Más rodajes de 'Juego de Tronos' y no contestar al mail del curro fuera del trabajo: las cuestiones más random de Congreso y Senado (Vol. III) | eslang

Más rodajes de ‘Juego de Tronos’ y no contestar al mail del curro fuera del trabajo: las cuestiones más random de Congreso y Senado (Vol. III)

Uno de los dos leones del Congreso de los Diputados./ Fuente: chicadelatele (Flickr)

El viaje de esta magnífica serie de cosas rarunas vistas en Congreso y Senado termina aquí...

  • ... pero no te quedes sin ver qué dicen en el Congreso de no trabajar fuera del 'curro'...
  • ... o, también, de cómo las Fuerzas Armadas realizan maniobras militares ¿sin consentimiento?

Esto llega a su fin. Pero no lloréis, por favor: sólo leed. Tras el primer y segundo volumen sobre las cuestiones más random vistas en el Congreso de los Diputados y el Senado, os dejamos con la tercera y definitiva entrega. ¡Al lío!

Las maniobras militares no consentidas

La tensión entre los representantes catalanes a nivel nacional y el Gobierno no cesa. Un nuevo (y llamativo) ejemplo se vivió a principios de marzo de 2017 en el Senado. A las 16 horas y 45 minutos, el senador de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Jordi Martí lanzaba la siguiente pregunta: “¿Por qué el Gobierno español impone maniobras militares en municipios sin solicitar su consentimiento?

El senador catalán argumentó que numerosos municipios ya habían realizado “mociones de rechazo de estas prácticas” y que “allí donde se ha producido una mayor oposición de la sociedad civil es donde se ha visto reforzada la presencia del Ejército”.

La respuesta de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, fue escueta y directa: “El Gobierno español no impone nada. Ejerce su competencia en materia de defensa como todos los países de nuestro entorno”.

El senador Jordi Martí enseña una fotografía de maniobras militares./ Fuente: Senado de España
El senador Jordi Martí enseña una fotografía de maniobras militares./ Fuente: Senado de España

En su turno de réplica, Martí insistió: “Pensamos que debe respetarse la soberanía municipal. […] Queremos conciliar los usos militares con los usos civiles, ya que tenemos fotografías que demuestran que estos usos no son compatibles. […] Nos preocupa que no se produzca una buena comunicación interadministrativa. […] Se trata de una cuestión de simple voluntad y de respeto”.

La disputa no pasó a mayores, pues la ministra zanjó el debate (tampoco había mucho tiempo para más) con una rotunda afirmación: “Que tenemos que pedir autorización para que nos digan el día, la hora, el cuándo y el cómo tienen que preparar las Fuerzas Armadas a sus militares, eso no se va a producir”. Fin de la movida… O no.

¡Por una desconexión real fuera del ‘curro’!

Nos ponemos en pie, aplaudimos y damos las gracias a Podemos-En Comú Podem-En Marea. Nos entienden y velan por nosotros (aunque vayan por ahí dando gritos en un bus random), la clase trabajadora. Vamos, los ‘currantes’ de toda la vida. ¿De qué hablamos? De la proposición no de ley sobre el derecho a la desconexión laboral fuera del horario de trabajo, presentada en marzo de 2017 y que se está debatiendo en pleno.

“Legislar la desconexión laboral fuera del horario haría explícito y adecuaría a los tiempos un derecho que, en principio, ya tienen reconocido las trabajadoras y trabajadores, pero que los nuevos usos tecnológicos lo están poniendo en duda”. Y aunque el grupo de Pablo Iglesias no presenta datos, lo que cuenta es la intención.

Así que, jefes y jefas del mundo, escuchad: “Es importante destacar que la necesidad de defender algo tan básico como es el respeto de períodos de descanso adecuados y las jornadas pactadas es una consecuencia más de la aplicación de una reforma laboral injusta que desequilibró la relación laboral en favor del/de la empresario/a”. No hay más que hablar, señoría.

PD: Un servidor nunca ha sufrido a ningún jefe o jefa con el látigo detrás fuera de las horas de trabajo, todo sea dicho.

La Fiscalía, ¿una vía del Gobierno para ejecutar su política criminal?

¿Quién decía que el Senado era sólo un cementerio de elefantes? A ver, sí lo es. En eso estamos de acuerdo. Pero en sus sesiones plenarias también podemos encontrar preguntas algo heavys.

Como por ejemplo, la que le hizo Joan Comorera, senador del grupo Podemos, el pasado noviembre de 2016 al ministro de Justicia, Rafael Catalá: “¿Cree el Gobierno que la Fiscalía es un instrumento a su servicio que se puede utilizar para ejecutar su política criminal?”. (Spoiler: La conversación fue cordial en todo momento. Ni Catalá denunció a la Fiscalía a Comorera ni éste insultó al ministro). Sigan, por favor.

Ante tal pregunta, el ministro se remitió al lugar común de turno: “Este Gobierno cree estrictamente en la ley. Y la Fiscalía es un órgano al servicio del interés general y al servicio de la defensa de los derechos de los ciudadanos”.

En su réplica, el senador catalán atizó, de nuevo, al ministro: “Ni en la Constitución ni en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal se dice que el Gobierno pueda dar instrucciones escritas ni tampoco verbales. Eso ocurría en la dictadora, pero por suerte ahora ha cambiado”.

Catalá mantuvo el tono -de nuevo, una lástima-. Ni política criminal ni leches. Erre que erre y nada nuevo bajo las luces del Senado. Seguiremos informando.

Más JdT y otros rodajes en España, por favor

Ya fuere por el encanto andaluz, la dehesa extremeña o la tranquilidad norteña, lo único cierto es que actores y resto de personal de la famosa serie ‘Juego de Tronos’ (HBO) quedaron prendados con España y sus majestuosos enclaves durante el rodaje de diferentes tramas.

A raíz de esto, el grupo Ciudadanos ha tomado buena nota y no ha dejado escapar la oportunidad. En noviembre de 2016 presentó una proposición no de ley -que, en la actualidad, está a debate en el Congreso- para hacer de España una localización predilecta para rodajes nacionales e internacionales.

Conscientes de “los efectos directos e indirectos que la actividad cinematográfica posee sobre las arcas nacionales”, apuestan por: i) mejorar las condiciones de ayudas fiscales para producciones audiovisuales, ii) elevar el techo de desgravación fiscal y iii) reducir el límite económico para el acceso de más producciones extranjeras.

Aun así, en Eslang pensamos que, en realidad, Ciudadanos quiere que el desierto de Tabernas no se sienta solo (cinematográficamente hablando). Ahora silencio, que se rueda.

  • Carlos Muñoz

    Carlos Muñoz

    Periodista de datos. O eso dicen las estadísticas. También soy escéptico, pero con un axioma vital: correlación no implica causalidad.

Aquí habrá comentarios