Entre la mafia del canapé y el apocalipsis zombie: las cuestiones más random de Congreso y Senado (Vol. II) | eslang

Entre la mafia del canapé y el apocalipsis zombie: las cuestiones más random de Congreso y Senado (Vol. II)

Varios diputados en una sala del Congreso de los Diputado (1988)./ Fuente: Wikimedia Commons

Congreso y Senado, Senado y Congreso. Mucha seriedad y diplomacia pero...

  • A veces se les va la olla y se ponen a hablar de apocalipsis, manifestaciones rusas o mafias del canapé (¿de caviar o de paté barato?)

Nos gusta que el lector quede satisfecho. Por eso, continuamos con la serie de las cuestiones más random vistas en el Congreso de los Diputados y el Senado, las dos Cámaras de representación política a nivel nacional en España.

Si te quedaste con ganas de más tras el primer volumen, no te preocupes: aquí tienes una nueva ración.

La sospechosa mafia del canapé

Irene Montero, diputada de Podemos-En Comú Podem-En Marea: “Buenos días, señor ministro. ¿Le consta a usted la existencia de la llamada mafia del canapé?”

Rafael Catalá, ministro de Justicia: “Señoría, la verdad es que no. Yo sé que ustedes son muy expertos y, a veces, incluso les alabo la capacidad creativa para hablar de la casta, del régimen y ahora de la mafia del canapé. Yo no sé lo que es la mafia del canapé, señoría”.

La discusión, que se produjo en marzo de 2017, tuvo un arranque simplón. Sin embargo, Irene Montero no tuvo ningún problema en explicar al ministro lo que ella consideraba por ‘mafia del canapé’:

“Se trataría de una red de influencia y una red de complacencia que se crea en torno a ciertos cargos judiciales, normalmente formando parte de la cúpula judicial, con el efecto de acercar a esa cúpula judicial el poder empresarial y político a través de actos -diríamos- de canapé. Como los palcos de los partidos de fútbol, como comidas en restaurantes elegantes o como recepciones en las que, al final, los jueces empezarían a conocer a los empresarios que luego están implicados en juicios mercantiles, laborales e incluso penales”.

Irene Montero, en una sesión plenaria del Congreso./ Fuente: Congreso de los Diputados
Irene Montero, en una sesión plenaria del Congreso./ Fuente: Congreso de los Diputados

Las hostias (dialécticas) por parte de Montero no sirvieron para sacar de sus casillas al ministro de Justicia –lástima-, que respondió como era de esperar: alabando la justicia española. “Sí sé lo que son 5.500 jueces independientes trabajando cada día, 2.400 fiscales haciendo su trabajo con total autonomía y cientos de miles de funcionarios trabajando cada día en la Administración del Estado, en la Administración de Justicia”, aseguró.

Pese a la contestación de Catalá, el debate está servido (ya habló de ello hasta Piqué). Estaremos atentos a si, de verdad, existe tal mafia del canapé. Y si así fuere, investigaremos si es más de canapé de caviar del caro o de paté del barato.

El plátano de Canarias, entre transportes y fraudes

De las islas Canarias te vas a hartar de escuchar cosas buenas de diferentes asuntos. De la degustación del mojo picón ‘como Dios manda’. De la imperdible visita al Teide, en la isla de Tenerife. O de ver jugar a fútbol a David Silva o Juan Carlos Valerón.

Pero ahora, en el Congreso de los Diputados, se discute sobre otra seña de identidad del archipiélago canario: el plátano. Ana María Oramas, diputada por Coalición Canaria (integrado en el grupo Mixto), presentó una proposición no de ley relativa al plátano de Canarias en octubre de 2016.

La diputada canaria denunció dos hechos. Primero, que un Real Decreto de 2009 abrió la puerta “a que el Gobierno español abonara el coste del transporte del plátano producido en Canarias hasta el territorio peninsular en un porcentaje mínimo del 50 por ciento”. Siete años después, la medida no se ha puesto en marcha (ni en el momento de la proposición ni ahora). Mientras tanto, países de Centroamérica y Sudamérica traen bananas libres de aranceles (por acuerdos comerciales con la UE), se quejaba Oramas.

Y segundo, afirmó la existencia de prácticas irregulares en la venta de bananas por parte de terceros países como plátanos de Canarias. Estimaba que este “fraude” podría alcanzar los 20 millones de kilogramos anuales.

Con todo ello, Oramas instó al Gobierno a que actuar rápido para fomentar “la ayuda al transporte del plátano” y a emprender “las actuaciones necesarias para la persecución del fraude agroalimentario”. La pelota está sobre el tejado del Estado español, porque todavía no ha tratado esta cuestión. ¿Qué decisiones tomará éste sobre la seña de identidad canaria?

Un día en una manifestación pacífica en Rusia

Más de 3.400 kilómetros (en línea recta) separan Madrid de Moscú (Rusia). O también: unas 42-43 horas de trayecto en coche (eso sí, sin parar a comer un mísero bocadillo por el camino). O también: ni un minuto vía nuevas tecnologías sin una persona quiere conocer qué ha pasado por los territorios de la antigua Unión Soviética.

Eso ha hecho Fernando Maura, diputado de Ciudadanos y conocedor de la geopolítica internacional. Después de ver cómo se detenía a más de 1.000 personas en unas manifestaciones pacíficas celebradas en varias ciudades rusas en marzo de 2017, decidió preguntar al Gobierno español. ¡Y en menudo lío les puede meter si el poder ejecutivo responde con lo que piensa de verdad! ¡Que se nos pueden echar encima los rusos, señor Maura!

Más de 1.000

personas fueron detenidas durante las manifestaciones en Rusia el pasado marzo, según el diputado Fernando Maura

El diputado naranja se interesó por conocer si el Gobierno había manifestado su preocupación ante las autoridades rusas por la vulneración de derechos durante las manifestaciones. Y si así fuera, con qué resultado. El Gobierno, en el momento de publicación de este artículo, no había emitido respuesta alguna. ¡Verás como nos la líe Vladimir, verás!

Pero ojo, que aquí no criticamos que se hagan preguntas parlamentarias sobre Rusia. De hecho, nos hemos metido en la vida de un ruso en hasta tres ocasiones (I, II y III). Simplemente, nos parece llamativo que surjan este tipo de interpelaciones. Y aun así, apoyamos a Maura: siempre es importante defender los derechos humanos en cualquier rincón del planeta.

El apocalipsis zombie de Compromís

The Walking Dead ha hecho mucho daño. Pero mucho, de verdad. No viene al caso decir que es una serie sobrevalorada, no. Aun así, aquí también queremos sumarnos a la ola del apocalipsis zombie. Si no os habéis enterado (porque ya lo han publicado numerosos medios de comunicación), aquí te lo resumimos a la perfección:

El 28 de febrero de 2017, el senador de Compromís (integrado en el grupo Mixto) Carlos Mulet le preguntaba al Gobierno qué hacer en caso de apocalipsis zombie (¡Boom!). Según destaca Mulet, la decisión de enviar esta pregunta al Ejecutivo reside en que muchas de sus respuestas “no aportan nada de información” y que “se han ventilado más de 500 preguntas concretas con una sola respuesta génerica”, recoge Verne.

El Gobierno no da la callada por respuesta. Y con cierta sorna, asegura que “no dispone de protocolos específicos para dicha eventualidad, entre otros motivos, porque poco se puede hacer llegado el momento”.

Al senador valenciano no le ha terminado de convencer la contestación y ya ha enviado al Gobierno un escrito de disconformidad. ¿Será una rabieta o de verdad está interesado en saber cómo afrontar un apocalipsis zombie? Si es lo segundo, lo mejor es que se fije más en Rick Grimes.

Continuará…

  • Carlos Muñoz

    Carlos Muñoz

    Periodista de datos. O eso dicen las estadísticas. También soy escéptico, pero con un axioma vital: correlación no implica causalidad.

Aquí habrá comentarios