Identidades

Ocho mujeres acusan a Morgan Freeman de acoso sexual y comportamiento inapropiado

Una investigación de la CNN reúne testimonios contra el intérprete:

· La propia periodista que firma junto a otro compañero la investigación cuenta su experiencia con Freeman en una entrevista

· El actor no se ha manifestado por el momento

Una investigación de la CNN reúne testimonios contra el intérprete:

· La propia periodista que firma junto a otro compañero la investigación cuenta su experiencia con Freeman en una entrevista

· El actor no se ha manifestado por el momento

Con 80 años y cinco décadas de su carrera, el #MeToo ha alcazado a Morgan Freeman. La CNN ha publicado una investigación que cuenta con el testimonio de ocho mujeres (y otras ocho personas que participan como testigos) que acusan al actor de toqueteos inapropiados, acoso sexual en el trabajo y comentarios obscenos en público.

Una de las mujeres que acusan al intérprete es una asistente de producción que participó en la película Un golpe con estilo – una película de 2017 en la que participaban también Alan Arkin y Michael Caine-. Asegura que sufrió durante meses el acoso de Freeman en el set, incluyendo tocamientos en la parte baja de la espalda, comentarios diarios sobre su cuerpo o su forma de vestir y un episodio en que llegó a levantarle la falda, un acto que fue afeado por su compañero de reparto, el mencionado Alan Arkin, ante lo que el actor “se quedó asombrado y sin saber qué hacer”.

“Hacía comentarios sobre nuestros cuerpos… Sabíamos que si iba a estar él era mejor no llevar escote ni nada que se ajustase a nuestro trasero, en definitiva, no llevar ropa ajustada”, explicaba una integrante del equipo de producción de otra película de 2012, Ahora me ves, sobre el comportamiento de Freeman con ella y con su joven ayudante.

Además, tres periodistas especializadas en entretenimiento, entre ellas una de las firmantes del reportaje de de CNN, Chloe Melas, han señalado que han sido víctimas de comentarios inapropiados en los encuentros de prensa con el actor. La investigación señala que el comportamiento de Freeman era tan conocido que muchas de las personas con las que hablaron supieron que les iban a preguntar por él antes de que le desvelaran el nombre de la persona investigada.

Los episodios de acoso, al parecer, no solo tuvieron lugar en los sets de rodaje o en las promociones de las películas, sino que también eran comunes en el día a día de la productora que el intérprete fundó para ofrecer más papeles a actores negros, Revelations Entertainment. Hasta siete trabajadores de la compañía aseguran que Lori McGeary, la cofundadora de la empresa, fue testigo de un incidente que ocurrió en público, pero los autores del reportaje no han podido ponerse en contacto con ella para recoger su versión. Tampoco han tenido suerte contactando al representante del propio Morgan Freeman.

Como destaca el reportaje, ninguno de estos comportamientos descritos por las ocho mujeres ocurrió en privado. En todos hubo testigos, incluso cámaras grabando; quizá porque el actor se sentía seguro de que nada de lo que hacía tendría consecuencias, quizá también porque no veía nada malo en su proceder. Todas las mujeres que han aportado su testimonio coinciden en que no lo denunciaron por miedo a perder su trabajo. Muchas optaron por cambiar su forma de actuar o de vestir para intentar evitar estas situaciones.

Morgan Freeman, que este 1 de junio cumplirá 81 años, comenzó su carrera en el cine en los años 70, y cuenta con personajes inolvidables en grandes éxitos como Paseando a Miss Daisy, Sin perdón, Cadena perpetuaSe7enMillion Dollar Baby, un film que le otorgó su de momento único Oscar a Mejor Actor de Reparto.

Cuando estaba embarazada de seis meses, la coautora del artículo, Chloe Melas, cubría el estreno de Un golpe con estilo y fue a entrevistar al actor. Según explica, Freeman le sujetó insistentemente de la mano, en una habitación llena de gente, donde también se encontraban los otros dos protagonistas del film, y le repitió comentarios que venían a ser “Ojalá estuviera ahí dentro” (refiriéndose al vientre de Melas). Además le dijo: “Estás madura”. Las cámaras grabaron una de las frases de Freeman: “Ojalá estuviera ahí”, pero no las demás. Después de informar a sus superiores y a la productora de la película, que dijo que no podía hacer nada porque ninguno de los presentes se había percatado de nada, la periodista decidió empezar a hacer llamadas para ver si esto era un comportamiento habitual del intérprete o un caso aislado. Y al parecer no, no lo era.

 

  • Eslang

    Por Eslang

    Se escribe con e. Se nos da mejor contar historias que ponernos nombre.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo