeros pasos perfecto. EL resto de pasos hay que currárselos cara a cara. Es una opinión muy personal, no estoy sentando cátedra.

¿Crees que la mayor facilidad con que la gente se identifica como bisexual o como no 100% hetero o gay, el interés que suscitan las fórmulas como las relaciones abiertas o el poliamor, las críticas por parte del feminismo al amor romántico… Van a suponer un cambio definitivo de la manera en que nos planteamos las relaciones, al menos en Occidente?

No. No lo creo. El amor seguirá existiendo. Las expectativas, la exigencia, los anhelos… La forma de vivir la sexualidad o de cómo y con quien haces el amor no influye en el hecho en sí, que es amar a alguien por lo que es, por lo que te aporta, por cómo te mira…. Si son dos hombres o dos mujeres o lo que suceda en cada momento concreto en la cama no creo que nos cambie el hecho de “sentir”.

¿Cuáles crees que son las cuitas más comunes entre los menores de 30 respecto al sexo? ¿Y respecto al amor/lo emocional/las relaciones?

Que empiezan construyendo la casa por el tejado y quieren todo aquí y ahora. La sociedad en la que vivimos nos lleva a eso. No hay paciencia, no hay escucha, cuesta mucho la permanencia. Y eso de la casa por el tejado significa que en la sexualidad los matices son importantes y hay que intentar empezar de cero. Los fuegos artificiales llegan cuando uno se va esforzando.

En cuanto al amor y al sexo, los menores de 30 empiezan construyendo la casa por el tejado y quieren todo aquí y ahora”

Lorena Berdún

En tu caso particular, ¿cómo has cambiado respecto al sexo/amor entre los 20/30?

Respecto al sexo, obviamente, con la práctica las cosas son diferentes. En los 20 estás empezando, aprendiendo… Todo en la vida es un aprendizaje. Y por supuesto en el amor te equivocas muchas veces, sufres decepciones, mucho dolor… Pero también las vivencias siguientes son mucho más sólidas. Vas transformándote.

Gran parte de los nuevos planteamientos sexuales y afectivos vienen impulsados por parte del feminismo y el colectivo LGTB, ¿te consideras feminista?

No. No lo soy. Por supuesto hay cosas en las que estoy completamente de acuerdo pero también tengo que decir que a veces me parece horrible cómo se habla del hombre y cómo se le trata. En los próximos días, precisamente, voy a publicar un post en mi blog que habla de una web de contactos sobre la que me encantaría que opinara alguna mujer feminista.

 

  • Laura Caso

    Laura Caso

    Me gusta preguntar, me interesa casi todo y llevo fatal esperar. Si algún día me parezco a Bette Davis será que lo he hecho bien.

Aquí habrá comentarios