Seis historias de riqueza obscena que te alegran cualquier lunes

Desde CEOs de hoy en día hasta a ricachos del siglo XV:

  • Para confirmar que nos gustaría ser tan infelices como lo son los millonarios

En Reddit un usuario lanzaba la siguiente pregunta: ¿Cuál es la mayor demostración de riqueza que habéis experimentado nunca? Y entre mitos y flautas, el tema, que comenzó con respuestas más o menos disparatadas, todo vivencias personales de los usuarios, desembocó en un conjunto de historias y comentarios con personajes abrumadoramente ricos como protagonistas.

Aquí algunas de las que más nos han gustado a nosotros (y a los usuarios de Reddit):

La bendición del último pueblo del mundo (casi, casi)

La ciudad natal del usuario Brodme es Hobart, un recóndito rincón de Tasmania donde “apenas ocurren cosas”. Confiesa que exceptuando a mochileros desorientados o excepcionales turistas, no suele ser un destino concurrente. Mejor dicho, solía. “Un tipo que ganaba cientos de millones de dólares decidió abrir aquí su museo privado de 150 millones de dólares, convirtiendo a ciudad en un destacado destino turístico”. Añade además, que lo mejor es que los habitantes locales pueden entrar gratuitamente siempre que quieran y se celebran varias fiestas y eventos durante todo el año. “En menos de cinco años ha transformado por completo la ciudad”.

hobart

David Tepper, el billonario que obligó a Nueva Jersey a replantear los presupuestos

Hace unos meses, el fundador de Appaloosa Management –cuya fortuna estima Forbes en 11.4 mil millones- se trasladó a vivir a Florida y el estado de Nueva Jersey dejaba de ingresar alrededor de 100 millones de dólares en impuestos. Un movimiento que obligó a los gestores del lugar a replantear los presupuestos. Y es que el 40% de los ingresos del estado de Nueva Jersey provienen de impuestos sobre la renta personal y Tepper era el residente más rico.

Larry Ellison, un tipo que quería la playa para él solo, literalmente

Otro de los usuarios saca a la palestra el caso del CEO de Oracle, Larry Ellison, quien compró en 2013 once viviendas adyacentes a una que ya poseía para disfrutar de una playa privada en una de las mejores zonas de la isla de Malibú. Sin hacerle mucho caso a otra de sus compras más sonadas –la isla de Lanai, en Maui por 500 kilos- los usuarios han aprovechado para meter la broma con calzador asegurando que “probablemente fue para asegurarse de que las personas que tienen que lidiar con su software no pueden acercarse a él”.

Pero lo realmente interesante del hilo eran, sin duda, las experiencias personales de muchos de los usuarios:

 La Universidad es ese lugar donde se conoce gente de todo tipo

El usuario Crazjayz narra lo siguiente: “En mi vida en la Universidad conocí a varias personas. Una de ellas fue una chica de Singapur (…) Después de algunas semanas se dio cuenta de que necesitaba un coche para moverse, sudaba del transporte público. Habló con sus padres para decirles que ella necesitaba un coche.

Les contó que quería un Mercedes Clase S. Hmm, ok, muy bonito. En Singapur los coches cuestan entre 6 y 9 veces más que en Estados Unidos. Sus padres la mandaron, por tanto, 650.000 dólares, el precio del coche allí, desconocedores del desembolso en América. Cuando ella fue al concesionario regresó sin ningún coche. Le pregunté qué había pasado y me respondió “está en camino”. Efectivamente, dos días más tarde apareció en un coche nuevo, pero no en un Clase S. Llegó un Lamborghini Murcielago. Touché, bien jugado. (…) Me enteré que ella no sabía conducir más tarde, por lo que contrató a un chófer para llevarla a todos lados. Ella se sentaba en el lado del copiloto. Lo más divertido fue ver al chófer salir con chaqueta y sombrero negro de un Lamborghini”.

La historia del reloj y todo lo que aprendimos con ella

“Conocí al CEO de la compañía para la cual trabajaba y le felicité por su bonito reloj”. Así comienza a relatar el usuario ilike2makemoney una de las historias más votadas del hilo: “Lo primero que hizo entonces fue quitárselo y prestármelo durante el día. Tras una pequeña búsqueda encontré que aquel reloj era un Patek Philipe que costaba 1,75 millones. Solo aquel reloj costaba más que todas las posesiones que mi familia había tenido durante cuatro generaciones.”

Verdad o no, lo cierto es que existen, y no es ese su máximo precio. Además, en los comentarios no faltan los “¿y si le hubiera pasado algo?” que alguien se encarga de contestar afirmando que los relojes de ese tipo suelen enviarse cada cierto tiempo a Ginebra para su revisión, proceso, que se puede prolongar durante meses. “Si posees un Patek de 1,75 millones de dólares, no es el único reloj de tu colección” argumenta un tipo como si aquello supusiera una justificación a que algo le pasara al reloj. Leyendo sobre el servicio técnico de Patek, parece que no es ninguna mentira.

Una historia de riqueza con aroma clasicorro

Cuenta la historia universal, que el hombre más rico sobre la faz de la Tierra fue Mansa Musa. Dirigente africano del siglo XV, la revista Forbes calculó que su fortuna podría equivaler por entonces a 400.000 millones de dólares en la actualidad. Su más destacado capítulo en los libros es el que trata sobre su viaje a la Meca. Un viaje de 6000 kilómetros en el que le acompañaron miles de soldados que cargaban con lingotes de oro y valiosas sedas. Durante el camino, dio muestras de su generosidad regalando oro a los pobres que encontraba al atravesar Oriente. Aquella acción tuvo consecuencias fatales en la siguiente década sobre el valor del oro en el Mediterráneo. La repentina entrada del metal produjo tal superinflación y una devaluación tan brutal del valor, que Musa tuvo que tomar prestado todo el oro que pudo de los prestamistas de El Cairo a un elevado interés. Sería la única vez en la historia que un solo hombre controló directamente el precio del oro en la vertiente mediterránea.

Y la historia que acaba mal

A la usuaria SrirachaPants le ha salido regular la jugada. La mujer explica que su marido estaba escribiendo el guión de la película junto a un amigo que trabajaba en Hollywood. Este último dato no es muy importante, pero respetamos los detalles. La historia prosigue cuando cuenta que ese-tal-amigo-que-curraba-en-Hollywood va a la casa de un productor famoso para charlar de la película. “Horas más tarde -cuenta SrirachaPants- llamó a mi marido y le dijo ‘tienen un Picasso’, a lo que mi marido respondió con un ‘guau, qué pasada’. Él añadió que ‘el Picasso estaba en la plaza de garaje'”. Bien, hasta aquí la historia. No tiene nada de graciosa a primera vista, pero horas después la usuaria realizó la siguiente aclaración torrente de comentarios mediante: “Yo estoy en Estados Unidos. No tenía NI IDEA de que hay un maldito coche que se llamaba Picasso. ¡Todos los días se aprende algo!”.

  • David Pérez

    David Pérez

    Soy ese tipo con el que te tomarías unas cañas si saliera en la tele. El producto resultante de la mezcla de diplomacia, inquietud y baladas. Abanderado de la Generación ‘Ana y los Siete’.

Aquí habrá comentarios