"Me acaban de desear la muerte en mi cara, con más gente en la parada y nadie ha hecho nada" | eslang

“Me acaban de desear la muerte en mi cara, con más gente en la parada y nadie ha hecho nada”

#StopTransfobia

La denuncia social de una joven trans a través de Twitter:

  • Alma publica la agresión que ha sufrido y la pasividad de los que estaban a su alrededor
  • "Me preocupa que la gente no responda ante estas situaciones", cuenta a Eslang

“Me gustaría que vieses la clase de mierda que tenemos que aguantar A DIARIO”. Ese “tenemos” engloba a la comunidad trans, y “la clase de mierda” se refiere a insultos, agresiones y amenazas de muerte. La frase la ha publicado una chica trans de 20 años llamada Alma en su cuenta de Twitter junto a cuatro pantallazos explicativos después de ser acosada en una parada de autobús de Barcelona.

“Estaba esperando al bus y han venido tres chicos. Primero uno de ellos se ha sentado a mi lado y me ha empujado, y después otro de ellos se ha sentado al lado y se han apretado contra mí. Yo he querido pensar que había sido un accidente y me he apartado sin decir nada”, cuenta a Eslang. “Pero después, el chico que estaba a mi lado me ha dado unos golpecitos con el codo y han empezado a reírse mientras el tercero empezaba a gritarme cosas como “Otra vez el bicho este, siempre tengo que encontrármelo, muérete ya” o “Con Franco era mejor, un pistolazo y fuera”, narra Alma.

“Yo estaba paralizada, ni siquiera podía mirarle a la cara. En la parada había más gente y nadie ha hecho nada. Solo cuando los tres chicos (que yo no les echaba más de 19 años) se han marchado, una chica ha dicho ‘que asco de tíos'”, lamenta.

Aparte de denunciar públicamente la agresión y su hartazgo por “que la gente me mire, me haga fotos y se rían de mí”, con este tuit-denuncia pretende, sobre todo, hacer un llamamiento a las personas que han sido testigos del suceso y no han hecho nada al respecto: “Me preocupa que la gente no responda ante estas situaciones, que hayan dejado que me humillen y que me agredan, que giren la cara y no nos ayuden”.

Asegura que lo que le ha ocurrido no es un caso aislado. “Esto me pasa más de lo que quisiera, a mí y al resto de personas trans, que tenemos que aguantar este tipo de actitudes opresivas”, recuerda. “Es el primer caso que difundo con esta fuerza y estoy muy contenta por el apoyo recibido y los mensajes de ánimo, pero queda muchísimo por hacer”, manifiesta.

Hace un par de semanas un autobús fletado por la organización ultracatólica Hazte Oír recorrió las calles de varias ciudades españoles con un mensaje tránsfobo. Finalmente fue inmovilizado, aunque ahora la organización ha llevado su autobús hasta Nueva York. “El tema del autobús es muy turbio porque su mensaje es completamente denigrante, nos deshumaniza y debate nuestra existencia, algo terrible. Pero también podemos ver una ola de apoyo por parte de sectores de la sociedad, así como la unión de sectores políticos que normalmente no suelen estar de acuerdo”, afirma Alma.

La Ley de Identidad de Género cumplió 10 años el pasado 17 de marzo y el próximo día 31 se celebrará el Día Internacional de la Visibilidad Trans, pero entre una fecha y otra todos los días son jornadas de reivindicación para las personas trans. Según el estudio Características Sociodemográficas y Ajuste Psicológico entre transexuales en España, un 82% de personas trans ha sufrido algún tipo de agresión física en su vida, un 31% se ha sentido discriminado en su trabajo y un 23% ha intentado suicidarse al menos una vez.

Entre todos podemos hacer que esto cambie. #StopTransfobia

  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios