¿Te sientes un fraude en el trabajo? Lo que te pasa tiene un nombre: síndrome del impostor

En 'Atrápame si puedes' DiCaprio no tenía el síndrome del impostor: era un impostor en toda regla.

Si crees que eres un 'fake' y que pronto te llegará tu San Martín...

  • No estás solo: el 70% de la gente ha experimentado ese sentimiento alguna vez
  • Pero seguramente no sea real: tienes un síndrome que vamos a explicarte

Lo vimos en el documental de Operación Triunfo. Ángel Llàcer echaba la vista atrás 15 años y le preguntaba a Rosa López por qué creía ella que había sido la ganadora del programa. Su respuesta dejó a todos pasmados: “¿Tenía a todos engañados? Yo que sé… ¿por lástima?”. La sensación de sentirse un fraude en el trabajo es más común de lo que pensamos. Pensamientos negativos del tipo “No tengo ni idea de lo que estoy haciendo, me van a descubrir pronto” han sobrevolado la cabeza del 70% de las personas al menos una vez en la vida, según apunta The New York Post. Es lo que en Psicología se conoce como el síndrome del impostor.

rosa-lopez

Investigadores de la Universidad de Salzburgo, en Austria, realizaron una encuesta anónima a 238 alumnos (que ya han salido a la jungla del mercado laboral) para explorar los efectos de esta preocupación tan común: ocupar un puesto que pensamos se escapa de nuestras propias capacidades. Con el estudio pretendían mostrar cómo este síndrome del impostor afecta a la actitud que una persona toma ante su desarrollo profesional, la capacidad de adaptarse a las nuevas condiciones de trabajo y su conocimiento del mercado laboral.

Lo que descubrieron fue que esta serie de factores de autogestión de sus carreras se vio afectada negativamente por este fenómeno, demostrando que, aunque alcancen un alto rendimiento, aquellos que se sienten un fake en el trabajo tienden a no alcanzar nunca su pleno potencial. Y concluyeron asimismo que, infravalorando su talento, los trabajadores podrían dinamitar sus carreras y empresas.

Pero no todo va a ser negativo. Los investigadores encontraron un efecto positivo en este fenómeno. “Parece que alienta a la gente a ofrecer lo mejor de sí mismos… para no ser descubiertos como un fraude”, aseguró Mirjam Neureiter, una de las autoras del proyecto, en Frontiers in Psychology.

Estudios previos habían demostrado que la gente que confía en sus habilidades se sienten – y son- más capaces de aprender y adaptarse a los cambios en el trabajo que aquellos que dudan de sí mismos, reporta MedicalXpress. Además, un conocimiento general del mercado laboral ayuda a los trabajadores a reconocer su valía y a sentirse más estimulados por este conocimiento. Otros estudios han demostrado, además, que el optimismo profesional no solo hace a los individuos más felices, sino que también mejora sus perspectivas de promoción y tiene un impacto beneficioso sobre su productividad.

Aquellos que se sienten impostores, por el contrario, reportan pensamientos y emociones negativas y están más expuestos a las depresiones. Incluso si son exitosos, tienen miedo a fracasar en próximas ocasiones y a ser descubiertos como auténticos fraudes, lo que les impide desarrollar una perspectiva optimista de cara al futuro.

¿La solución? “Como el síndrome del impostor conlleva el miedo de quedar expuestos, podría ser conveniente crear grupos de supervisión donde quienes se sienten un fraude tengan la oportunidad de compartir sus experiencias y sentimientos sin culpar a nadie”, dice Neureiter. “Incorporar el tema del impostor en las medidas de apoyo podría mejorar la reducción de estos sentimientos impostores, así como sus efectos negativos”,remacha la investigadora. Así que no, Rosa, no ganaste Operación Triunfo por pena, ganaste porque eras la mejor.

  • Eslang

    Eslang

    Hablar de uno mismo sin parecer idiota es más difícil que elegir nick para el Messenger… sin parecer idiota. Buscamos historias, vivimos en las redes, nos pringamos con lo importante, nos reímos de lo solemne.

Aquí habrá comentarios