Teorías y predicciones: Lo que el final de la T7 de ‘Juego de Tronos’ nos hace esperar de la octava | eslang

Teorías y predicciones: Lo que el final de la T7 de ‘Juego de Tronos’ nos hace esperar de la octava

¿Qué pasará con LO DE JON? ¿Por qué Tyrion parece tan serio en ESA escena?:

  • No podemos esperar hasta 2019 para saber lo que va a ocurrir...
  • Así que aquí te explicamos las teorías con más posibilidades

Atención, ¡SPOILERS hasta el capítulo 7 de la séptima temporada!

Puede que la nieve haya llegado por fin a Desembarco del Rey, pero para nosotros, el invierno ya ha terminado oficialmente. Y lo ha hecho en pleno mes de agosto, después de un verano a merced de las intrigas y las batallas de los líderes de Poniente. Juego de Tronos ha concluido su séptima temporada en la cima de su popularidad, rompiendo récords de audiencia y generando más conversación (tanto online como IRL) que en temporadas anteriores, pero también dividiendo más que nunca a sus seguidores, hasta el punto de generar una auténtica guerra civil en Internet.

Paradójicamente, Juego de Tronos se ha vuelto más previsible y narrativamente convencional desde que dejó atrás la plantilla de los libros de George R.R. Martin. Los showrunners de la serie, David Benioff y D.B. Weiss, se han enfrentado este año a un reto mastodóntico, y su labor ha dado frutos (jamás habíamos visto nada tan espectacular en televisión), pero también ha provocado muchas críticas por parte de un sector de la audiencia que no ha comulgado con su manera de desarrollar el material en su recta final. El número reducido de episodios, las prisas por llegar a los objetivos establecidos desde hace años, la gran cantidad de frentes abiertos necesitados de clausura, y en consecuencia, el abuso de la elipsis, han puesto patas arriba Juego de Tronos, o lo que Juego de Tronos era para muchos espectadores.

Aunque Benioff y Weiss no han contentado a todo el mundo con su manera de encauzar la historia hacia su desenlace definitivo, sí se las han arreglado para mantener el interés semana a semana, hasta concluir con un final de temporada de 80 minutos de duración (el capítulo más largo hasta la fecha) que nos ha devuelto a muchos la sensación de estar viendo la Juego de Tronos de siempre. Es cierto que prácticamente todo cuanto acontece en el episodio, titulado El dragón y el lobo, se había predicho o se veía venir, pero esto no ha impedido que sea uno de los episodios más emocionantes, satisfactorios y mejor hilados de la serie.

Una de las quejas más extendidas durante la séptima temporada de Juego de Tronos ha surgido precisamente a raíz de que la serie empezase a cumplir las profecías y teorías que los fans llevan años esbozando. ¿Es Juego de Tronos si nos da exactamente lo que queríamos o lo que esperábamos? En cualquier caso, la experiencia de la séptima temporada ha hecho que nos crezcamos como adivinos, y después de todo lo ocurrido en el episodio 7×07, os contamos a continuación lo que esperamos de la octava y última temporada. ¿Seguirá la serie el camino del fan service o invertirá las expectativas para sorprendernos como hacía en sus primeros años? Después de este final, tenemos muchas preguntas. Seguramente, Juego de Tronos no volverá para responderlas hasta 2019, así que mientras tanto, hagamos cábalas.

“El lobo solitario muere, la manada sobrevive”

Una de las escenas más celebradas de El dragón y el lobo es el juicio sorpresa a Lord Baelish. Después de siete temporadas de complots y traiciones, Meñique recibe al fin su merecido. En el episodio anterior, los guionistas intentaron despistar a la audiencia con un tenso enfrentamiento entre Sansa y Arya, pero en el final se descubre que las hermanas estaban compinchadas para desenmascarar a Petyr y hacerle pagar por sus fechorías. Después de que Sansa lo sentencie a muerte, es Arya la que se encarga de acabar con la vida de Meñique rebanándole el cuello (Baelish era un gran contrincante en el “juego de tronos”, pero quien no aplaudiese con la escena está mintiendo). Pues bien, ahora que el manipulador de Meñique está fuera de la ecuación, ¿qué ocurrirá en Invernalia? ¿Formarán las hermanas Stark una coalición para gobernar en caso de que Jon se quede con Daenerys o acabe sentándose en el Trono de Hierro? Si algo nos dice la preciosa conversación final entre Sansa y Arya, la “dama” y la “guerrera”, las Stark sabrán apoyarse la una en la otra y sacar provecho a sus respectivas fortalezas para liderar a su pueblo mejor que sus antepasados. Siempre y cuando la lista de Arya no se interponga entre ellas. Recordemos que la pequeña de los Stark aún tiene pendiente tachar a varios de sus enemigos, y aunque en estos momentos no los tiene muy a tiro, quizá en la octava temporada haga lo posible por acercarse a ellos.

ep7_20_59a5280a90473

¿Traicionará Tyrion a Daenerys?

Hay un pequeño instante protagonizado por Tyrion que ha impulsado la teoría de que este podría acabar traicionando a Daenerys. Hablamos de la escena en la que descubre que Jon y la Madre de Dragones están disfrutando de un momento íntimo en los aposentos de esta. Muchos han interpretado el rostro contrariado de Tyrion como el de un hombre celoso. En los planes originales de George R.R. Martin, Tyrion se acababa enamorando de Arya (sí, nosotros también nos hemos quedado boquiabiertos), lo que provocaba una rivalidad a muerte entre el enano y el (supuesto) bastardo. Es posible que Weiss y Benioff estén reestructurando esa trama con Dany en lugar de Arya, y de ser así, Tyrion podría acabar volviendo despechado al bando de su familia. Otra cosa es que Cersei lo acepte de nuevo.

Theon, el héroe

Defender a Theon Greyjoy ha sido un caso perdido hasta ahora. Pero en El dragón y el lobo Theon tiene su pequeño momento de redención cuando, tras reconocer la cobardía que lo ha abordado en el pasado, decide liderar una partida con una banda de isleños para rescatar a su hermana, Yara, de las garras de Euron. Para ello, Theon tiene que enfrentarse a uno de ellos, y lo hace sin dudarlo, mostrando una determinación que hacía tiempo que no veíamos en él. En la octava temporada podríamos ver al personaje enterrando para siempre a Hediondo y devolviendo el honor al apellido Greyjoy. No nos vamos a hacer muchas esperanzas, porque lo conocemos, pero todo es posible.

La profecía de Cersei

En el primer episodio de la quinta temporada, una Cersei adolescente protagonizaba un flashback en el que Maggy la Rana le leía el futuro. La bruja le desvelaba en una profecía que esta sería reina, pero acabaría siendo destronada por una reina más joven y hermosa (como en Blancanieves, vaya), y que tendría tres hijos, los cuales morirían antes que ella. Por ahora se ha cumplido la última parte, pero en los libros de Martin, la profecía no se detenía ahí, sino que concluía prediciendo que Cersei moriría a manos de su hermano menor. En El dragón y el lobo, las tensiones entre Cersei y Jaime aumentan hasta alcanzar el punto de ebullición. Jaime, que no es lo que se dice un héroe, pero ha demostrado tener más rectitud moral y estar menos cegado por el dolor que le han causado otros, está comprobando con sus propios ojos el monstruo sediento de venganza y poder en el que se está convirtiendo su hermana/amada, y todo apunta a que en la octava temporada lo veremos tratando de detenerla, aunque esto conlleve darle muerte.

Jaime y Brienne, sentados en un árbol…

Como consecuencia del distanciamiento entre Jaime y Cersei, ¿podría la octava temporada darnos el romance que muchos llevamos deseando desde hace años? Según han reconocido los actores que los interpretan, Nikolaj Coster-Waldau y Gwendoline Christie, Jaime y Brienne están enamorados el uno del otro, pero todavía no lo saben. Nuestra apuesta es que en la temporada final acabarán descubriéndolo, pero no garantizamos que sean capaces de consumarlo, ya sea por culpa de Cersei o, en caso de que haya sobrevivido a la destrucción del Muro, de Tormund, que está completamente obsesionado con Brienne.

El Perro vs. La Montaña

Todas las señales indicaban que este año veríamos a los hermanos Clegane enfrentándose en una pelea a muerte, pero parece que Benioff y Weiss se reservan este esperado momento para la última temporada. Sandor y Gregor, más conocidos como El Perro y La Montaña, deben un duelo a la audiencia, que ya se refiere a él como la “Cleganebowl”, y que me aspen si no lo vemos en 2019.

La verdadera guerra no ha llegado todavía

El listón estaba muy alto, pero la séptima temporada de Juego de Tronos nos ha dejado las escenas más espectaculares de lo que llevamos de serie. La campaña publicitaria previa a su estreno vaticinaba la llegada de la guerra, y aunque varias batallas impresionantes han vertebrado la temporada, en realidad nos engañaron, porque la verdadera guerra aun está por llegar. El dragón y el lobo concluye con un cliffhanger de lo más épico. El Rey de la Noche a lomos de Viserion destruye el Muro con el aliento de fuego azul del dragón, lo que permite a los Caminantes Blancos cruzarlo para dirigirse hacia el Sur. Con esta escalofriante imagen se despide la serie este año, augurando una última temporada de infarto.

Jonerys, o cómo sobrevivir al incesto

Y nos hemos dejado lo más importante para el final. La gran revelación que tiene lugar en El dragón y el lobo, la identidad real de Jon Snow, un secreto a voces al que por fin se alude de forma explícita y definitiva en el episodio final. Según se descubre en el capítulo, Jon Snow es en realidad el hijo legítimo de Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen, y su verdadero nombre es Aegon Targaryen. Esto conlleva una serie de repercusiones que sin duda darán forma a uno de los conflictos centrales de la octava temporada. Además de confirmarse que en realidad no es bastardo, Jon es familia de Daenerys (concretamente su sobrino) y el verdadero heredero del Trono de Hierro, situándose por encima de ella en la línea de sucesión. La revelación que lo cambia todo tiene lugar de manera simultánea a una acalorada escena de sexo entre Jon y Daenerys, poco después de una conversación en la que ella le recuerda a él que no puede tener hijos, tal y como le dijo la bruja Mira Maz Duur en su profecía.

Si juntamos todas las piezas, nos imaginamos varias posibilidades: 1. Jon y Daenerys se enfrentan por el trono, suponiendo que Jon esté interesado en él (no ha habido muchas pistas que nos digan que su sueño sea convertirse en Rey de Poniente). 2. Daenerys se queda embarazada de Jon porque solo es capaz de engendrar con los genes de un Targaryen (recordemos que Dany es fruto de una larga tradición familiar incestuosa) y continúan con su alianza a pesar de todo. 3. Daenerys enloquece al descubrir su parentesco con Jon y lo convierte en su enemigo. 4. Una combinación de las tres anteriores.

¿Vencerá el amor o la ambición? Nosotros, que somos unos románticos, apostamos por lo primero, pero con esta serie nunca se sabe. En 2019 (ojalá antes) sabremos si hemos acertado en nuestras predicciones y si nos podemos ganar la vida como Cuervo de Tres Ojos.

  • Pedro J. García

    Pedro J. García

    Traductor e investigador de lo audiovisual. Me dejo la vista, la espalda y el corazón devorando cultura popular y escribiendo sobre ella.

Aquí habrá comentarios