En 2050 el sexo con robots será habitual | eslang

En 2050 el sexo con robots será habitual

En menos de medio siglo el sexo con robots será una práctica normal:

  • Los expertos aseguran que puede ayudar a mejorar nuestra vida sexual
  • Pero ojo: otros advierten de que puede convertirse en adictivo

2050. Ese es el año en el que está previsto que los humanos mantengamos relaciones sexuales con robots. En menos de medio siglo los llamados sexbots podrán ser dignos compañeros de cama de todos aquellos que lo deseen, e incluso podrán enseñarnos nuevas técnicas para mejores nuestras dotes amatorias. Al menos, eso es lo que dicen los que saben del tema.

robots-sexuales
Dsdoll.com

Matt McMullen, CEO de RealDoll, conocida empresa de muñecas sexuales, no está preocupado por que estos robots sexuales reemplacen a las personas en el sexo; según él, todo son ventajas. “Va a ser una experiencia increíble que nunca nadie ha tenido antes”, asegura al diario británico Daily Star. Con sede en San Francisco, su empresa vende muñecas sexuales hiperrealistas por un precio aproximado de 5.000 dólares cada una, y ahora está inmerso en un proyecto que bebe de la Inteligencia Artificial (IA) para crear sexbots con personalidades customizables que puedan hablar a su pareja de diferentes maneras: en tono romántico o de otras formas más “entretenidas”.

“Estamos tratando de crear el deseo de tener relaciones sexuales más allá de lo físico. Por eso estamos utilizando la IA para que la gente pueda sentirse atraída por estos robots: que piensen que el robot es divertido, que le haga reír, que tenga sus mismos intereses…”, dice McMullen, quien espera que estos sexbots condimente la vida amorosa de cuantas más personas, mejor.

“Queremos que los robots lleven a las personas al siguiente nivel, que digan ‘Me gustaría mucho practicar sexo con él o con ella'”, sostiene. McMullen mantiene que el sexo con robots podría incluso ayudar a mejorar las habilidades amatorias en el dormitorio, haciendo que las personas tengan menos miedo de ser aventureros en este sentido. “Tener relaciones sexuales con el robot va a ayudaros con vuestras habilidades en la cama. Podrá hacer que dures más tiempo en la cama, probar diferentes posiciones y ser más atrevido”, afirma.

Pero McMullen sugiere que las interacciones con los robots irán más allá del sexo, y los hombres podrían incluso seducir al robot sexual. “La gente puede tener fantasías sexuales con prácticas bondage, tríos o fetiches específicos, pero esto es una cosa totalmente nueva. La gente va a pensar: ‘he practicado sexo con mujeres, y ahora voy a tener la oportunidad de hacerlo con un robot'”.

El robot sexual Roxxxy, junto a Douglas Hines, su creador. (Foto: Flickr/Paladin Justice)
El robot sexual Roxxxy, junto a Douglas Hines, su creador. (Foto: Flickr/Paladin Justice)

Otros expertos, sin embargo, han expresado su preocupación por el tema de los robots sexuales: advierten de que podrían convertirse en una adicción. Joel Snell, experto en robótica en el Kirkwood College de Iowa, manifiesta: “El sexo robótico puede convertirse en adictivo. Los sexbots siempre estarían disponible y nunca podrían decir que no, por lo que las adicciones serían fáciles de alimentar. La gente reorganizará sus vidas para acomodar sus adicciones”.

El precio de los robots sexuales

Neal Slateford, copropietario de la empresa de juguetes sexuales online Lovehoney, ve claro el futuro de los sexbots. “La tecnología avanza todo el tiempo, y los primeros juguetes robóticos que se han creado todavía están fuera del rango de precios de la mayoría de la gente: cuestan alrededor de 7.800 dólares”, dice.

“Los precios bajarán, y prevemos la venta de estos juguetes robóticos de manera masiva en unos tres años. Podrían ser productos realmente brillantes y, seamos francos, es la forma más segura de hacer un trío con su pareja y no acabar firmando los papeles de divorcio”, ironiza.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios