Festivales

Las Odio: “No queremos ser un grupo panfletario”

Las Odio actúan el viernes 6 de julio en el festival Cultura Inquieta:

· "Las resacas (y la fiesta) tenían que estar presentes en el disco"

· "La conciencia feminista ha despertado en muchos contextos, y también en el musical"

Las Odio actúan el viernes 6 de julio en el festival Cultura Inquieta:

· "Las resacas (y la fiesta) tenían que estar presentes en el disco"

· "La conciencia feminista ha despertado en muchos contextos, y también en el musical"

Coinciden con Rayden en que nunca irían a El Hormiguero, y con Britney en el nombre de uno de sus temas. Si las llaman “gatitas afónicas” se apropian del término, que para eso se lo han dicho a ellas, y si El Corte Inglés les propone hacer de su canción Yo lo vi primero la banda sonora de Los 8 días de oro, declinan la invitación. Paula JJ (voz), Ágata Ahora (guitarra), Sonsoles Rodríguez (bajo) y Alicia Holgado (batería) son Las Odio, un cuarto madrileño de riot grrrls que hacen postpunk, pop rock o como quieras denominarlo cargado de ironía, sentido del humor y feminismo. Este viernes 6 de julio actuarán en Getafe dentro de la programación del festival Cultura Inquieta, pero no será el único festi que pisen este verano: también tendrás oportunidad de verlas en el Bilbao BBK o en el Vive Nigrán.

Sois las creadoras del término infraunderground, aunque ya no lo sois tanto: de aquel primer concierto en la Sala Maravillas ha llovido, y ya estáis dentro del circuito de festivales. ¿Cómo valoráis vuestra evolución?

La verdad es que desde aquel primer concierto nos han sucedido muchas cosas, y todas muy positivas. Continuamos tocando en salas pequeñas pero, como dices, también estamos actuando en festivales y contextos más grandes que nos permiten acercarnos a un público mucho más numeroso y, en ocasiones, alejado del que suele ser nuestro público habitual.

El hecho de tocar fuera de Madrid nos está permitiendo también conocer a muchas otras bandas y gente interesante, además de vivir todo tipo de experiencias juntas que nos hacen reflexionar sobre la convivencia, el día a día del grupo, etc.

Por otro lado, continuamos componiendo y creemos que estamos evolucionando también en ese sentido, probando nuevos sonidos, acercándonos a otros géneros musicales, etc.

Futuras esposas fue vuestro primer disco (y único hasta la fecha) y Blackout fue lo primero que escuchamos. ¿Sabéis que Britney tiene un disco que se llama igual? ¿Por qué dedicarle una canción a la resaca?

No lo sabíamos, pero nos alegramos de coincidir con Britney en conceptos como este, jaja. Nuestras canciones hablan de las cosas que nos suceden habitualmente, de lo que nos preocupa, nos gusta, etc. En ese sentido son letras bastante costumbristas, así que las resacas (y la fiesta) tenían que estar presentes en el disco.

En vuestro disco hay ironía, hay crítica, hay protesta… ¿Con qué mensaje os gustaría que la gente se quedara?

Creemos que las canciones tienen múltiples lecturas y pueden interpretarse bajo prismas muy diversos. Globalmente el mensaje es feminista y de empoderamiento, pero como en la vida misma, aplica a todo tipo de situaciones y contextos, por lo que las interpretaciones que se hagan pueden ser infinitas. Esto es algo clave para nosotras, porque nos parece muy importante tener un discurso pero no queremos ser un grupo panfletario.

Después del clasicazo Indiespañol, Yo lo vi primero es vuestra canción más popular en Spotify, en la que habláis de ese esnobismo que tanta rabia da. Pero quien no haya caído alguna vez (alguna vez solo) en uno de estos comportamientos que tire la primera piedra. ¿Por qué somos todos tan ridículos, si es que lo somos?

Quizá todo tiene que ver con la forma en la que vivimos y cómo se entienden los flujos de información (y todo en general) ahora mismo: la rapidez y la inmediatez, la novedad, etc. son conceptos a los que se atribuyen valores positivos, muchas veces por encima del propio contenido. El descubrir algo antes que el resto y hacerlo visible se traduce automáticamente en algo cool. Es inevitable que todas caigamos en esto alguna vez. De hecho la canción es de alguna manera también una autocrítica.

En esa canción mencionáis El Hormiguero. Artistas como Rayden se han negado públicamente a ir al programa de Motos. “Nunca iría a un programa donde cosifican a la mujer”, dijo. ¿Vosotras iríais?

No.

Desde hace unos años se ha puesto el foco en la poca presencia de las mujeres en los festivales de música. El año pasado la representación fue solo del 15% (qué os voy a contar, Los chicos guitarristas / desbordan los carteles), mientras que más de la mitad de los asistentes a festivales son mujeres. Este año el Primavera Sound ha programado a bastantes más mujeres que el año pasado, el Mula Fest va a tener una jornada dedicada exclusivamente a mujeres, en agosto se celebra el Empower Music Fest en Fuenlabrada… ¿Algo está cambiando? ¿Vamos en el camino correcto?

Sí, creemos que poco a poco las cosas van cambiando. El movimiento feminista tiene una larga historia de grandes y pequeños logros que modifican no solo los derechos y oportunidades de las mujeres, sino la mirada de toda la sociedad. En el caso concreto de la música, también ha habido muchas mujeres luchando arriba y abajo de los escenarios, y en esta última época, en parte gracias a internet, a las redes sociales, a la inmediatez de la que hablábamos antes (que también tiene su lado positivo), el mensaje ha llegado a muchos sitios, la conciencia feminista ha despertado en muchos contextos, y también en el musical.

Con esto no debemos creer que está todo hecho. Hay todavía mucho trabajo pendiente, y además en gran parte son cuestiones de educación, culturales (estereotipos, maneras de relacionarnos, de identificarnos, etc.) que son difíciles de cambiar de manera radical. Pero en esas estamos.

Vuestro nombre viene al pelo ahora que los haters salen hasta de debajo de las piedras, sobre todo en redes sociales. ¿Os han salido haters a vosotras?

Alguno que otro ha habido, aunque no tantos como esperábamos. La verdad es que las malas críticas -cuando no son constructivas y vienen del desdén- en general no nos afectan demasiado. Otras incluso nos han hecho gracia y las hemos adoptado como broma interna, como aquella vez en la que nos llamaron ‘gatitas afónicas’. Al final nos hemos apropiado del término.

¿De qué o de quién sois haters vosotras?

Hay muchas muchas cosas que nos indignan, e incluso que nos agreden. Ahora mismo, el tema de los abusos a las temporeras de Huelva nos parece de extrema gravedad. Pero procuramos no quedarnos en el odio, y transformarlo en vectores de cambio. En nuestro caso, la música es nuestra principal herramienta para señalar y compartir las cosas que nos preocupan.

Próximamente estaréis en el Cultura Inquieta, un festival que apuesta por aunar distintos géneros musicales en una misma cita. Cada vez más festivales se están abriendo a nuevos sonidos, ¿es porque estamos saturados de tanto indiespañol?

Escuchar diferentes géneros musicales siempre es enriquecedor. Obviamente no tiene por qué gustarte toda la música, pero a través de la escucha de diferentes grupos y estilos puedes inspirarte, rescatar aquellos sonidos que más te interesen, etc. En Las Odio, al igual que sucederá en otros muchos grupos, nos encanta escuchar cosas muy distintas entre sí, algunas más clásicas y otras más innovadoras, y compartir impresiones y referencias entre nosotras.

Sí que es cierto que el ‘indiespañol’ continúa siendo lo predominante en los carteles de ciertos festivales, pero afortunadamente en estos contextos se está empezando a dar cabida a otras propuestas menos hegemónicas.

  • Cecilia Marín

    Por Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

¿Qué te ha parecido?

Te doy mis diez

Me indigna

Me entristece

Fli-po

Me partooo