Taburete: "Mucha gente dice que nuestras letras no tienen ningún sentido" | eslang

Taburete: “Mucha gente dice que nuestras letras no tienen ningún sentido”

Canciones alegres para días tristes, para cuando la botella se rompa:

  • Conversamos con Guillermo y Antón, de Taburete
  • Guillermo: "Creo que con 15 años hubiese escuchado muchísimo Taburete, pero hubiese ido de que no me gusta"

En la mesa hay cerveza y una de bravas. Para compartir. Poco después, a ‘Willy’ le llega un filete con patatas que va devorando en cada pausa. El ruido de la cercana Gran Vía madrileña se camufla en el interior del bar-restaurante. Guillermo Bárcenas y Antón Carreño son la cara visible de Taburete. El respaldo y los brazos son sus cinco compañeros de grupo.

La primera actuación fue en un bar, durante un concierto benéfico…

Guillermo: Sí, fue en el bar Turkana en Madrid. Ahí éramos tres en el grupo. Nos ofrecieron ir a tocar porque la hermana de uno de los del grupo organizaba allí cosas benéficas. Había unas 20 personas.

Antón: Amigos. El grupo de amigos de cada uno y ya está. Era un sitio muy pequeño, fue casi tocar para ellos.

Pero antes de Taburete, en tu caso Guillermo, estaban Los Jardineros.

G: Empiezo en un grupo llamado Noviembre cuando tengo 18 años. Ahí solo cantaba, no componía ni nada. Ya con 20 años empiezo a componer más en serio con la guitarra, a tocar… y surge Los Jardineros. Era un grupo de coña, cantábamos sobre futbolistas raros, de los que no triunfaban.

Luego tocaste en directo en Punto Pelota.

G: Sí, pero ahí no buscaba abrirme a nada en concreto. No me imaginaba en ningún momento ni dedicarme a tocar ni nada. Eran canciones de broma, muy frikis, que tenían un público muy limitado. Y en ese concierto en Turkana igual, nos acabábamos de conocer los tres y era una cosa entre amigos…

A: La cosa se empezó a poner seria un poco después. Cuatro o cinco meses después empezamos a hacer conciertos, llegó la sala Caracol… ahí por lo menos eran conciertos de verdad, se podía decir que había un escenario, teníamos un repertorio ensayado… Y luego empezó la ‘seriedad’, creyendo que esto podía llegar a algo, después de sacar el primer disco en Spotify. Llenamos el teatro Barceló. Ahí dijimos “Joder, se ha llenado un sitio grande”.

G: Ese fue el inicio para decir “Esto tiene una pinta que te cagas, vamos a intentarlo”. Hasta llegar ahí estábamos grabando… el primer disco… pero no sabíamos cómo iba a ser la recepción de la gente.

Para grabar el primer disco os dejaron 2.000 euros.

A: Fue por el lado de Jokin, el tercer integrante del grupo en ese momento. Una amiga de su madre nos prestó el dinero porque la verdad es que no teníamos nada. A ella le encantaba el grupo, creyó en nosotros y nos lo prestó. Se lo devolvimos ya y bien. Salió muy barato, muy económico, se grabó en casa de un amigo…

Un primer disco un poco maquetero.

G: Completamente. Y el segundo incluso diría que también porque lo grabamos en el mismo estudio, con algo más de presupuesto, más arreglos, pero al final no tiene el sonido de un disco de Leiva, por ejemplo. Eso es lo que esperamos conseguir con el tercero, pero estos dos han sido discos grabados en el estudio de un amigo, en su sótano y con los recursos que había.

A: Ahora volvemos allí otra vez, pero para crear la base de los temas. Haremos la preproducción de todos los arreglos y luego, para que suene bien, igual se lleva a un estudio con un buen mezclador y más equipado.

Inicios muy Estopa (pero sin ‘Feliz Feliz’).

G: Justo jaja Recuerdo que mi hermano me enseñó aquella maqueta y la devoré.

A: Incluso la llevamos en el coche en el que viajamos.

En varias entrevistas habéis comentado que la prensa os trata mal.

A: Cada vez mejor.

G: No es que nos trate mal, es que no nos ve como un grupo de música. Entonces, ves que todo lo que vas consiguiendo lo ignoran y solo hablan de cómo visten los que van a nuestros conciertos… luego el seguir con lo de ‘Taburete, el grupo del hijo de Bárcenas’, ponerlo de coletilla de todo… Coño, si lo sabe ya todo el mundo, ¿por qué hay que seguir poniendo eso? Al principio lo entiendo, era la anécdota, pero ahora…

A: La prensa lo que busca es tener su titular, su noticia morbosa, en vez de hablar de lo que está pasando con la música, que va por otro lado.

G: Que lo entiendo, porque en España no habla de música nadie, eso es así. No hay prensa musical, solo hay prensa que mezcla de todo.

Sigue siendo un misterio por qué gustan tanto las canciones de Taburete…

G: Misterio… A ver, nunca pensábamos que pudiese triunfar tanto nuestra música. Creo que la gente está con ganas de música pop en español, un poco de la de toda la vida, por así decirlo. Está un poco cansada del reguetón, de la música electrónica… A ver, no cansados, pero sí que se busca más variedad.

A: Luego también hay mucho indie. Entonces, como que hacemos un estilo en el que había un hueco. A lo mejor si hace unos años hubiera salido Taburete no hubiésemos triunfado nada porque hubiera estado Estopa, Melendi… Pero ahora no hay nadie, en cuanto a grupos nuevos, que haga algo parecido.

Llegasteis a confesar que, en los comienzos, bebíais de más antes de comenzar un concierto. ¿Miedo escénico?

G: No. Teníamos ganas… y nos pasábamos. Eso lo enmendamos rápidamente. Cuando empezamos a salir de Madrid, a dar conciertos fuera…

A: Sobre todo fueron los dos primeros fuera de Madrid: Barcelona y Pamplona. Vino mucha gente…

G: Ahí igual bebíamos por nervios también…

A: No concebíamos que éramos un grupo que la peña era fan del grupo.

G: Al final, en Madrid, mirabas al público y veías a tus colegas junto a otra gente, pero en Pamplona, donde no te conoce nadie, donde no tienes a tus amigos, te das cuenta de que la gente ha pagado una entrada para ver a un grupo que le gusta, no para ver… eso.

A: Y tocas peor. Lo que no se puede hacer es salir fuera y dar un show en el que no estás tocando bien. Pero eso fue hace dos años, al principio del todo.

No os van las canciones intimistas.

G: En el tercer disco sí. En el primero y el segundo las canciones se componen, más o menos, a la vez y hablan de mis amigos, de mamarme, hay canciones con los nombres de mis amigos directamente… Se hicieron así y así han gustado. Ahora intentas hacer letras más universales.

A: Es verdad que no nos salen letras súper personales.

¿Es tan difícil abrirse y decir lo que uno siente?

G: Sí, además siempre me ha costado hacer canciones particularmente tristes o muy personales, prefiero otro tipo.

Pero en las canciones sí hay ‘pullas’ y metáforas que reflejan situaciones personales.

G: Sí, es verdad. Mucha gente dice que las letras de Taburete no tienen ningún sentido. Por un lado, les entiendo, pero para mí sí tienen sentido. Al final está bien que no sea la típica música de ‘Te quiero, te quiero, perdí a mi amor…’ y ya está. Por lo menos es original, a mí me lo parece.

Taburete 2

Tercer disco en 2018. ¿Qué se puede adelantar?

A: Empezamos a grabar el 20 de noviembre y el primer single saldrá en abril de 2018, el segundo en julio más o menos y el tercero en septiembre, con todo el disco ya. Tiene muy buena pinta y con ganas de grabarlo, escucharlo…

G: Las canciones… La gente que las ha escuchado dice que es el mejor disco de largo. Lo que pasa es que, bueno, a lo mejor te has cansado un poco de las otras, puede pasar, pero creo que es un disco que va a hacer que Taburete siga para arriba, no para abajo.

¿Nombre?

G: ‘Madame Ayahuasca’.

Además, en el disco estará la primera canción escrita por Antón al completo

A: Sí. Bueno, no es la primera que hice, pero es la primera que sacamos así entera por mí.

¿Qué imagen creéis que transmitís a vuestros fans?

A: Normalidad. Como cuando te vienen a pedir una foto y se quedan un rato contigo hablando… no hay esa lejanía que tienen a lo mejor otros artistas.

G: Salimos a tocar igual que vamos vestidos ahora, de calle. No hay una orquestación, un “tú te vistes así” o un “vamos así todos vestidos”. Manolo [batería del grupo] va con una camiseta de publicidad de la M-40… Aunque luego tengamos esa imagen de niños pijos y no sé qué. Creo que somos más naturales que muchos otros.

