Dorian: "La gente no se imagina lo dura que es esta profesión cuando escucha una canción en 3 minutos" | eslang

Dorian: “La gente no se imagina lo dura que es esta profesión cuando escucha una canción en 3 minutos”

Dorian publican su cancionero ilustrado 'Armas para volar':

  • El libro muestra la evolución de la banda a lo largo de los años...
  • ... y las inquietudes y desasosiegos de los jóvenes de principios de siglo

Nunca habían explicado que estuvieron a punto de morir en un terremoto en México y que de ahí surgió El Temblor. Tampoco que Cualquier otra parte la escribieron del tirón en una noche en vela. Ni que Los amigos que perdí estuvo a punto de no ver la luz por dos versos que no encajaban. Dorian publican en su cancionero ilustrado Armas para volar (Editorial Kitsuné) las vivencias que motivaron la composición de algunas de sus canciones y reflexiones sobre la artesanía de juntar palabras, junto a ilustraciones realizadas por cuatro artistas (Mihepu, Lucía Inthesky, Crajes y Lacabezaenlasnubes) que reflejan las diferentes caras de Dorian. Nos lo cuentan Belly Hernández y Marc Gili.

Leer este libro es como hacer un viaje emocional al interior de uno mismo, no solo al vuestro. Habláis de la depresión que atravesó Marc, de momentos muy difíciles y cómo superarlos… 

M: Al principio íbamos a publicar solo un cancionero ilustrado, pero luego aprovechamos para explicar un montón de cosas sobre Dorian que nunca hemos contado en ninguna entrevista. La idea era que este libro pudiera interesar a un público amplio, no solo a los seguidores. Por eso muchas cosas tienen que ver con estar en el planeta, no entender a veces nada, haber sufrido una depresión, las alegrías, los miedos, los temores, los subidones y los bajones. Al fin y al cabo, Armas para volar habla de un camino en la vida.

Todo esto que nunca habías contado, ¿no lo habías hecho porque nunca os lo habían preguntado o porque no os encontrabais cómodos para abriros en canal como sí habéis hecho en este libro?

M: Más bien lo segundo. Toda banda tiene una vida interior y suceden cosas que desde fuera no se ven. Escribir estos textos sobre la banda y sobre mí mismo me causó cierto reparo. Empezaba a soltarlo en cuentagotas, pero me di cuenta de que si lo hacíamos había que hacerlo con todas las consecuencias y mostrar a los demás mis debilidades, fantasmas y miedos porque eso es lo que nos hace personas. Cuando empecé a sentirme bien en ese tono confesional enseguida llegaron las palabras y me resultó más cómodo hacer ese striptease emocional. Fue tremendamente liberador.

Hay 24 canciones. No es un número redondo, ¿por qué estas y no otras?

B: Celebremos la imperfección y la irregularidad. Escogimos unas cuantas canciones de cada uno de nuestros discos para reflejar nuestra trayectoria y entre ellas había algunas que no podían faltar porque son muy populares, como Tormenta de Arena o Cualquier otra parte, pero también otras que han sido importantes en nuestra evolución, como Te echamos de menos, una de las primeras que llamó la atención de la gente y de cuya composición nos sentíamos más orgullosos, o Solar, la primera que salió publicada oficialmente.

La gente decide qué es un hit y que no, tú no tienes nada que ver con eso”

Marc Gili

Siempre que se habla de la evolución de un grupo se hace más alusión al sonido, ¿pero qué pasa con las letras?

M: La pregunta es muy oportuna porque una de las cosas que queríamos reflejar es la evolución de un letrista. Queríamos reflejar cómo uno va encontrando la manera de apuntalar mejor su técnica, su estilo y la manera de explicarse. Se ha escrito poco sobre ello: los miedos y las piedras en el camino con las que te encuentras cuando, sobre todo en la lengua española, tienes que escribir una letra, porque pronunciamos todas las sílabas y no podemos contraer o expandir un verso. Cuando tienes un verso brillante pero no te cabe, te jodes y te buscas otro, y a lo mejor no llega. La gente no se imaginaría lo dura y solitaria que es esta profesión cuando escucha una canción pop en 3 minutos en medio.

cualquier-otra-parte

Canciones que consideráis buenas se han quedado sin publicar porque no has conseguido terminar la letra. Otras, como Cualquier otra parte, la escribiste en 3 horas. ¿Es frustrante que una canción a la que has dedicado tiempo no llegue a nada y otra pegue el pelotazo con menos esfuerzo?

M: Puede frustrarte que canciones a las que has dedicado muchas horas no tengan tanta repercusión, pero no significa que una que te haya salido del tirón sea más natural. La gente decide qué es un hit y que no, tú no tienes nada que ver con eso. Hay bastantes canciones en la nevera de Dorian, algunas potencialmente brillantes, porque falta un verso o una estrofa, a veces incluso un par de palabras, y las dejamos en barbecho esperando que algún día esas palabras lleguen. Si no llegan no las vas a escuchar jamás. Es doloroso, pero sería mil veces peor publicar una letra que no nos creamos al 100%.

B: Eso pasó con Los amigos que perdí, la dejamos hasta el final de la grabación del disco porque Marc no acababa de encajar dos versos. A mí me daba una pena inmensa porque pensaba que esa canción tenía muchas posibilidades. Es de mis favoritas, pero si Marc no la ve redonda y va a ser una espinita, la dejamos para otra ocasión. Al final acabó apareciendo y fue la ultimísima que trabajamos.

¿No hay nadie en el grupo que le diga “oye, no le des tantas vueltas. Quizá te estás rayando en exceso”?

B: ¡Totalmente! Yo soy la primera.

M: Bely es en buena medida el alma musical del grupo, la que es capaz de detectar una vocecita desafinada al fondo de una mezcla, pero con las letras no es tan estricta. Hay veces en las que nos han dicho “Esta canción es de puta madre, no la vayamos a tirar por esto”, pero siempre digo que vamos a tener que cantarla cada puta noche durante años, y no puedo cantar un verso que me parece una patraña. Soy lector de poesía y sé que un bonito verso con una metáfora puede rematar una canción, pero intentamos darle a cada canción un significado, no basta con juntas cuatro palabras y que queden bonitas.

Decís que la música debe proporcionar armas para volar, para ser valientes y superar miedos. ¿Hay algo que os haya dicho algún fan que se os quedara grabado, con lo que hayáis dicho, mira, esto está sirviendo para algo? 

M: En todos estos años hemos recibido historias bestiales: desde gente que ha tenido un familiar muriéndose de cáncer u otro tipo de enfermedad durísima y que nuestra música les ha acompañado durante las últimas semanas de sus vidas o a los familiares que sufrían ese trago, hasta gente que se ha conocido en nuestros conciertos y se ha casado posteriormente. De estos hay muchísimos, somos una agencia matrimonial.

 

suenoeterno

“El arte puede abrir caminos, despertar conciencias y sensibilidades y contribuir a salvar vidas de forma más contundente que cualquier sistema educativo”. Esa frase está extraída de vuestro libro. ¿Se siguen denostando las artes en favor de otras materias supuestamente ‘de mayor provecho’?

M: Platón en La República decía que la música ordena el cerebro y disciplina, los griegos hablaban de la retórica, pero parece que no hemos aprendido mucho porque los chavales siguen perdiendo el tiempo con asignaturas que no les van a servir en la vida real. Tendrían que aprender psicología, inteligencia emocional y tener más horas de disciplinas relacionadas con el arte porque desarrolla la creatividad. Hoy en día hay que tener creatividad porque vivimos en una sociedad en la que se nos empuja a reinventarnos cada dos o tres años. Y cuando digo creatividad no digo andar pintando óleos por ahí, sino inventarte tu propia empresa o algo que nadie haya hecho antes.

 En 2006 decíais que el futuro no era de nadie. ¿Puede serlo ahora?

M: El futuro no es de nadie hacía referencia a una generación para la que los trabajos precarios empezaban a estar a la orden del día y el precio de la vivienda se estaba disparando. Diez años más tarde, los precios de la vivienda están aún más disparados y los trabajos son aún más precarios, así que el futuro sigue siendo de los más valientes, pero cada vez son menos los que se van a poder salir con la suya porque la clase política y empresarial española no está poniendo de su parte para solucionar los problemas sociales que tiene este país.

A raíz de la crisis de 2007 los ciudadanos hemos aprendido que hay que ganar la calle para que se nos escuche”

Marc Gili

Comentabais que os gustaría que todo ello fuera un recuerdo de que la política no puede dejarse en manos de los políticos. ¿Qué alternativas tenemos aparte de votar cada cuatro años?

M: Creo que a raíz de la crisis financiera de 2007 los ciudadanos hemos aprendido que hay que ganar la calle para que se nos escuche, pero en estos últimos dos años he notado que hay un cierto bajón de este espíritu y que estamos dejando otra vez la política en manos de los políticos y nos la van a volver a clavar. El conflicto de Cataluña con el Gobierno español ha hecho que se corriera un tupido velo sobre esta sociedad civil que estaba movilizándose, y ahí no había gente de izquierdas y de derechas: había ciudadanos. Ojalá que este 2018 volvamos a ganar esta conciencia ciudadana.

Esta sociedad nunca os ha convencido del todo. ¿Qué le falta y qué le sobra?

M: Para construir en el siglo XXI una sociedad más equilibrada deberíamos ponerle puertas al capitalismo: hacer que ciertos movimientos financieros paguen sus impuestos, cerrar los paraísos fiscales… Tenemos que ordenar todos los desajustes a los que de forma natural tiende el sistema capitalista y quedarnos con lo mejor de este. Y, por otro lado, aspirar a una democracia más participativa. Si X millones de personas están preocupadas por un tema y lo firman, que se tuviera que hablar. Hay que tender hacia un tipo de sociedad más madura en la que el poder esté cada vez más controlado.

Vuestro discurso está muy enfocado en el presente. Precisamente ahora la nostalgia se está explotando muchísimo comercialmente. ¿Es peligroso?

M: Sí, en televisión no para de explotarse la nostalgia, que es una enfermedad del alma porque nos impide mirar al futuro con una mirada limpia y clara. Nos encierra en capsulitas de recuerdos en las cuales tenemos la sensación de estar muy cómodos y al mismo tiempo nos autoconvencemos de que cualquier tiempo pasado fue mejor, cuando en realidad la actitud correcta ante la vida es y tiene que ser siempre la de pensar que cualquier tiempo futuro siempre será mejor.

Muchas personas que se acercan a nosotros se sienten reconfortadas porque sienten un rayo de esperanza para encontrar su lugar en el mundo”

Belly Hernández

Me choca un poco ese optimismo porque siempre he considerado a Dorian un grupo de música oscura.

B: Tenemos los dos lados muy acusados. Hay una visión pesimista, pero creo que de ahí es de donde sale el entusiasmo. Al mismo tiempo somos personas muy entusiastas que intentamos luchar contra aquello que no nos gusta y construir un pequeño rincón del mundo que se ajuste más a nosotros. Es un mensaje que guardan muchas canciones de Dorian: cuando no encajas en un lugar lo que tienes que hacer, en vez de hundirte, es construir ese pequeño rincón donde tú te sientes a gusto. Muchas personas que se acercan a nosotros se sienten reconfortadas porque sienten un rayo de esperanza para encontrar su lugar en el mundo.

los-amigos-que-perdi

Con este libro decís que se accede al universo íntimo de la banda, ¿cómo es? Si se lo encargarais recrear a un director de cine, ¿a quién sería?

B: Michel Gondry.

M: ¿Somos tan surrealistas?

B: [Risas] Tanto no sé, pero tenemos un punto muy loco y ensoñador. El lado pesimista podría ser de Leos Carax.

M: ¿Tan duros somos?

B: [Risas] ¡Claro! Buscando extremos, hay que hacer una mezcla y de ahí saldría.

M: Nos ha influido mucho el espíritu de la Nouvelle vague porque esas películas están pobladas por personajes muy románticos que viven la vida a flor de piel y se la toman muy en serio.

B: Todos tienen desenlaces un poco dramáticos, eh. Sería eso pero con un final un poco feliz.

En el libro mencionáis también el daño que nos ha hecho la llamada cultura de la felicidad. 

M: Es una pena porque ha acabado triunfando la idea platónica de la felicidad: algo a lo que aspirar como si fuera un estado permanente, y no. La felicidad no es nunca un estado permanente, la felicidad actúa a fogonazos dentro de nuestra vida y hay momentos más felices, otros más tibios y otros más tristes. Para mí la mejor definición de felicidad que se ha hecho jamás la hizo Thomas Hobbes, que contaba que la felicidad es eso que ocurre entre el momento en que te planteas un objetivo y el momento en que lo consigues.

Llevamos unos cuantos meses trabajando en el nuevo disco medio en secreto y saldrá en primavera de 2018”

Belly Hernández

¿Qué planes hay para Dorian en 2018?

B: En 2018 saldrá un nuevo disco que tenemos muchas ganas de presentar. Llevamos unos cuantos meses trabajando en él medio en secreto y saldrá en primavera de 2018. Después de 10 años y un día, nuestro disco unplugged, este es un regreso a la sonoridad más característica de la banda, más electrónica, con sonidos más contundentes.

De momento ya estáis confirmados para el Sonorama Ribera 2018 y supongo que este verano girareis por un montón de festivales más. Me recuerda a ese petón mental del que habláis en el libro, cuando contáis que hicisteis tres festivales en dos días en puntos de la geografía muy diversos. 

M: Eso fue antes de mi depresión. La profesión de músico es muy hermosa, pero a veces el público no ve lo que hay detrás: muchos kilómetros, muchas pruebas de sonido, muchos días durmiendo muy poco y mucho cansancio acumulado. Los músicos en gira somos capaces de aguantar una metralla bestial y, bueno, sucedieron cosas como estas, tocar en tres festivales en dos días en tres puntos diferentes de la geografía.

B: Ahora ya no hacemos estas cosas [risas].

  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios