Adopta a un yayo: la iniciativa de una asociación para encontrarle hogar a los perretes ancianos | eslang

Adopta a un yayo: la iniciativa de una asociación para encontrarle hogar a los perretes ancianos

Foto: “Dog” by Michael Pedersen.

Los abueletes de cuatro patas también quieren un hogar:

  • Muchos llegan al centro de acogida cuando sus dueños, personas mayores, fallecen
  • Este programa ofrece hacerse cargo de los gastos del animal a cambio de que la persona aporte un hogar

El tercer sábado de agosto se celebra su día, el Día de los Animales Sin Hogar, pero ellos necesitan ayuda durante todo el año. Un estudio publicado por Affinity en julio de 2017 refleja el número de mascotas recogidas por protectoras en España en 2016: 104.447 perros y 33.335 gatos. Frente a una reducción de los abandonos desde 2008, el pasado año las cifras se estancaron en vez de reducirse respecto a 2015, lo que es una muy mala noticia.

Casi todos los abandonos se producen en el segundo cuatrimestre del año, coincidiendo con la temporada estival: en estos meses se recogen el 34% de canes y el 42% de felinos. Del total de animales rescatados, se adoptan un 45%. La mayor parte de los abandonados, hasta un 57%, son adultos. Los ejemplares maduros pasan, además, cuatro veces más tiempo en el refugio que los cachorros, según refleja el estudio.

Por todo ello, organizaciones como la Asociación Nacional de los Amigos de los Animales (ANAA) han creado un programa para favorecer la acogida de esos perretes que ya son mayores. Lo que ofrecen desde ANAA es la posibilidad de acoger por tiempo indefinido a un perro de edad avanzada mientras le buscan un hogar definitivo, además de correr con los gastos de alimentación, veterinario y medicinas si fuera necesario, e incluso proveer de un hogar temporal si los adoptantes tuvieran que viajar.

Olga Portilla, responsable de las acogidas de la asociación, cuenta que la iniciativa tiene una gran acogida: “Llevamos unos 7 u 9 años y la gente se ha volcado mucho”. Explica que estos perros normalmente no llegan al centro fruto del abandono: “Muchos llegan cuando sus dueños, personas mayores, fallecen y la familia no puede o no quiere hacerse cargo de ellos”. Para estos animales es muy difícil adaptarse a la vida en el refugio.

Portilla reconoce que es complicado afrontar este tipo de acogidas o adopciones, porque los perros a menudo están enfermos y porque se encuentran en el final de su vida. “La gente que los acoge suele estar involucrada en las acogidas. A veces tienen otro animal más y normalmente son personas sin hijos”.

Desde la asociación destacan las ventajas de acoger a un yayo, como el hecho de que ya están bien educados, suelen ser tranquilos y vivirán el tiempo que compartan con sus dueños de manera muy intensa. Si estás interesado, no dudes en contactar con ellos para informarte en profundidad sobre el programa, enviando un correo a canguros@anaaweb.org.

Por ejemplo, puedes ayudar a Nerfi:

nerfi

Este pastor alemán tiene 13 años y, como nos ocurre a nosotros, sus momentos favoritos del día son los de las comidas. Cuentan que no parece haber recibido muy buen trato pero destacan que le encanta dar y recibir cariño.

Por si te animas, aquí te presentamos a algunos de los yayos a los que les han dado una oportunidady viven una segunda juventud:

Yako

yako

13 años, aunque, como explican en la web, aparenta aún más edad porque la vida no le había tratado muy bien. Este pastor alemán encontró una familia y es que es ‘un dulce’.

Soko

soko

Un braco alemán de tamaño mediano un pelín nervioso que a sus 14 años consiguió una familia que le sacara del centro de acogida, donde tantos olores y ruidos le causaban mucha intranquilidad.

Montxo

montxo

Otro braco alemán, un poquito más joven (13 años), que ha encontrado en su nueva adoptante la alegría y el cariño que necesitaba.

Spartal

spartal

Spartal es grande, mestiza y una veterana: 17 años. Hasta que encontró dueña, vivió un poco asustada en el Centro. Desde ANAA sospechaban que nunca había recibido buen trato por parte de una persona y desconfiaba de estos gestos de cariño.

Hippie

hippie_12

Aquí un perrete de 13 años que sabe llevarse muy bien también con los gatos. En ANAA advertían que cuando llegó hasta ellos tenía síntomas visibles de haber sufrido violencia, por eso era muy sensible y había que tratarle de manera especial. Gracias a su nueva dueña ha dejado todo esto atrás.

Portilla nos recuerda que la mejor solución para todos los animales que se encuentran en refugios es la adopción permanente, y también nos habla de otro perfil de perretes que suelen pasar varios años en la asociación: “Son animales que tienen 2 ó 3 años, que es el grupo de edad al que pertenecen la mayor parte de los perros que nos llegan, y presentan algún problema de salud o les cuesta mucho relacionarse porque han recibido malos tratos”.

 

  • Laura Caso

    Laura Caso

    Me gusta preguntar, me interesa casi todo y llevo fatal esperar. Si algún día me parezco a Bette Davis será que lo he hecho bien.

Aquí habrá comentarios