La primera gondolera de Venecia no era una mujer: la historia del primer gondolero trans | eslang

La primera gondolera de Venecia no era una mujer: la historia del primer gondolero trans

Alex Hai, en una foto de su página de Facebook (Crédito: Rafael Vázquez).

Fue protagonista de la historia de empoderamiento femenino perfecta, pero:

  • Alex Hai, hasta ahora 'primera gondolera de Venecia', se reconoce como hombre trans
  • "Apoyo la igualdad, pero no soy una mujer y la lucha del feminismo no es mi lucha personal"

Durante casi un milenio, los gondoleros de Venecia han sido solo hombres. 900 años de tradición en los que la profesión pasaba casi exclusivamente de padres a hijos. Hasta que Alex Hai. Hai ha sido durante 20 años protagonista de la historia de empoderamiento femenino perfecta. Todos los medios internacionales se hicieron eco de su historia: The Guardian, Financial Times, The New York Times titulaban “La primera gondolera de Venecia”. Pero esos titulares encerraban una historia más profunda, una verdad totalmente diferente: Alex es en realidad un hombre trans.

Él mismo lo ha hecho público hace poco en su cuenta de Facebook y en un fantástico podcast de RadioLab, en el que narra lo que siente al haber sido erigido en símbolo nacional de lucha contra el patriarcado y estandarte de los derechos de la mujer siendo realmente un hombre. Esta es su historia.

Nacido “en un cuerpo de mujer” en Alemania hace 50 años, muy pronto supo “que era niño”, dice Hai en el podcast. Lo supo mucho antes de ir al colegio. Tendría unos 3 años. Buscaba su pene todas las noches. Sus padres eran conscientes de lo que le ocurría, pero no le apoyaban. “Fue un drama en casa. Cuando tenía 10 años nació otro niño. Fue un shock terrible porque eso significaba que, básicamente, mi madre quería desesperadamente un niño y a mí no me aceptaba como tal”, cuenta.

A los 15 años huyó de casa y se fue a Hamburgo. Más tarde recaló en Venecia y, por razones que no puede explicar, sintió fascinación por las góndolas y los hombres que manejaban esos remos. En 1996 comenzó como aprendiz de gondolero con la intención de obtener el título oficial y ejercer la profesión de manera cualificada, pero prueba tras prueba, acabó suspendiendo el examen hasta en cuatro ocasiones.

“Alex era bueno. Era mejor que muchos de los chicos, más apasionado. Ocurrió algo inmensamente injusto”, reconoce ahora en el podcast el que fuera jefe de los gondoleros de la época. Ese ‘algo’ se podía resumir en dos vías: la primera, el peso de los apellidos; la segunda, que Alex era visto por todos como una mujer. Desafortunadamente, todos los periódicos comenzaron a hablar en estos términos, transformaron la contienda en una batalla equivocada y la historia se hizo global. “No era lo que yo quería, esto no iba sobre hombres y mujeres”, manifiesta.

En una industria tradicionalmente dominada por hombres, los gondoleros se negaron a conceder a Hai una licencia. Su “desafío” al gremio le granjeó insultos e incluso amenazas, pero en 2007 ganó un juicio por el que se le permitió operar como gondolero de forma privada. En 2015, la Corte Suprema de Roma confirmó esa sentencia y la leyenda se hizo firme: Alex Hai ya llevaba dos décadas convertido en icono feminista.

“En 1997 no teníamos noción de género”, argumenta sobre las dificultades de contar quién era realmente en esa época. Por eso Hai nunca paró la historia, nunca contradijo a los periodistas, a aquellos que le habían convertido en heroína. “La gente me convenció de que era una de ellas, y no lo soy”, arguye.

El primer gondolero trans

En un post publicado en su cuenta de Facebook, Hai se define como transgénero. “La forma correcta de referirse a mí, en cualquier momento de mi vida (independientemente de cómo fuera conocido públicamente en aquel momento), es como ‘él’. Es inexacto referirse a mí como ‘ella’ o ‘Alexandra’ por cualquier razón”, dice.

“Radiolab contó mi historia recientemente en un largo documental de audio. En la pieza, destacadas figuras respetadas en las comunidades de remo y gondoleros de Venecia confirman mi habilidad con el remo y mi íntimo conocimiento de Venecia. La historia de Radiolab también explica por qué me hubiera sido imposible, en cualquier momento anterior, vivir abiertamente como el hombre que he sabido que soy desde la infancia. Por favor refiérase a esa historia si tiene más preguntas”, prosigue Hai.

“Apoyo la igualdad de derechos de las mujeres y, como alguien que dominaba el arte del remo mientras estaba en el cuerpo de una mujer, he demostrado que ‘sí, incluso una chica puede hacerlo’. Sin embargo, yo no soy una mujer, y la lucha del feminismo no es mi lucha personal. Simplemente quiero hacer el trabajo que me apasiona, y ser visto por la gente que me rodea de la manera en la que yo me veo a mí mismo”. Alex está ahora en proceso de transición. Deja atrás una batalla y comienza otra.

Patriarcado en el canal

A pesar de que a Hai le fue asignado el título de ‘primera mujer gondolera’, lo cierto es que es otra mujer la que ostenta esta categoría. La primera mujer gondolera, y también la única, se llama Giorgia Boscolo. Boscolo, de 24 años, siguió los pasos de su padre, gondolero durante 40 años, y en 2010 obtuvo el título oficial de gondolera, rompiendo finalmente un molde que se le había resistido -o negado- a las mujeres durante mucho tiempo.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios