Sexy Zebras: "Nuestra polla ha sido fundamental para todo lo que hemos hecho" | eslang

Sexy Zebras: “Nuestra polla ha sido fundamental para todo lo que hemos hecho”

De izquierda a derecha, Samu, Gabi y Jose. Fuente: cedida

Hablamos con los Sexy Zebras sin filtros antes de su debut en el Mad Cool

  • "Nos han llegado quejas hasta de sellos discográficos"
  • "Al principio nos llovían las hostias porque éramos muy malos"

Son independientes y lo afirman con rotundidad, que para eso tienen su propia discográfica. También son del barrio madrileño de Hortaleza, aunque por su guisa no lo creas. ¿Piensas que son provocativos?¿Consideras que son injustos con su sector? Respetarán tu opinión pero nunca negarán sus valores. Gabi (30), Jose (29) y Samu (28) componen Sexy Zebras, uno de los grupos que están pegando más fuerte en la escena musical española. Con un rock que se aleja de clichés indies, la banda habla sin tapujos y sin ánimo de sentar cátedra sobre maquinaria, insumisión, incorrección política y amor salvaje.

Tocan en el Mad Cool Festival de Madrid tras el lanzamiento en junio de La Polla, su tercer sencillo. Todo ello después de concluir una emprendedora gira por México que los ha dejado exhaustos. Con los efectos aún patentes del jet lag y con los amplificadores sin sacar de sus cajas, nos atienden en su local de ensayo, situado a pocos metros de su barrio.

¿Los de la Polla Records no os han pedido derechos de autor por el nombre del disco?

Jose: Cuando lo anunciamos, un amigo de la infancia me escribió y me dijo: hostia tú, los punkis se os van a echar encima… Pues nunca lo pensamos. No obstante, creo que aunque no hayamos escuchado mucho a La Polla Records, probablemente esto también tenga que ver con esa actitud punk que tenemos nosotros. Llega un momento en el que las cosas mueren y vuelven a nacer y no hay más.

Samu: Queríamos hacer un disco que fuera la polla para todo el mundo, sin pensar si era para nosotros o no.

Por ser políticamente incorrectos, ¿os han pisado alguna vez el cuello?

Jose: Pues sí, bastantes veces…

Samu: ¿El cuello o las pelotas? (ríe)

Jose: Nos han dado de hostias en todos lados. Son muchos años…

Samu: En la vida hay que hacer lo que quieres en lugar de copiar o fijarte en otras cosas, hablando en general. Así que aunque nos pisen lo que sea, eso no va a cambiar nada.

Jose: Al llevar un camino más alternativo sí que estás más expuesto a eso. Es la vida, que juega con nosotros.

¿Y quién nos impone esa corrección política?

Jose: Al margen de conspiraciones, creo que hay una psicología social que está totalmente orquestada y que nos lleva a pensar de un modo u otro. Al fin y al cabo, el pensamiento alternativo está lleno de clichés: una vez soy verde, otras veces rojo, otras veces soy su puta madre… Y al final te das cuenta de que todas esas ideas están llenas de contradicciones. Creo que estamos en un sistema en el que lo único que conviene es tener a la gente amaestrada para seguir consumiendo y cuando algo se sale de ahí choca. Aunque bueno, como decimos en un tema nuestro, sabemos que nosotros también somos leña para la máquina. 

Los tabúes son de cobardes y las palabras están para decirlas”

Sexy Zebras

¿Qué tipo de intencionalidad buscáis dentro de vuestras letras?

Samu: En este último disco hemos tenido la intención de ser más claros.

Jose: Pero nuestra intencionalidad es la de expresarnos y hacernos entender. No queremos reivindicar nada, sino mostrar la verdad de tres personas que en muchas ocasiones coincide. Luego, como supongo que le pasa a cualquier persona, nos sentimos frustrados porque notamos que no nos entienden.

Samu: Sí, por ejemplo nos sentimos frustrados con la canción Caníbal porque ves que la gente no lo pilla.

¿En qué sentido?

Jose: Hay veces en las que llega un seguidor y te dice: “eh, ¿qué pasa caníbal?”. Y piensas que estás hablando clarísmo y luego no es así. Samu, por ejemplo, tiene una obsesión con escribir tan llanamente como hablamos y sin embargo, yo soy más metafórico y me dejo ir por las ramas. Al final hemos intentado buscar una normalidad, de forma directa y alta, como somos.

Samu: Luego que hablemos cómo nos sale de la polla es algo que a la gente le molesta de sobremanera. No pretendemos ser groseros ni nada: son frases coloquiales dentro de expresiones coloquiales.