Tenéis vuestro propio sello discográfico, ¿estaríais dispuestos a que otros artistas publicaran en Voltereta Records?

A: Estamos en ello. Hay gente a la que estamos intentando escuchar, llevar… pero es difícil. Taburete ahora mismo crea mucha masa de trabajo y hay que crear una estructura grande…

G: Estamos cerca de poder anunciar un artista. Cerca. Un cantante conocido además.

A: La idea idílica es que Voltereta sea una multinacional.

¿Os veis comiendo de la música?

A: Por ahora comemos. No sé si algún día nos faltará algo para comer, pero ahora…

G: La cosa es ‘¿Hasta cuándo?’, pero ahora nos va muy bien. Hemos llenado todos los conciertos que hemos dado este año, que al final es con lo que un artista gana dinero. Triunfar y pegar un ‘boom’ es difícil… pero bueno, está ahí; lo complicado es que saques un disco y la gente siga interesado en escucharlo. Y otro. Y otro. Creo que estamos haciendo una legión de fans fieles, como en su día tuvieron Hombres G.

A: Luego yo creo que el nuevo disco va a hacer que la gente escuche el nuevo disco, aunque luego vuelvan a ‘Sirenas’, ‘Caminito a Motel’, etc.

¿Qué canción de Taburete se pondría en bucle el Guillermo de 15 años?

G: A veces lo pienso. Creo que hubiese escuchado muchísimo Taburete, pero hubiese ido de que no me gusta. Yo, con 15 años, me pongo en mi mentalidad de esa edad, y yo hubiese escuchado Taburete en casa pero tampoco hubiese alardeado de eso.

¿Antón?

A: La que más… ‘Doctor Charas‘ creo. También ‘Hijos del Soul‘. Cuando la grabamos era mi preferida.

Una pregunta extraída de vuestro ‘Rincón del hater’: “¿Para cuándo un remake del himno popular de Los Jardineros? Siempre nos quedara Vagner Love”.

G: Creo que las canciones de Los Jardineros no se van ‘a tirar’. Para este tercer disco queremos algo más serio, pero esas canciones están ahí. De hecho, el otro día estuvimos hablando de qué tema de aquel grupo sería reciclable, pero sin cambiar la letra, tal cual. Por ejemplo, ‘El rey del contrabando’, del segundo disco, es una canción muy personal, con muchas gilipolleces: Caminero, Vibromax…

¿Qué lección habéis aprendido de tocar junto a Hombres G?

A: Lo que me parece acojonante es que sigan cantando clásicos como ‘Devuélveme a mi chica’ o ‘Venezia’ y lo sigan sintiendo… es que es lo que les gusta, aunque lleven 30 años.

G: Que sigan siendo gente normal a pesar del éxito.

A: Son amigos. Los grupos al final se separan porque hay uno que se enfada con el otro o uno quiere ser más protagonista… Ellos son amigos y siguen así.

El mejor jugador de fútbol que hayáis visto.

A: Ronaldinho. Sin duda.

G: Messi. Es lo que hay. [Tanto Antón como Guillermo son del Real Madrid] Aunque mi jugador favorito de la historia es Raúl.

¿Os gusta más tocar en salas pequeñas, tipo Hoyo 19 para 70 personas, o en el WiZink Center para 17.000?

Ambos, a la vez: WiZink.

A: Hoyo 19 fue un concierto horrible jaja

G: En esta gira hemos combinado grandes pabellones con salas más pequeñas. Nos encantan las salas de conciertos… pero que sean para conciertos. Un Galileo, por ejemplo, me encanta. Lo único que tienes que hacer 30 Galileos seguidos, si no no compensa. Y luego claro, tocar en grandes pabellones… esas noches son acojonantes también. Pero a mí las salas es lo que más me gusta.

A: A mí también.

Taburete sigue llevando su ‘joda’ por toda España, dentro de los Vodafone Yu Music Shows (30 de noviembre en Santiago de Compostela -Sala Capitol- y 15 de diciembre en Salamanca -Pabellón Sánchez Paraíso-).

  • Cristian Buades

    Cristian Buades

    Dicen que soy periodista, aunque algunos me llaman juntaletras. Tweetdeck humano, rastreador, un tipo serio.

Aquí habrá comentarios