Cómo encontrar tu primer empleo: preguntas y respuestas para iniciarse en el mercado laboral | eslang

Cómo encontrar tu primer empleo: preguntas y respuestas para iniciarse en el mercado laboral

Buscar nuestro primer trabajo puede dar algo de vértigo:

  • Dos psicólogas especializadas en Recursos Humanos responden las principales preguntas que nos surgen cuando estamos en esa tesitura

El final de una etapa siempre es el comienzo de otra. Después de graduarnos -ya sea de la ESO, Bachillerato, un ciclo de FP, una carrera, máster…- a menudo nos encontramos perdidos ante la búsqueda de nuestro primer empleo o incluso ante la búsqueda de nuestra propia vocación. ¿Qué camino he de tomar? ¿Por dónde empiezo a buscar? Todos hemos estado ahí, por eso hemos preparado un listado de preguntas y respuestas resuelto por dos expertas que pueden ayudarte a despejar algunas incógnitas del tan temido “¿y ahora qué?”.

1. Entonces… ¿ahora qué?

Hecho el precalentamiento, un pit stop para una reflexión inicial. Cuando buscamos trabajo, y más aún nuestro primer empleo, en ocasiones nos dejamos llevar por el miedo y la ansiedad, y más si tenemos en cuenta los poco halagüeños datos de paro juvenil en España, que indican que el 38,6% de jóvenes entre 15 y 24 años están en paro, según Eurostat. Como en todo, aquí la actitud es primordial. “Es ese miedo el que paraliza justo lo que deseamos encontrar. Lo mejor es una actitud positiva, de apertura y receptiva”, afirma Berta Álvarez, consultora de RRHH y Formadora en Habilidades Empresariales.

Álvarez aconseja “conocer qué es lo que queremos, qué es lo que más nos gusta hacer y nos apetece” porque en lo que nos gusta “solemos aplicar la excelencia”. Por su parte, Cristina de Alba, psicóloga especialista en RRHH y eLearning, nos anima a “ver la situación como una oportunidad más que como una amenaza y asumir el control, no dejarnos llevar por las circunstancias”.

2. ¿Me fijo una meta o es mejor no meterme presión?

“Siempre hay que marcarse una meta”, asevera De Alba. “No marcársela implicaría no tener definido un rumbo y, por tanto, no poner el foco en lo que queremos conseguir”. Eso sí, nuestro objetivo debe ser alcanzable y realista. Álvarez añade la necesidad de disfrutar del camino: “Si no nos alegra y nos presiona necesitamos revisar los objetivos, a lo mejor son demasiado grandes”. Para ello recomienda dividirnos el objetivo grande en otros más pequeños, “realistas y alcanzables en tiempo y forma”.

Las metas deben ser REALISTAS y ALCANZABLES.

3. Apenas tengo experiencia… ¿qué pongo en mi currículum?

A veces creemos que por no haber trabajado no hemos desarrollado ciertas competencias, pero “en nuestra vida cotidiana desarrollamos nuestras capacidades sin darnos cuenta”, indica Álvarez. Por ejemplo, si eres el que siempre organiza las quedadas en tu grupo, ya estás mostrando dotes de organización, planificación, búsqueda de recursos, etc. A la hora de elaborar el currículum, la psicóloga aconseja que este hable de ti sin mentiras, y pensar no solo en lo que la empresa nos puede aportar sino en lo que nosotros podemos aportar a la empresa. “Por ello es tan importante conocer tus fortalezas”.

A veces creemos que por no haber trabajado no hemos desarrollado ciertas competencias, pero en nuestra vida cotidiana desarrollamos nuestras capacidades sin darnos cuenta”

Berta Álvarez, consultora de RRHH y Formadora en Habilidades Empresariales

En cuanto a la forma, De Alba recomienda no alargar el currículum con elementos innecesarios. “Con una hoja es suficiente para alguien que busca su primer empleo”, destaca. Además de los datos personales, incluye los datos de formación (tanto reglada como no reglada), datos sobre experiencia (aunque no sea profesional), como prácticas, voluntariado o proyectos personales, y, por último, un apartado sobre nuestro perfil y objetivo profesional.

4. ¿Dónde busco? ¿Plataformas de empleo, webs de las empresas…?

De Alba remarca la importancia de tener un plan y llevar el control de las ofertas o empresas a las que hemos enviado nuestro currículum. “Es útil hacer un listado que incluya todas las empresas con las que nos gustaría contactar, las principales ETT, consultoras de selección y agencias de colocación”, asevera. “Ahora con las nuevas tecnologías se abren más oportunidades”, agrega Álvarez. “Sé creativo. En un mercado con tanta competencia se necesita destacar. Eres tu propia marca, así que, ¿por qué no desarrollarla? ¡Que se te vea!”, sostiene.

“Un currículum sólo habla de tus conocimientos y experiencias, pero tu marca además habla de ti, de tus valores, de tus capacidades, tus opiniones, etc.”. Por eso, considera que debemos llamar la atención de los reclutadores “por lo que compartes, por lo que generas de contenido, por tus opiniones, por ser tú mismo. No hay dos personas iguales y esa es tu ventaja competitiva“.