¿Las letras de quién son?¿o las hacéis entre los tres?

Jose: Es muy curioso, las letras son de los tres. Lo mismo alguien viene y dice: he soñado con un búfalo blanco, tenemos que escribir esto.

Samu: Arriba o abajo, todos tenemos nuestro porcentaje de letra en cada canción.

Jose: A Samu le van más las rimas, a mí, como he dicho, el tema de las metáforas, a Gabi la búsqueda de las palabras que valen pasta… Eso es lo bueno de nosotros: somos personas muy diferentes pero que nos queremos y nos respetamos. Sin ir más lejos, el otro día fuimos con una amiga a un café en México y al hablar de músicos que se han salido de sus grupos originales como el cantante de Calle 13 o el batería de Zoé nos dimos cuenta que si cada uno de nosotros nos fuéramos por nuestro lado, no íbamos a sonar nunca más como Sexy Zebras.

Aun así, supongo que sois conscientes de que estáis dando un mensaje de ser políticamente incorrecto y que puede darse el caso de que llegue alguien, lo malinterprete y adopte argumentos mucho más extremos.

Jose: Cada uno es el resultado de sus viviencias, pero creo que el mundo iría mejor si la gente expresara sus sentimientos. Es más, prefiero que venga un hijo de puta diciendo sus gilipolleces honestamente antes que callarse y ser un falso. Al final todo sería un caos, pero un honesto caos.

Samu: ¡Nosotros hablamos del amor! De hecho, siempre defendemos los valores en los que creemos. Y si llega alguien que los malinterpreta, no nos hacemos responsables. Simplemente son daños colaterales.

¿Hijo de puta hay que decirlo más?

Samu: Es que hay mucho hijo de puta, ¿sabes? A mi me gusta ser claro y que la gente sea clara conmigo. Que me caes mal, pues de puta madre, no hablamos y así evitamos un mal posterior. Pero si alguien es un hijo de puta, se le dice y es mejor. ¿Acaso cuando eras pequeño no llegaba tu padre o un señor mayor y te paraba los pies cuando te estabas pasando de la raya? Está bien decir las cosas.

José: Los tabúes son de cobardes y las palabras están para decirlas, pero también es verdad que cada palabra tiene su forma y su contexto para usarla.

¿Se asocia demasiado el indie a la guitarra acústica y a la voz deprimente?

Jose: La gente lo asocia a eso porque se ha creado un género y una energía en el que la gente se ha sabido desenvolver.

(Llega Gabi a la sala después de atender una llamada, coge una butaca y se sienta entre sus dos compañeros)

Gabi: ¿Qué tal tío?, encantado.

Estábamos hablando sobre los clichés en la música indie…

Gabi: Si, parece como que ya es fácil hacerlo todo, como que cualquiera puede hacerlo.

Jose: Sí, se ha creado una fórmula y cuando las cosas vienen con manual de instrucciones está fatal.

Gabi: Pero tampoco es que esté fatal, es que pierde verdad. Hay que ocuparse más del fondo que de la forma.

Jose: Hay gente que encontró ese método y luego otra gente ha hecho lo mismo. Ocurre igual que con la falsa épica y similares movidas.

Nos suda que la gente nos critique”

Sexy Zebras

¿Os importaría dejar de ser un grupo de minorías para ganar la pasta que ganan otros grupos de la escena indie?

Jose: Claro que no. Nosotros queremos todo el dinero que haya. Es más, muchas veces sentimos que hay grupos ganando el dinero que deberíamos ganar nosotros (risas).

Gabi: También a veces sentimos que cada vez somos menos un grupo de minorías porque el camino que hemos emprendido ha sido el de llegar a todos los sitios.

Samu: Queríamos ir a México pero no teníamos pasta y no nos lo podíamos permitir. Pero ya lo hemos hecho y ahora, ¿por qué no plantearnos una gira internacional? Vendrá o no vendrá, pero está claro lo que queremos.

Jose: Sexy Zebras tiene algo pop que engancha a  mucha gente y al final nuestra vocación es llegar al máximo número de personas. Lo que te digo, creo que podemos conectar con uno que le guste el rap, con otro que le gusta el trap y hasta con uno que le encante el metal. No es nuestro objetivo prioritario ganar dinero, pero si todo va como esperamos, seremos multimillonarios (risas).

Habláis en vuestras canciones, como bien habéis dicho antes, de una máquina, de una superestructura que todo lo envuelve. ¿En cierta medida, supone vuestra independencia una rebelión frente a la superestructura musical?

Jose: Completamente. En ningún momento niego estar en la superestructura pero creo que somos como un caballo de Troya que la desafía desde dentro. Tratamos de labrarnos un camino pero siempre siendo fieles a nosotros mismos, ¿sabes?

Gabi: Luego tampoco queremos ser cínicos ya que formamos parte de eso y tomamos decisiones en función a la superestructura. Aun así, creemos hacerlo desde un punto de vista auténtico y nuestro, marcando nuestras propias reglas y tomando nuestras propias decisiones para crecer.

Jose: Por poner un ejemplo fácil: somos un grupo cañero en los festivales indies. Con esto quiero decir que ya estamos abriendo paso para que una línea distinta a lo que se destila esté presente.

Samu: Solo el hecho de irte a México cuando todavía no eres nadie, cuando desde la industria te dicen que no es lo que debes hacerlo, ya es reseñable. Está claro que Izal, Lori Meyers o Vetusta Morla se van porque son súper grandes y lo tienen todo ganado, pero hacer las cosas antes de tiempo cuando crees en ello es cuanto menos original.

Gabi: Es verdad que a veces vamos en contra, pero nos suda que la gente nos critique y se pregunten cosas como: “¿a donde van estos gilipollas?”. ¡Aunque cuidado, que aunque haya cosas que nos la traigan al pairo también nos equivocamos!

Siempre habéis dicho que Sexy Zebras suenan a Sexy Zebras, habéis rehuido cualquier tipo de comparación. ¿En qué aspectos concretos reside esa originalidad de la que presumís?

Gabi: Pues que somos tres pavos de su madre y su padre y que, aun siendo muy amigos, cada uno tiene sus movidas, sus putas influencias y sus formas de vivir la música. Sin embargo, como nos respetamos y nos queremos tanto, de repente, todo sale a la vez: las letras, los riffs, las canciones… Es muy ilógico y maravilloso.

Samu: No hay nada más original que ser uno mismo. Suena muy demagógico, pero es así. Hay que trabajar mucho para llegar a esa originalidad que nos caracterice, pero estamos en esa búsqueda. Y no es porque queramos ir de diferentes, sino porque creemos que somos así.

Fuente: cedida
Fuente: cedida

Pero luego, ¿en qué tipo de aspectos musicales concretos os diferenciáis?

Jose: Es un poco lo que dicen Gabi o Samu: el power trio está inventado, el rock está inventado, todo lo está. Lo realmente importante es la manera en la que cada uno de nosotros siente esa movida con todos nuestros fallos. Gabi canta a su rollo, Samu toca de una forma, yo de otra…

Gabi: También es cierto que más o menos sabemos qué es lo que nos caracteriza. Sabemos que nos gustan los riffs y que amamos gritar y decir verdades en las canciones…

¿Habéis visto grupos últimamente que se atrevan con el rock desenfadado por el que apostáis?

Gabi: Bueno, sentimos que sobre todo en Madrid se ha movido algo. Nos ha dado la impresión de que sí hay más rock diferente a lo estilado hasta ahora, pero vamos, no sabemos si es así o es lo que queremos ver.

Jose: Creo también que hay algunas bandas que se han inspirado en nosotros, pero es algo natural e histórico en la música.

Gabi: Sí, veo puntos comunes en bandas que nacen y que tienen muchas similitudes con nosotros. Todos hemos tenido inspiraciones y nosotros nos hemos inspirado en mucha peña, pero cuando se hace desde la verdad es la polla. Eso sí, siempre y cuando se componga desde la forma y no desde el fondo, porque al final queda todo una puta mierda y se nota. Es decir, si inspiramos a bandas de una forma buena y sana, genial, pero si nos copian las fórmulas ya te digo que no nos merecerán ningún respeto en el futuro.

¿Os dio la impresión cuando cogíais la furgo hace unos años que os estabais metiendo en un jardín de cuidado?

Jose: En ese punto llevamos mucho tiempo, tú (rísas).

Samu: Ayer mismo le decía a Jose que quién nos ha mandado meternos aquí después de tantos años.

Gabi: Volvimos el martes por la noche y hemos tenido un tour súper loco con muchas horas de carretera y muchísimos conciertos. Claro, en esa furgoneta siempre te asalta la duda de qué cojones estamos haciendo.

Jose: Revisas las palizas y locuras globalmente, físicamente, a nivel de conducción…

Gabi: El tour del año pasado fue una barbaridad. Creo que hicimos 8.000 kilómetros en apenas quince días… Ahí reflexionamos y nos dijimos a nosotros mismos: ¡cuidado!, que quizás estemos hipotecando muchas cosas. Pero otras veces sentimos que hay un pacto con nosotros mismos en el que ya no hay vuelta atrás. Aunque bueno, sí que puede haberla: cuando nos estrellemos contra un muro o cuando digamos “¡hostia puta lo que hemos hecho!”.

Jose: Imagínate que estás en un mina picando, ves que va saliendo oro y no paras porque ves que va a salir más. O cuando estás esperando a un autobús media hora y no te vas porque sabes que va a llegar de un momento a otro. Pues es lo mismo.

El crowdfunding nos parece poco elegante e injusto”

Sexy Zebras

¿Ha sido tan lineal vuestra trayectoria o habéis recibido golpes a más no poder?

Jose: Nos han llegado muchas hostias y muy gordas pero gracias a ellas somos lo que somos. Y seguramente irán llegando mierdas continuamente, eso es así.

Gabi: En nuestra trayectoria de diez u once años ha habido siete en los que solo hemos recibido hostias. (hace una pausa dramática) Y las merecíamos, porque éramos muy malos. Desde hace cuatro años la curva de rendimiento está cada vez más empinada y somos conscientes de que esas hostias van a ser más fuertes a partir de ahora.

¿Y de donde os venían?

Gabi: ¿Al principio? Puff… Cuando nos llegó nuestro primer manager hace diez años nos dijo: “sois la peor banda que he visto en toda mi vida”. ¡Y era el tercer concierto que hacíamos, que era para deprimirse!

Samu: Aún me acuerdo de lo que decía: “tú no sabes cantar, tú no tienes ni puta idea de tocar la guitarra…”.

Jose: Nos pasaba que llegábamos a los conciertos pensando que alguien iba a venir a vernos y que nos iba a cambiar la vida. Luego dábamos un mal concierto y yo, por ejemplo, me levantaba de la cama del disgusto; nos íbamos muy jodidos. Hoy en día, de hecho, nos sigue pasando.

Gabi: También creo que el peor enemigo del músico suelen ser las expectativas, que te juegan malas pasadas. Y nos las ponemos por las nubes. Llega un día que vas a tocar a la puta Costello y crees que vas a llenar el Calderón…

Samu: También hay que saber diferenciar entre lo que son hostias y lo que son regalos. Y éstos últimos, aunque te sepan mal en un principio, son de lo mejor que te puede pasar.

Jose: En este modelo de sociedad la gente no sabe encajar los golpes y finalmente te vas a lo fácil y a lo estipulado. Y muchas veces no entiendes nada, y te preguntas: ¿por qué hago esto si no entiendo nada?. Es un mundo hostil pero también maravilloso.

¿Cuándo dejásteis de palmar pasta?

Gabi: Desde hace tres años, después de lanzar la discográfica, empezamos a ser autosuficientes. Ya nos compramos el pan, pagamos nuestra casa y pagamos nuestro coche gracias a los conciertos.

Y cuando os llovieron las hostias, ¿no pensasteis en abrir una campaña de crowdfunding que es lo que está de moda?

Gabi: Nunca nos ha gustado ese método porque no nos parece elegante. A mí personalmente me parece un modelo injusto. Que alguien pague por algo sin saber qué es… Siempre me mueve la duda sobre la motivación del pavo que invierte en ti: ¿lo hace por lo que has hecho antes o por lo que mereces ahora? Hay un punto oscuro desde un principio que nunca nos ha gustado.

¿Entonces os parece injusto el modelo de crecimiento de Izal?

Gabi: Nos parece el suyo.

Jose: Sin más.

Samu: Pues a mi me parece vergonzoso y no lo respeto en absoluto.

Gabi y Jose: (Risas a carcajadas) Joder Samu, ¡hemos estado a punto de coincidir! (siguen las risas).

Samu: Es que si me preguntas, yo te voy a responder con claridad. No me parece para nada adecuado que viviendo en los momentos en los que vivimos haya gente que acuda a esas facilidades sin merecerlas, sin trabajarlas y sin pasar por todos los sitios por los que hay que pasar.

¿Quién suda más en los pogos, la gente que está abajo en la pista o vosotros en el escenario?

Samu: No creo que haya nadie que sude más que nosotros.

Gabi: Y adelgazamos un par de kilos por concierto.

Jose: Están pasando las cosas guay y creo que hay gente que suda ya más que nosotros. A pesar de nuestro espíritu la gente no se movía mucho y últimamente vemos que lo hacen mucho y eso está muy bien.

Samu: Eso es porque beben mucho… (risas)

Jose: Luego algunas veces íbamos a bolos donde la gente no se movía nada y de repente, otras veces y cuando menos te lo esperas, los ves a todos bailando.

Gabi: También te encuentras con un concierto que crees que ha ido como las mierdas y bajas, te encuentras con uno que estaba en una esquina y al acercase te dice: ¡Joder qué bien ha estado el concierto! Y eso es la polla.

Os sube tanto la adrenalina para reventar alguna cosa del escenario.

Gabi: Yo casi siempre tiro el bajo. Y hay muchos bolos en los que tiramos todo el material, por ejemplo, algún bombo de Samu o algún micrófono. Incluso otras veces hemos llegado a tirar la batería.

Samu: Esa vez fue porque se rompió uno de los bombos en un festival. La gente no tiene cuidado, no pone de su parte y claro, me enfadé y mandé la batería a tomar por culo.

Gabi: Pero que todo lo que rompemos se paga sin ningún tipo de problema, ¿eh?

Nos han llegado quejas hasta desde sellos discográficos”

Sexy Zebras

¿Por qué no tocáis el primer disco en los conciertos?

Gabi: El primer disco no existe, son los padres (risas).  Ahora, en serio, del primer disco sobreviven solo un par de temas que tocamos en los conciertos. Pero es verdad que si algún día sigues cerrando conciertos con tu primer single creemos que es algo putada.

Samu: Si sacas un disco nuevo está bien tocar los temas de ese disco. A no ser que sea malísimo. En ese caso, coge el dinero y vete al monte a retirarte con las cabras.

¿A quién creéis que incomoda vuestra música?

Gabi: Es muy necesario que incomode.

Jose: Nos han llegado quejas hasta desde sellos discográficos. Sí, nos llegó el rumor de que se estaban quejando por algunas cosas que decíamos. Y fue como ¡Dios! Y a veces nos metemos con la peña pues porque queremos y punto. Hay gente que tiene su buen garito, todo bien montado y yo me las estoy llevando dobladas. Entonces, cuando intentas remover el río, llegan algunos y se echan las manos a la cabeza preguntando que qué pasa con estos.

¿Os han tachado de machistas?

Samu: Desde prensa tenían algo de miedo por el nombre del disco, pero creo que es de una cortitud mental increíble que nos acusen de eso.

Gabi: Literalmente el disco que hemos grabado se ha hecho desde nuestras pollas, ese lugar karmático de donde sale nuestra energía. Y desde un principio, la polla ha sido fundamental para todo lo hemos hecho.

Jose: Pero es que si hubiéramos sido pibas, hubiéramos sido el coñazo, un coño bello, hermoso y grande. Y habríamos subvertido todo el lenguaje español, pero no ha sido el caso. Somos tíos y tenemos polla.

Así que vuestro valor es falocéntrico, ¿no?

Gabi: Efectivamente. Aunque igual sacamos una cara B que se llame El Coño, y no es broma. Me parecería una buenísima idea.

Jose: Ahí tienes la exclusiva.

¿Os acordáis del diluvio del Arenal Sound 2015? El día que tocáis en el Mad Cool parece que va a ser más de lo mismo…

Gabi: Fue bonito, la verdad. Había árboles tirados y  unos charcos enormes donde la gente llegaba y se bañaba. Hay una cosa de la lluvia que es la polla y que me encanta, te libera mucho. El año pasado nos pasó en el MRX de Guadalajara, en México. Había un huevo de peña, diluvió y se notó una sensación de libertad que se respiraba todo el rato. Fíjate que hasta me dio por bajarme al pogo con la gente . Y ahí quién puso esa magia fue la lluvia. Ojalá llueva (risas).

¿Estáis nerviosos por el concierto?

Gabi: Qué va.

Jose: Yo sí que estoy excitadito.

Samu: Nos encanta Madrid.

Jose: Todo el mundo tiene el corazón en su ciudad y siempre quiere triunfar en su ciudad.

Vamos, de Madrid al cielo…

(Risas)

Gabi: Si, de Madrid to the heaven. Aunque creo que más miedo vamos a tener cuando toquemos en las fiestas del barrio de Hortaleza. Ahí tendremos que demostrarle a los viejos que Sexy Zebras es el grupo que lleva más alto el nombre de HTZ.

  • Miguel Luque

    Miguel Luque

    Periodista, de Jaén y olivarero. Nunca estoy contento con lo que escribo hasta que compruebo que es verdad.

Aquí habrá comentarios