¿Por qué a Wismichu le creen cuando acusa a Dalas de maltrato pero a sus víctimas no? | eslang

¿Por qué a Wismichu le creen cuando acusa a Dalas de maltrato pero a sus víctimas no?

Wismichu, a la izquierda, y Dalas, a la derecha.

En la batalla Wismichu-Dalas hay algo más importante que el salseo:

  • Wismichu habrá destapado a Dalas, pero también ha dejado al descubierto que la palabra de una mujer sigue valiendo menos que la de un hombre

A menos que vivas en una burbuja, a estas alturas del día ya te habrás enterado del salseo youtuber que ha tenido LIVING desde anoche a medio Internet, incluso a aquellos que normalmente don’t give a fuck about Youtube. Wismichu subió a su canal un vídeo llamado Así es Dalas Review en el que le hacía un unboxing de manual a Dalas desmontando todas sus mentiras, desvelando sus manipulaciones y, en definitiva, poniendo las cartas sobre la mesa.

El resultado: apoyo masivo a Wismichu y abandono total a Dalas. Tanto es así que su pérdida de seguidores se contaba por miles a razón de minutos. Aunque como en una manifestación las cifras de los asistentes bailan dependiendo de si te las confirma la delegación del Gobierno o la organización, aquí el número de seguidores perdido por Dalas tampoco está claro. El “actor en youtube”, como él se denomina, ha cambiado su configuración de privacidad y su número de subs ahora no está visible, pero ya sea una bajada de 500k, como apuntan unos, o de más de 4 millones, como aseguran otros, hay algo en lo que todos coinciden: la caída ha sido monumental.

El daño que Dalas ha estado haciendo todo este tiempo a Wismichu y a su novia, Ingrid (que a su vez es exnovia de Dalas), es uno de los temas que el youtuber aborda en el vídeo, un contenido que no ha monetizado a través de su canal secundario y en el que destapa la campaña de acoso a la que se ha visto sometido durante años.

Pero Wismichu no es la primera persona que habla alto y claro de Dalas en Youtube ni en redes sociales. Ni mucho menos. Son muchas las mujeres, youtubers o no, que han denunciado públicamente las manipulaciones, acosos y amenazas que han recibido por parte de Dalas, aunque su repercusión ha sido infinitamente menor. Es ahora, cuando la denuncia sale de boca de un hombre, cuando todos se han volcado en contra de un enemigo común y han arropado a la víctima. Y es aquí donde encontramos un problema que subyace del fondo de la cuestión: el machismo.

Muchas mujeres, entre ellas la youtuber Miare, exnovia de Dalas, habían denunciado con anterioridad el maltrato y lavado de cerebro al que les había sometido el youtuber, pero su versión se vio cuestionada en multitud de ocasiones: muestras de odio, insultos, acoso, pérdida de apoyo y de subs y dislikes en sus vídeos fue lo que recibieron a cambio. Ahora que Wismichu ha hablado, miles de personas agradecen ese tiro de gracia cibernético y figurado, pero hay que preguntarse por qué la mayoría no ha reaccionado hasta que ha salido él a decirlo y no cuando lo hicieron las otras chicas.

Que sí, que Wismichu tiene seis millones de seguidores. OK. Que sí, que es uno de los youtubers más famosos de España. OK. Y que sí, tiene mucha repercusión. También OK. Pero, incluso obviando el hecho de que Dalas se haya hecho TT varias veces por las denuncias de estas mujeres o que él mismo haya respondido con vídeos de ataque que han aglutinado millones de visualizaciones, lo preocupante es que los que antes ponían duda el testimonio de esas chicas en este momento aplaudan sin miramientos el de Wismichu. Está bien que Wismichu haya decidido apoyar el testimonio de todas las que le han precedido. Lo que está mal es que haya hecho falta.

  • Cecilia Marín

    Cecilia Marín

    Periodista. Dúctil y resolutiva. Una vez maté una cucaracha tirándole la guía telefónica encima. Todo en mí son grandes ideas. Nadie ha dicho si buenas o malas.

Aquí habrá comentarios