5. Si tiro de contactos, ¿es enchufismo? 

Cuando somos jóvenes queremos hacer todo solos, sin ayuda. Valientes e idealistas, necesitamos validarnos y demostrarnos a nosotros y al resto que podemos llegar a donde queremos exclusivamente por propios méritos. Al evitar tirar de contactos, ¿estamos confundimos términos? “Que te den la oportunidad no es garantía de que te estabilices en el puesto”, recuerda Álvarez.

El 80% de las ofertas nunca se publican y se cubren con contactos personales. Es importante hacer saber a nuestro entorno que estamos buscando trabajo”

Cristina de Alba, psicóloga especialista en RRHH

Cifras mediante, De Alba es rotunda. “El 80% de las ofertas nunca se publican y se cubren con contactos personales”, asegura, por lo que recomienda no dejar pasar la oportunidad de acceder al denominado ‘mercado oculto’ de trabajo. Por eso es importante “hacer saber a nuestro entorno que estamos buscando trabajo, qué áreas nos interesan o cuáles son nuestras habilidades y empezar a trabajar la red de contactos 2.0. a través de plataformas como LinkedIn”, resalta. Así, matiza la diferencia entre networking y enchufismo: “En el primer caso te recomendarán porque consideran que eres apropiado para el puesto y en el segundo te contratarán aunque no sirvas para ese trabajo”.

6. ¿Acepto prácticas sin remunerar o mal pagadas?

En el contexto laboral actual es muy habitual empezar así nuestra carrera profesional. ¿Cuándo aceptar unas prácticas sin remunerar? “Cuando vayas a obtener un beneficio de ellas”, justifica De Alba. “Si vas a aprender y a crecer profesionalmente, puede ser una buena oportunidad para adquirir experiencia”, remacha. “Lo que necesitamos sopesar es qué puedo aportar a la empresa y si lo que me ofrecen es válido para mí”, amplía Álvarez.

7. ¿Echo currículums de manera indiscriminada para no cerrarme puertas?

Ambas especialistas coinciden en lo mismo: siempre es mejor tener foco. “Si enviamos currículums de manera indiscriminada, seguramente recibiremos muchos ‘no’, ‘no te ajustas al perfil’ o, directamente, ninguna respuesta. ¿Cómo se sentirá cualquier candidato ante tantos rechazos?”, se pregunta De Alba, que advierte que, de esta forma, podemos a llegar a pensar que no somos válidos.

8. ¡Tengo una entrevista! ¿Cómo la preparo?

Según De Alba, es necesario analizar tres áreas: el puesto, la empresa y a nosotros como candidatos. “Antes de ir a una entrevista es importante buscar información sobre la empresa y analizar el puesto de trabajo. Mostraremos interés y, además, sabremos en qué medida nos ajustamos al perfil”, determina. Prepárate las respuestas a las preguntas más frecuentes de los seleccionadores. Si te preguntan ‘¿Cómo te definirías?’ o ‘¿Cuáles son tus principales virtudes?’ y no sabes qué responder, “la impresión es de desgana y falta de interés”.

Álvarez, por su parte, nos arenga a verlo desde otra perspectiva: “La empresa te está llamando para darte una oportunidad laboral, por ello, también tú le estás dando la oportunidad a la empresa a que te conozca. Es un win to win“. La clave es afrontar la entrevista “sin miedos” y “siendo uno mismo”.

9. ¿En qué se fija un reclutador?

Obviamente, depende del puesto. Si se exige una titulación concreta o algunos conocimientos específicos (por ejemplo, un determinado nivel de inglés), “será lo primero que quiera comprobar”, adelanta De Alba. Por otro lado, los reclutadores se fijan, de nuevo, en la actitud. “Tener una actitud positiva, ganas de trabajar e interés son aspectos que todos los reclutadores valoran y que pueden hacer decantarse por un candidato u otro”, declara. Álvarez, mientras tanto, insiste en la importancia de “la marca personal” y en tu “aportación de valor a la empresa, en la actitud que mantienes, en la coherencia entre lo que dices, haces y sientes y en tu capacidad de aprendizaje continuo”.

10. Otros programas y plataformas de empleo

Conscientes de la dificultad de acceder por primera vez al mercado laboral, cada vez existen más empresas y fundaciones concienciadas con la empleabilidad de los más jóvenes, como el proyecto GIRA Jóvenes de Coca-Cola dirigido especialmente a chicos y chicas con escasas oportunidades, o la Fundación Adecco y su compromiso con la búsqueda de empleo de los jóvenes con discapacidad.

Buceando por la red hay un sinfín de plataformas que pueden ayudarnos: además de Infoempleo, InfojobsPrimerempleo, que todos conocemos, recientemente se ha creado Growme, una comunidad que conecta a jóvenes en búsqueda de su primer empleo con coaches que les asesoran para que sean capaces de absorber la demanda del mercado. Al final, como dice Álvarez, hay que “vivir la búsqueda de empleo como la búsqueda por lo que te apasiona, y para ello es importante conocerse uno mismo. Ahí es donde está el cambio”.

Aquí otros tips en vídeo para triunfar en tus entrevistas de trabajo:

  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios