Identidades

Lo que hubiera significado ver una carroza LGTB+ en una Cabalgata de Reyes cuando éramos niños

Ya que la cabalgata de Vallecas ha suscitado tanta polémica...

· Preguntamos a varias personas de diferentes orientaciones e identidades qué hubiera supuesto para ellos ver una carroza en favor de la diversidad en su infancia. Y, ¡sorpresa!, no hay ningún trauma. Todo lo contrario

Ya que la cabalgata de Vallecas ha suscitado tanta polémica...

· Preguntamos a varias personas de diferentes orientaciones e identidades qué hubiera supuesto para ellos ver una carroza en favor de la diversidad en su infancia. Y, ¡sorpresa!, no hay ningún trauma. Todo lo contrario

¿Quién va a pensar en los niños? Una vez más, los más pequeños sirven de escudo y parapeto para que los mayores saquen sus prejuicios a pasear con la sensación de hacerlo bendecidos por la justicia, la dignidad y LA RAZÓN (el periódico también). La cabalgata de Vallecas ha resucitado el affaire reinas magas de 2016 con una polémica que nos retrata como sociedad: la inclusión de una carroza por la diversidad en la que participarán la cantante y drag queen La Prohibida, la Roma Calderón, artista de cabaret, y la rapera Dnoé Lamiss.

Que si la tradición, que si la religión, que si el ‘qué necesidad’… Entre todos los argumentos en contra de una carroza en una cabalgata de un barrio de Madrid, destaca el de respetar la ilusión y la inocencia de los infantes, que al ver a tres artistas vestidas con un pijama de animalitos (así ha comentado La Prohibida que desfilarán, para calmar a los que las hacían con salto de cama y liguero), quedarían adoctrinados para siempre en el credo LGTB+.

Los niños de los 80 y 90 crecimos con Baltasares que bien sabíamos eran señores blancos pintados de negro, caramelazos asesinos y abuelos que ponían el paraguas al revés para llevarse más dulces a casa. En nuestra infancia a Bibiana Fernández se la llamaba travesti, los chistes de maricones se contaban en prime time y hacían mucha risa, la violencia machista no existía porque eran crímenes pasionales y las parejas del mismo sexo ¡cómo se iban a casar! Algunos de esos niños, después, se dieron cuenta de que no pertenecían al género que se les había asignado, otros empezaron a sentirse atraídos por quienes no debían y muchos rechazaron a otros y a sí mismos por salirse de ‘lo normal’. Aún así, sin carroza LGTB+ en sus cabalgatas de Reyes, ¡sin adoctrinamiento!, algunos resultaron ser homosexuales, bisexuales o trans pero sufrieron mucho por el camino.

Si echamos la vista atrás… ¿qué hubiera supuesto para nosotros ver una cabalgata similar cuando éramos niños? Preguntamos a varias personas de orientación e identidad diversa qué hubiera significado para ellas:

Roberta Marrero (artista plástica)

Me habría encantado ver una carroza así de pequeña, aunque independientemente de que haya este tipo de carrozas o no, la gente tiene que madurar y aceptar que el ser humano es diverso. Los niños deben y van a estar expuestos a esa diversidad, antes o después, en la cabalgata de Reyes o en la tele. Estas pataletas de un sector de la sociedad me es incomprensible, sobre todo porque en el orgullo en Madrid a todo el mundo las drag queen les parecen fantásticas. Como el colectivo LGTBIQ deja mucho dinerito…

Pedro J. García (crítico de cine y series)

La noticia de la presencia de varias drag queens en la cabalgata de Reyes de Vallecas me pilla en el mejor momento posible como hombre adulto homosexual. Después de varios años leyendo y oyendo a mis amigos hablar de su obsesión por el reality RuPaul’s Drag Race, he sucumbido y me encuentro inmerso de lleno en su fabulosa cuarta temporada. Más allá de la diversión y el espectáculo que proporciona, este programa realiza una labor fantástica de visibilización y concienciación sobre la comunidad gay que me ha ayudado, a mí y a tantos miles de personas antes, a ver el colectivo drag de otra manera.

Como niño homosexual, la aparición de La Prohibida y sus compañeras en la cabalgata no me habría hecho sacar estas conclusiones, pero sí me habría enseñado una gran lección que me habría ayudado a crecer con menos miedo y más orgullo: eres libre de ser quien quieres ser y no avergonzarte de ello. 2018 va a ser un año cinematográfico muy importante para la comunidad LGBT+, sobre todo gracias a dos películas transformadoras: Call Me by Your Name, la preciosa historia de un primer amor que, a través de la figura de los padres, lanza un necesario mensaje de apoyo y tolerancia, y Love, Simon, la primera película de un gran estudio con protagonista adolescente gay (todo un hito). Los niños necesitan referentes LGBT+ positivos a su alrededor. Ya que Star Wars no se los da, celebremos que la cabalgata de Vallecas sí.

Espe Palacio (abogada y música)

Creo que ver una carroza similar habría supuesto mucho en mi infancia. Cuando yo era pequeña no existía visibilidad del colectivo LGTBI y a mí personalmente me habría ayudado a ver las cosas de otra manera, más normales, por decirlo así, y probablemente no habría tardado tanto tiempo en “salir del armario”. Es importante que se trate con normalidad para que todo el mundo (mayores y pequeños) podamos convivir en un entorno respetuoso.

El que aparezcan drags en una carroza me parece exactamente igual a que aparezcan en la cabalgata de reyes personajes de Star Wars o Los Minions. Tenemos que tener en cuenta que vivimos en un país en que incluso pintamos la cara a una persona para hacerla pasar por Baltasar (al menos hasta hace nada, no sé si lo siguen haciendo). La pena es que aún nos queda mucho que mejorar, ya que siguen existiendo insultos e incluso amenazas injustificadas y fuera de lugar. Me parece una iniciativa maravillosa, la verdad, ojalá la adoptaran en otros municipios.

Víctor González (periodista)

Haber asistido de niño a una cabalgata de Reyes Magos con una drag queen probablemente me habría ayudado a descubrir un mundo nuevo de magia y espectáculo, y a comprender (al menos desde mi pequeña mente infantil) que la identidad y la apariencia no son cuestiones binarias, como enseñaron a nuestros padres, sino mucho más ricas y diversas.

También me habría ayudado a entender que ser drag queen no tiene nada que ver con lo sexual y con lo oculto (eso fue lo que nos transmitieron de pequeños con el travestismo), sino con el arte y la libertad. Además, me habría animado a ser más tolerante con los que, como yo, eran diferentes. Cuando hablamos de una carroza con una drag queen no solo hablamos de visibilidad y representación, que ya de por sí es importantísimo, sino de salvar la vida a las personas que en el futuro ya no serán perseguidas, maltratadas y asesinadas.

Álvaro Velasco (guionista y cómico)

Intentando pensar como pensaría cuando era un niño, supongo que no me supondría nada porque no me fijaría en ello. Para mí, en la cabalgata había Reyes tirando muchísimos caramelos gratis, camellos, animales, pajes y demás, así que una drag queen habría sido una persona más disfrazada en una carroza. Eso sí, podría haber sido una buena oportunidad en mi vida para preguntar a mis padres qué es una drag y que me lo hubieran explicado con normalidad. Así habría tenido un conocimiento más temprano de otras realidades y formas de ser y habría sido bueno para mi evolución como persona.

Pero como digo, al fin y al cabo, como niño me hubiera dado un poco igual. Pensando en la carroza de Vallecas, entiendo que les dará lo mismo que haya una drag queen, un dinosaurio o cualquier otra cosa. Lo que quieren ver es tres señores disfrazados de Reyes, uno de ellos a poder ser que no sea pintado, y caramelos, básicamente.

 

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo