Los últimos de la última selectividad: lágrimas, equivocaciones y falta de plazas | eslang

Los últimos de la última selectividad: lágrimas, equivocaciones y falta de plazas

Si es que un martes y 13 no es día para hacer exámenes, hombre:

  • Hoy daba comienzo la última Prueba de Acceso a la Universidad de la historia en Madrid
  • Más de 6.000 estudiantes se han presentado a la selectividad y hay anécdotas para todo

– Me encantaría responder a tus preguntas, pero no puedo. Tengo que buscar a la que me ha hecho el examen.

– ¿Qué te ha pasado?

– He puesto el nombre y no se puede. ¡Lo siento, eh!

Este alumno apurado me dirige su disculpa mientras sube corriendo las escaleras de la facultad de Ciencias de la Información de la UCM: los exámenes de selectividad no se pueden firmar y él, fruto de los nervios o dejándose llevar por la inercia de quien está acostumbrado a poner su nombre en los exámenes, lo ha hecho. El reglamento es claro: existen unas etiquetas identificativas con un código de barras asignado a cada alumno para garantizar su anonimato. No observar esta norma puede ser causa de anulación de examen.

Pues empezamos bien. Que la selectividad diera comienzo en Madrid un martes 13 ya apuntaba maneras. 6.685 alumnos están matriculados en la que será la última Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) en la Comunidad de Madrid, pues el curso que viene será reemplazada por la reválida. De todos ellos, 2.328 estudiantes se han inscrito en la UCM para realizar la selectividad en la convocatoria de septiembre de 2016 que ha dado comienzo este martes y terminará tres días más tarde.

El pistoletazo de salida lo ha dado el examen de Lengua, con la novela española del 39 al 74 en una opción y el Romanticismo literario en el siglo XIX en la otra:

Más tarde, a elegir entre Filosofía e Historia. Los que optan por esta última, que son los menos, han tenido que decidir entre desarrollar la sublevación militar y el estallido de la Guerra Civil o la Constitución de 1876:

Y, por último, Filosofía. Kant o Marx, esa es la cuestión:

Una cuestión peliaguda para muchos estudiantes que se presentaban a esta materia, que se quejaban de que en junio fue mucho más fácil (Platón y Nietzsche fueron los autores que entraron y los estudiantes estallaron en júbilo). Una de las que no estaba conforme con este examen era Laura, alumna del IES Rozas 1, quien no podía reprimir sus lágrimas a las puertas de la facultad. “Me había dejado justo a esos dos autores. Los otros cuatro puntos sí que los tengo, pero del texto a desarrollar, nada”, sollozaba. Llevaba mes y medio estudiando, como muchos otros jóvenes que apenas han disfrutado del verano por tener que estudiar para septiembre, ya sea yendo a academia, a la biblioteca o memorizando textos en la soledad de su habitación.

“El problema es que los exámenes de recuperación de las asignaturas que nos quedaron en junio han sido a principios de mes, así que para selectividad hemos estudiado a contrarreloj”, explicaban otras alumnas del colegio IES Joaquín Rodrigo de Vicálvaro.

UCM-selectividad-septiembre
Alumnas del IES Joaquín Rodrigo de Vicávaro que se han presentado a la selectividad en septiembre.

De las cinco amigas, tres habían suspendido varias asignaturas de Bachillerato en junio y dos habían suspendido la selectividad en la anterior convocatoria. “Esta vez íbamos más preparadas, pero en realidad no es tan difícil como parece”, reconocían. Lo complicado, sin embargo, viene ahora. “¿Sabéis qué carrera queréis hacer cuando aprobéis?”, pregunto. “Sí, pero no hay plazas”, contestan.

La falta de plazas, el principal problema de septiembre

La convocatoria ordinaria del junio pasado registró un 93,5% de aprobados, lo que quiere decir que la mayoría de estudiantes ya están matriculados en las carreras que tenían como primera opción. Por ello, muchos de los jóvenes que aprueben la selectividad en la convocatoria de septiembre no tendrán plaza en la carrera o universidad que desean. Las opciones que barajan en caso de no contar con una vacante son variadas: ciclos de grado superior, universidades privadas o matricularse de momento en una carrera que nos les motive en exceso y probar suerte el curso siguiente. Todo con tal de “no perder el año”.

Creemos que debería haber plazas reservadas para los que entramos en septiembre porque, vale, hay gente que puede suspender porque no ha hecho nada, pero otros porque se les hayan dado mal los exámenes. No es justo que por eso te quedes sin estudiar lo que quieres”, opinaban unos alumnos del IES El Burgo de las Rozas a las puertas de la facultad de Ciencias de la Información de la UCM.

UCM-selectividad-septiembre-2
Alumnos del IES El Burgo de las Rozas que se han presentado a la selectividad en septiembre.

El grueso de los grados que aún ofrecen vacantes en la UCM y las otras cinco universidades públicas de Madrid son de Ciencias Sociales y Humanidades, todo lo contrario a lo que pretende escoger Alejandro, del Colegio Monserrat (Moratalaz): “Quiero estudiar alguna ingeniería. En principio voy a mirar en universidades públicas, y si no hay plazas miro en privadas. Ahí, si por plazas o por una cuestión económica no puedo entrar, hago un grado superior y al año que viene, clarísimo, la universidad”. ¿También les parece un sistema injusto? “La vida va de eso, y esto es igual”, responde su colega Javier. Parece que estos días han aprendido algo más que las materias que han estudiado para selectividad.

  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios