'Scary Movie' es pura filosofía: las paradojas de CJ y Mahalik | eslang

‘Scary Movie’ es pura filosofía: las paradojas de CJ y Mahalik

Aunque a veces tienes que asumir hechos cuestionables, la lógica es perfecta:

  • ¿Puedes aparecer y desaparecer a la vez?
  • Si en las casas solo hay ratones, ¿qué ocurre cuando entra una rata en una casa?

Hay muchas películas chorra, pero Scary Movie y sus secuelas probablemente sean las más aclamadas. Son famosas sus referencias cinematográficas, su humor irreverente, sus cameos… Lo que quizás no sea tan conocido es que durante el transcurso de la saga hay auténticas lecciones de filosofía y oratoria que podrían dejar pajarito al mismísimo Barack Obama en una pelea de gallos.

Obviamente no hablamos de esto:

Ni de esto:

Nuestro análisis es mucho más profundo y científico. En Eslang presumimos de un vasto conocimiento en filosofía clásica y conocemos al dedillo todos los métodos de persuasión de Cicerón y de Aristóteles. Sabemos qué es una falacia tu quoque, lo que es un argumento, lo que es un lugar común… Incluso podríamos determinar cuál es la audiencia potencial de un discurso. Por eso, nos hemos aventurado a interpretar algunos de los diálogos lógicos que mantienen CJ y Mahalik en la tercera y cuarta secuela.

Los ratones y las ratas

A bote pronto, el común de los mortales lo vería como una absurda conversación, pero lo que hacen CJ y Mahalik es desarrollar una paradoja en toda regla. De hecho, mediante premisas válidas nuestros dos protagonistas son capaces de dar verosimilitud a una afirmación que, a priori, no la tiene. Vamos a tomarnos la conversación con calma:

Mahalik: ¿Y si dejáramos de vivir aquí y viviéramos allí?

CJ: Mierda, mi tía Shaneequa solía vivir allí, pero acabó desahuciada.

 Mahalik: ¿Por qué?

CJ: Ratones.

Mahalik: ¿Ratones?¿Pero no eran ratas?

CJ: Las ratas están fuera y los ratones dentro.

Mahalik: Entonces, si un ratón sale ¿se convierte en una rata? Y si hay una rata en la casa, ¿es un ratón?

CJ: Yo nunca he visto un ratón fuera, te lo aseguro.

Mahalik: Porque es una rata, coño.

CJ: ¡No jodas! Acabas de decir una gran verdad, qué profundo eres.

mars-attacks

Vale. Es posible que os hayáis quedado igual. Os lo desglosamos. Primero, Mahalik la lía hablando de un espacio imaginario al que denomina “allí”. CJ asume como válido ese lugar y dice que es donde vivía su tía antes de que la desahuciaran. Cuando le pregunta Mahalik que por qué la desahuciaron, CJ dice que era a causa de ratones, ya que a su juicio no existen ratones fuera de las casas. 

Aquí ya tenemos una afirmación básica:

  • Los ratones viven dentro de las casas y las ratas fuera de las casas.

Mahalik, que acepta parcialmente la premisa de CJ, le cuestiona qué pasaría si un ratón saliera de una casa o una rata entrara en otra. Entonces, CJ se reafirma en su premisa y Mahalik llega a la conclusión lógica siguiente:

  • Si los ratones solo viven dentro las casas y las ratas solo viven fuera de las casas, todos los roedores que vivan fuera de las casas serán ratas y todos aquellos que vivan dentro de las casas serán ratones.

De esta forma, aunque un ratón sea por esencia un ratón y una rata sea por esencia una rata, en cuanto el ratón salga de la casa o la rata entre en la casa, éste se convertirá en su contrario. Sin duda, una paradoja sublime.

Aparecer desaparecida

¿Se puede aparecer y desaparecer a la vez? Para CJ y Mahalik un zombi puede hacerlo sin problema, al igual que lo hace David Copperfield. En base al debate que mantienen los dos colegas, os explicamos el porqué.

Mahalik: ¿Conoces a Sandra, la piba esa?

CJ: Sí.

Mahalik: Pues me contó que había oído a un zombi revolviendo su basura y que, al día siguiente, apareció desaparecida.

CJ: ¿Qué? Rebobina, ¿cómo se aparece desaparecida?

Mahalik: Porque nadie sabe dónde estás cuando se dan cuenta de que no estás.

CJ: Eh, eh, eh, ¿Estás diciendo que se puede aparecer y desaparecer?

Mahalik: ¡Que no! ¿Cómo vas a aparecer y desaparecer al mismo tiempo? ¡Ni que fuera David Copperfield!

CJ: Eh, no, no, no, pero puedes irte de un sitio y aparecer en otro distinto y si apareces no has desaparecido. ¡Cuando has desaparecido ya no existes!

Mahalik: A no ser… ¡Que seas un zombi!

CJ: ¡Eso que has dicho es una pasada, escríbelo en tu blog!

the-walking-dead

Vamos a ver si el engranaje lógico funciona también aquí. En primer lugar, vemos que hay una afirmación inicial dada por Mahalik que cree cierta:

  • Una persona puede aparecer y desaparecer a la vez.

Mahalik argumenta que para existir tienes que estar, sin embargo, considera que cuando alguien se da cuenta de que has desaparecido, puede llegar a solapar ambos estados. CJ lo refuta y esgrime el siguiente argumento mientras demuestra que son estados contradictorios:

  • Si algo que desaparece ya no existe y aparecer es una propiedad exclusiva de algo que existe, una persona que aparece no puede desaparecer.

Y es entonces cuando Mahalik convence a CJ con la frase “A no ser… ¡Que seas un zombi!”. Como para ambos los zombis existen, una persona que muere puede dejar de existir pero instantáneamente existe de nuevo. De este modo, si algo que no existe puede desaparecer y algo que aparece existe, es válido en cierta forma decir que un zombi es el resultado de desaparecer y aparecer al mismo tiempo.

Despertar muerto

Pues sí, también puedes despertarte muerto. Aún estando muñeco. Cindy, angustiada después de que le dijeran por teléfono que iba a morir en siete días, le pregunta a CJ y Mahalik si conocen a alguien más que haya recibido esa llamada. Obviando su preocupación, se enfrascan en otra de sus típicas conversaciones.

Mahalik: Ahora que lo dices, Jamal el de la noventa vio ese vídeo la semana pasada y esta mañana se levantarte muerto.

CJ: ¿Cómo vas a levantarte muerto?

Mahalik: Porque estás vivo cuando te acuestas.

CJ: O sea, ¿que puedes irte a la cama muerto y levantarte vivo?

Mahalik: No puedes irte a la cama muerto, eso sería una redundancia.

CJ: No es cierto. Puedes irte a la cama, no estar muerto y morirte, pero no estar en la cama.

Mahalik: Pero estás en la cama y así es como te levantas muerto, imbécil.

CJ: Joder, eso sí es filosofía cuántica. Deberías estar dando clases.

Reconozco que esta ha sido la conversación que más nos ha costado descifrar. Al final no sabíamos quién estaba levantado, quién no y quién la había palmado. Mahalik considera que una persona que se acuesta viva en una cama puede levantarse muerta, lo cual es bastante complicado si tenemos en cuenta que solo una persona viva es capaz de levantarse. Sin embargo, donde reside lo complicado del asunto es que ambos consideran que una persona que se acuesta en una cama debe levantarse estando muerta o no y que esa persona que se acuesta, además, lo hace por su voluntad.

De este modo, llegan a una conclusión aparentemente estúpida pero legitimada mediante sus argumentos en la que acostarse en una cama significa irremediablemente tener que levantarse. Da igual el estado, la cuestión es que te levantas (o te levantan).

clint

  • Miguel Luque

    Miguel Luque

    Periodista, de Jaén y olivarero. Nunca estoy contento con lo que escribo hasta que compruebo que es verdad.

Aquí habrá comentarios